Voces

Acostumbrada a ganar

Toda una reina. Quien clava la vista en su blonda cresta -petrificada de laca-, cualquier noche linda de Miss Venezuela, no atisba a imaginar que practica boxeo femenino. Cerca del medio cupón –le sobra carácter-, su cuenta en Instagram permite verla en bikini, un cuerpo de quinceañera, que es el refugio tibio de dos vástagos hermosos: Santiago y Alfonso. Casada con el tenista Alfonso Mora desde hace 20 años, Maite Delgado no está acostumbrada a perder en el juego de la vida. Es una ganadora nata. Pura y dura.

Es una figura de talla mundial, muy influyente, querida a rabiar por las masas y codiciada por las más poderosas marcas: si uno se monta en el Transmetrópoli, puede ver a Maite vendiendo detergente lavaplatos. Si uno entra en su timeline de Twitter, puede ver a Maite vendiendo sal marina. Si uno enciende la TV, puede ver a Maite capitaneando la más reciente arremetida de branding de Procter & Gamble. Maite Delgado no es niña de pecho. Mujer suave, encantadora como pocas y de trato impecable, ha demostrado no obstante –en casi 30 años de carrera- que no le tiembla el pulso, y que sencillamente su honestidad es un valor no negociable. 

Trayectoria en tres tiempos

“Es difícil precisar solo tres momentos, en tantos años, en los que he tenido maravillosas oportunidades y retos. Sin duda alguna, mi primer programa, aquella mañana de Complicidades -por el año 1987- me dejó claro que había mucho que aprender. Y eso fue muy importante, ese programa se convirtió en mi mejor escuela y en la oportunidad de crecer profesionalmente, a diario y en vivo, frente a toda Venezuela. Años más tarde, llegó la primera oportunidad de conducir sola mi talk show, una etapa que -sin duda alguna- fue determinante en mi formación; y -por supuesto- debo mencionar el primer Miss Venezuela, en el año 1997. Aunque luego conduje 14 o 15 adicionales, el primero tiene un sabor distinto”, despacha la amiga personal de Juan Gabriel, cuya renuncia a Venevisión –en el año 2011- fue trending topic mundial. 
Maite dice que, si de algo se siente orgullosa -y agradecida- es de haber sido educada en valores familiares, morales y éticos, que la han acompañado a lo largo de su vida y también en sus años de trabajo. Manejarse de manera correcta, con respeto por todos, enfocada en lo que quiere lograr y sin hacerle daño a nadie, entendiendo que la competencia más reñida es con ella misma.

“Eso es vital. En este oficio es muy importante la honestidad como un valor no negociable. Presentarte ante el público tal cual eres, mostrando incluso tus debilidades y hablando siempre con la verdad, aunque no siempre convenga”, se pone una careta, y nos dice la verdad.

“Creo en Dios, absolutamente: con una fe ciega que no necesita ningún tipo de pruebas, porque no tengo dudas de su fuerza y de su presencia en mi vida”, junta las palmas de las níveas manos, y eleva la vista hacia el cielo despejado.  

Fama y fortuna

Consultamos a Maite Delgado sobre los principales aprendizajes que le ha dejado este apasionante viaje al centro de los mass media: “Creo que nunca dejas de aprender y -a la hora de hacer un balance cada día- eso vale su peso en oro. Lo más hermoso de lo que hago es que me gusta hacerlo y por eso lo hago por amor y con mucha pasión. Cuando amas lo que haces y disfrutas, logras el éxito, el dinero y la fama”, lanza la presentadora de El Show de Maite, programa que emitió Televen en 2012, por el cual desfilaron luminarias como JLo, Oscar D’León, Boris Izaguirre, Franco De Vita, y su compañera en el Miss Venezuela, Katherine Fullop.

Dispara que El Show de Maite, en su primera temporada, era para ella una asignatura pendiente; algo que se debía a sí misma, “y que estoy súper orgullosa de haber logrado, regalándole a Venezuela una serie de 13 programas, hechos con mucho amor y con alto nivel de calidad, donde conté con el absoluto apoyo del público, que lo disfrutó a través de la pantalla de Televen. Una pantalla a la que siempre le agradeceré el espacio en el momento que más lo deseaba”, desliza sobre el canal de Horizonte, para adentrarse en el sigilo profesional: “Yo sigo enfocada en la segunda temporada de El Show de Maite, y ojalá que muy pronto les demos la sorpresa”.

Su manager, Luis Bascarán, declinó de plano desvelar el nombre del canal que transmitirá la segunda temporada de este talk show. Maite está focalizada del todo en el proyecto: “Nunca he sido una mujer de hacer muchas cosas a la vez. Sueños, tengo muchos, pero todo a su tiempo”, camina despacio, esta mujer que tiene prisa por comerse al mundo.

Lo más natural

Pasar de la reverberación ciclópea de la luz de los seguidores, a la paz del hogar, no debe ser tarea fácil para muchos. Aún así, Maite no es mujer de quedar entrampada en callejones sin salida: “Vivo entre dos mundos, que amo profundamente, y que se llevan muy bien entre sí, afortunadamente. Cuando estoy en el escenario, nada más me preocupa; y cuando estoy en casa con mi familia, sucede lo mismo. Es solo cosa de organizarse”, dice con entrañable inocencia en una frase que –sin embargo-, abriga toda una línea de management

“¡Yo vivo el presente! ¡Intensamente! A veces, se nos pasa disfrutar el presente, porque estamos muy ocupados planificando el futuro. Yo intento vivir, disfrutar y aprender de cada día que me regala mi Dios, y veo el futuro con mucha expectativa, sobre las vivencias y sorpresas que aún me faltan por vivir”, unos rosetones coquetos le queman las mejillas, al tiempo que su par de ojazos verdes destellan como soles. 

Para rematar, lanzamos a Maite esta pregunta: ¿cuáles son los 3 venezolanos a los que más admiras? Su salida fue genial, a la vez que perfecta para cerrar el círculo de esta entrevista: “¿Tienes fijación con el número 3? ¡Jajaja! ¿Solo 3? ¡Qué difícil! A ver, mi papá es, definitivamente, alguien a quien admiro muchísimo: periodista, comunicador, hombre de letras quien me enseñó el valor de un libro y de la lectura, entre otras muchas cosas; además de ser mi padre, es mi amigo, mi aliado, mi consejero, mi mejor crítico, pero por encima de todo me enseñó el valor del amor, del respeto y de la honestidad. ¿Solo dos más? Es imposible; te diría que admiro a las venezolanas y venezolanos de bien, quienes a diario lo dan todo por nuestra amada Venezuela. Toda esa gente que cada día hace la diferencia”, declara Maite.    

Imagen de Gerber, Plumerose, Savital, Premiere, Mitsubishi, Tous, Avent, L’Bel, Multinacional de Seguros, Procter & Gamble, entre muchas otras marcas. Si usted mira bien la foto que acompaña este texto, y se detiene en la mirada de Maite Delgado, entenderá que esta gran artista tiene éxito para regalar. ¿Su secreto? Todo lo ha hecho con amor y toneladas de pasión. Y Honestidad brutal, agregaría el rockero argentino, Andrés Calamaro.

Por Alejandro Ramírez Morón

Sección: 
Destacar artículo: 

El compromiso del General

Su vida se desarrolla en la pudiente Génova aunque empezó en la humilde ciudad de San Cristóbal. Es un símbolo de constancia para los venezolanos, dentro del exigente universo regido por los 90 minutos del deporte “más hermoso del mundo”, como lo bautizaría el periodista Luis Omar Tapia. Para los amantes del balompié, seguidores de los talentos surgidos en suelo venezolano, una cosa parece clara: Tomás Rincón vive un excelente momento como  profesional.

El volante criollo oriundo de San Cristóbal, se ha ganado un puesto como titular del Genoa CFC, en la complicada y exigente Serie A del “Calcio” italiano.

Este puede ser uno de los años de mayor exposición en la carrera de Tomás Rincón: un cambio de equipo a una liga muy competitiva y la Copa América 2015 en puertas, lucen como un tremendo compromiso para el también conocido como TR8.

“Este año es muy importante dentro mi carrera, he cambiado de liga, me he adaptado rápido y estoy haciendo un buen campeonato, también cambiamos de cuerpo técnico en la Selección Nacional y nos estamos preparando para afrontar la Copa América Chile 2015 de la mejor manera posible”, comenta Rincón.

Luego de su llegada al Genoa en julio de 2014 y tras superar una lesión, asumió responsabilidades importantes dentro del equipo de fútbol más antiguo de Italia. No es secreto que para todo jugador de nivel, con aspiraciones tope, la continuidad es más que fundamental. En el hoy por hoy liguero de Rincón, destacan la confianza ganada del técnico Gian Piero Gasperini, la titularidad indiscutible del mediocampista venezolano y la conexión con sus compañeros de club.

Rincón es enfático al respecto: “La continuidad es súper importante para alcanzar un nivel competitivo alto, más que eso, diría que es vital. Estoy plenamente agradecido con el club porque desde el primer día me hicieron sentir la confianza en mi trabajo y me dieron a entender que sabían de lo que era capaz. Fundamental acotar también que el tener un gran grupo me permitió adaptarme mucho más rápido, tenemos un clima de equipo extraordinario”, asegura.

Salto de experiencia

Cada cancha recorrida parece haber dejado una huella particular en el jugador. Su carrera empezó en una posición más ofensiva dentro de la cancha y hoy se ubica como 5 indiscutible del club y la selección. Rincón identifica la disciplina como una constante profesional.

Rincón rememora sus inicios, que se remontan a sus 16 años con el Unión Atlético Maracaibo B (2007); el Zamora (2007-2008) y el Deportivo Táchira (2008).

Posteriormente, con maleta en mano, daría el gran salto emigrando a tierras germanas para formar parte del Hamburgo SV (2009). Un periodista lo bautizó como “El General” y Rincón parece haber asumido el mote: su juego luce sólido y de equilibrio fundamental tanto para la Vinotinto como para el Genoa.

El 8 de la Vinotinto -88 en el Genoa-, habla sobre su experiencia: “He ido creciendo mucho como persona y como jugador desde que salí del país. Conocer otras culturas, otros idiomas y otras formas de vivir me llena de mucho entusiasmo para continuar creciendo y seguir haciendo aquello que tanto me apasiona”.

El Genoa CFC se encuentra realizando una muy buena temporada en el “Calcio” italiano. Como en toda liga dura, el equipo ha sufrido algunos traspiés, sin embargo, el esfuerzo ha sido constante y el corazón del club ha salido a flote en los momentos cuando la hinchada rojiazul más lo ha pedido.

Actualmente, y luego de una contundente victoria 1-3 ante el Milán, el equipo del técnico Gasperini se ubica en la sexta posición de la tabla, sumando 50 puntos gracias a un desempeño traducido en 13 victorias, 11 empates y 9 derrotas. El objetivo está marcado: hacerse con un buen puesto a final de temporada que permita el acceso a competiciones europeas interclubes.

Ciclos

El cuarto lugar obtenido por la Vinotinto en la pasada Copa América Argentina 2011, plantea un escenario de alta expectativa futbolera para todo el país. En esta edición, Venezuela deberá eliminarse en el que podría considerarse el grupo de la muerte: Brasil, Colombia y Perú.

2015 y 2016 tienen un matiz particular para “El General”. El Capitán de la Vinotinto vive un nuevo proceso de la mano del seleccionador Noel “Chita” Sanvicente, en una etapa en la que se han sumado frescos talentos a los irremplazables del combinado nacional.

“Es un momento importante, se nos vienen dos ediciones sucesivas de la Copa América, este año y el próximo con motivo del centenario de la competición. Posteriormente será el clasificatorio para el Mundial; tenemos que prepararnos fuertemente porque se vienen meses duros y a su vez muy satisfactorios por el hecho de ser nuestro país al que representamos y ese, definitivamente, es el honor más grande que cualquier futbolista pueda tener”, comenta un entusiasta Rincón.

El notable desempeño de TR8 ha hecho rodar rumores sobre presuntos intereses de nuevos clubes por su ficha. Recientemente circularon varias notas de prensa haciendo alusión al tema, Balonazos y Tuttomercatoweb hablaron de un aparente interés en el venezolano por parte de clubes como el Atlético de Madrid, el Borussia Dortmund y el Schalke 04.

Al respecto, Rincón fija posición: “Sobre los rumores del mercado quizás no es el momento preciso de hablar, estamos en la recta final del campeonato y el foco está puesto en terminar la temporada de la manera más satisfactoria y, en consecuencia, en lo más alto posible en la clasificación. De ser ciertos estos rumores, es verdad que siempre te llenan de orgullo, pero de momento estoy muy agradecido con el Genoa, así que ya veremos qué pasará”.

Fuera de la cancha

El también esposo y padre lleva una vida enfocada en los suyos: “Como siempre lo comento, me fui muy joven a Alemania y estoy muy agradecido por todo lo que viví en aquel país. Crecí mucho como persona, incluso mi hijo Dominic nació en Hamburgo, así que siempre llevaremos en el corazón esa ciudad”, admite.

Hombre de entrenamiento y hogar, su esposa Karina de Rincón y su hijo Dominic son prioridades en la vida del atleta. “Nuestro hijo es lo más bello que nos ha podido suceder a mi esposa Karina y a mí. Nos ha cambiado la forma de ver la vida, estamos totalmente enamorados de nuestro pequeño campeón”, revela.  

Metas claras

Las experiencias siguen sumando. Tomás Rincón ha rendido mucho para los equipos que han decidido contar con sus servicios. Su evolución a raíz del salto al fútbol europeo y la madurez futbolística con la que habla de sus camisetas son notorias. Se define como un tipo de metas. Su habla es concisa. La hinchada de cualquier equipo en el que milite o haya militado, respalda la actitud en su juego.

“Siempre me voy poniendo metas, la más cercana a nivel personal es dar un salto a un equipo grande dentro de Europa”, precisa TR8.

Rincón cambió de sponsor deportivo recientemente y además lanzó TR8, personal branding con la que desarrollará algunos proyectos. “Hace poco inicié una nueva etapa de la mano de Nike, creo que es un proyecto muy lindo, de mucho compromiso, espero disfrutarlo y estar a la altura de ello. TR8 fue lanzada hace poco, es otro proyecto que me entusiasma mucho y espero compartir pronto con toda mi gente. Es una marca que espero transmita los buenos valores que necesitan los niños y jóvenes que hoy persiguen sus sueños”.

Por Henry González

Sección: 
Destacar artículo: 

“Soy maracucha de pura cepa”

“Yo nací en Maracaibo, el 14 de septiembre de 1973, a las 8:35 p.m., en la Clínica Falcón. Mi papá es andaluz y mi mamá es caraqueña. Pero dieron con Maracaibo porque mis abuelos son inmigrantes españoles, y el puerto al que les tocó llegar fue el Zulia. Mi papá y mi mamá ya tenían bastante tiempo en Maracaibo cuando yo nací. Yo viví en Maracaibo hasta los 12 años. Me vine a Caracas porque mis padres se divorciaron, y toda la familia de mi mamá estaba en la capital. Mi vine con mi mamá y mi hermano”, abre fuegos, la actriz Ana María Simon.

Tiene varios recuerdos importantes de Maracaibo: la casa de sus abuelos, su colegio – el Colegio Bellas Artes-, el ballet en el Teatro Bellas Artes, el Conservatorio José Luis Paz, donde estudió piano con Oswaldo Nolé. La familia Nolé está formada por músicos, el padre de Oswaldo Nolé era el contrabajista de la Orquesta Sinfónica del Zulia, y su hijo era quien le daba clases de piano. 

La casa de la abuela

La casa de sus abuelos era donde la dejaban cuando su mamá iba a hacer sus cosas. “Mi abuela me dejaba montar en las matas de níspero, y me la pasaba en el techo de la casa; era una casa grande. Yo fui muy libre, era una niña muy feliz. No resentí venirme a Caracas en el aquel momento, pero ahora sí. Sin embargo, voy a Maracaibo con frecuencia porque mi papá está allá, y varios de mis hermanos”, relata Simon. 

Y echa el cuento con un poco más de precisión: “Siempre voy por temas de trabajo, así que no me alojo en casa de mi familia, sino en el Hotel Kristoff. Llevo mis obras de teatro, o voy a los conciertos de mi esposo, Rafael “El Pollo” Brito. En una época no fui mucho porque el divorcio entre mis padres fue rudo. No me puedo quejar. Allá era muy libre, pero en Caracas no lo fui menos. Fui muy libre en mi adolescencia, y era una Caracas muy plácida”, toma un poco de café negro.

Jamás ha visto el rayo del Catatumbo. Pero sí es muy devota de la Virgen de la Chinita. No era tan gaitera, pero el Pollo Brito –dice- es lo más gaitero del mundo. Con los campos petroleros empezó a tener más vínculos cuando comenzó a llevar sus obras. La mitad de sus amigos venían de ser criados en esos campos. Su papá fue empleado de Pdvsa. 

“A mí me gusta más la arquitectura de Maracaibo hoy, con respecto a la de mi infancia. Aún cuando no caminaría Maracaibo hoy en día, como no caminaría nada en Venezuela –reconozco que soy una cobarde-, estéticamente me parece que la ciudad está muy cuidada. Allá voy a Chops, donde venden los mejores tequeños, los mejores patacones. La mesa de mi casa era muy estricta, todas las fritangas estaban desterradas, eran una excepción. No fui obesa gracias a mi mamá”, ríe con encanto angelical.

Y muerde golosa: “Otro restaurante al que voy mucho allá es El Sabor Zuliano. Es lo más autóctono que puede tener Maracaibo. Todo lo que sea en coco – como el chivo en coco, por ejemplo-, yo me lo puedo comer”.

Maracaibo criminal

Le preguntamos a Ana María, ¿qué tiene de malo hoy Maracaibo? Lo mismo que el resto de Venezuela: mucha inseguridad. “Es una zona muy complicada, porque tiene la frontera con Colombia ahí mismo, y eso lo hace todo más complicado, como San Cristóbal, por ejemplo. Eso me parece terrible, pero no es solo en Maracaibo”, defiende con uñas y dientes.

“Hay una cosa con la que no puedo de Maracaibo: el calor es inhumano. Yo soy alérgica, y una cosa que agradecí al irme fue no moverme entre esas temperaturas extremas, el calor de la calle, y el aire acondicionado”.

La actriz se mete en el proyector de su memoria: “El cine costaba 10 bolívares, y vi ET el extraterrestre en el Cine Roxy, de Maracaibo. Fue la primera salida sola que pude hacer. Tenía como 11 años. Me enamoré en el colegio, de un chamo que se llamaba Armando”, unos rosetones coquetos le pespuntean las mejillas. 

Su abuela era andaluza, pero vivía en Maracaibo, “y era muy alcahueta”, cuenta Simon, solo para regalar un trozo de magia blanca infantil: “Ella tenía los ojos azules, y siempre le reproché no haber heredado eso. Cuando me iba a acostar, me decía que se iba a arrancar los ojos, y me los iba a dar a mí. En la mañana había soñado que tenía los ojos azules”, un par de pupilas negras como el petróleo le centellean feroces.

“Mi primer grupo de teatro estuvo allá, con el profesor Ernesto Rubino. Mi primer contacto con el teatro fue en el colegio. Leíamos obras – sobre todo Shakespeare y Molière-, hacíamos lecturas dramatizadas, y el profesor nos pedía luego improvisar esa misma obra, en nuestro lenguaje coloquial. Era algo muy divertido, era jugar, y eso es el teatro”, revela la actriz.

Y se quita la ropa, con inocencia de quinceañera: “En el Teatro Bellas Artes vi una obra llamada Lección de Anatomía. Yo era una chama, y me quedé perpleja, porque resultó ser una obra para adultos: todos los actores salían desnudos. Me quedé hundida en la butaca, sin entender lo que estaba viendo”.

Libre como el viento

Ana María no ha escrito una novela, pero este pingajo de declaración deja claro que debería hacerlo: “Yo estaba en la calle, era libre, no tenía que escaparme, Maracaibo era una ciudad muy segura, y siempre estaba dentro de mi zona. Recuerdo mucho el olor a grama recién cortada. Ese es un olor demasiado feliz para mí: la grama recién cortada y húmeda, para mí es como decir Maracaibo. Eso y el café”, da otro sorbo a su negro cargado, sin azúcar.

El maracucho – recuerda- es muy bebedor, pero “yo soy una bebedora muy social. Beber mucho es algo muy zuliano, y muy gaitero. Sí bebo, pero no me arrastro, ni nada de eso. No puedo decir que haya en mí una vena etílica zuliana”, revienta en una carcajada.

“Claro, hay una cosa con pisar Maracaibo. Hay un acento que se retoma. Mi familia no es tan grande. La esposa de mi papá murió, quedamos mis 3 hermanos, mi papá y yo. No es una familia muy grande. Así que no hay grandes fiestas. Pero sí me pasa con El Pollo, que tiene un montón de amigos gaiteros, y desde que llegamos a Maracaibo no paramos la rumba, aunque estemos trabajando”, refiere quien también ostenta una dilatada carrera en la radio.     

Maracaibo tiene íconos, emblemas, puntos de honor: “El Teatro Lía Bermúdez es el primer teatro que pisé allá como profesional, luego de haberme ido de Maracaibo. Es muy importante para mí. Pero me he presentado pocas veces ahí. No me parece un teatro muy amable. Me gusta más el Teatro Bellas Artes. Me siento más cómoda. Ahora tengo en cartelera la obra De Mutuo Desacuerdo, y pienso llevarla a Maracaibo este año”, adelanta Simon.

Pero, ¿cómo se alojan en el corazón de Ana María los creadores zulianos? “Hay una conexión con el compositor zuliano Armando Molero, por una cosa histórica, pero no puedo decir que para mí represente algo en particular. Hay dos gaiteros, tocados por la Chinita: Renato Aguirre y Neguito Borjas. Ellos dos sí son para mí una referencia importante”, explica la entrevistada.

República del Zulia

“Hay un movimiento gastronómico, de moda, de fotografía muy importante y muy interesante. Maracaibo, por ser tan regionalista, lejos de haberse cercado, creo que ha tomado lo mejor del mundo. Yo viviría feliz en Maracaibo, de no ser por el clima. Es lo único que me frena. No hay tanto teatro. Hay cineastas que están haciendo cosas interesantes. El Sistema de Orquestas está allá. El Zulia es música. No he escuchado a un zuliano desafinado. No solo me gusta ser zuliana, sino que me enorgullece”, se llena de emoción, sin estar cruzando el puente.  

“El hecho de que yo haya perdido el acento maracucho, casi por completo, no tiene nada que ver con renegar de mis orígenes. Para mí es muy importante ser zuliana, es un motivo de orgullo. Hay demasiado cliché sobre lo que es ser zuliano. En el Zulia hay mucha elegancia y mucha clase. No hay nada más elegante que un Wayúu. Patricia Velázquez, Mayela Camacho, son ejemplos claros de elegancia zuliana. Es verdad que hay algo pachangoso en el zuliano, pero hay otra cara muy elegante y chic”, deja caer, y uno solo puede pensar en una frase: ¡Qué molleja!

Actriz, locutora, presentadora de televisión y escritora recién estrenada. Ana María Simon se ha paseado por las tablas de emblemáticos teatros nacionales desde su adolescencia, trayectoria que suma ahora más 12 obras. Ha desarrollado una carrera profesional que incluye más de 10 telenovelas, la conducción de 6 programas de televisión y 7 de radio,  además de la participación en más de 13 películas.

En su primer libro, Soy de pura madre, Simon comparte la experiencia de su embarazo. La segunda edición ya está a la venta. Actualmente la actriz presenta en el teatro Trasnocho la segunda temporada de De mutuo desacuerdo, bajo la dirección de Miguel Ferrari.    

Por: Por Alejandro Ramírez Morón

Sección: 
Destacar artículo: 

El viaje interno de Norelys Rodríguez

Norelys Rodríguez

La modelo, presentadora, actriz, escritora y activista social nacida en el estado Vargas, emprendió un recorrido que la ha llevado a afirmar que el equilibrio es la clave para una vida plena.

Una conversación con Norelys Rodríguez basta para confirmar aquello de que más que el destino, lo que cuenta es el viaje. Reconoce que su trayecto de vida ha sido una verdadera montaña rusa que la ha llevado a experimentar momentos muy dulces y también pruebas amargas. Ese contraste, sin duda, es una de las fuentes del equilibrio que hoy exhibe.

Quien representara en 2001 al estado Vargas en el Miss Venezuela –se alzó como segunda finalista y con las bandas de Miss Personalidad; Miss Fotogénica y Miss Simpatía-, ha desarrollado desde entonces una exitosa carrera como modelo, actriz, presentadora, escritora y activista de causas muy cercanas a su corazón: la educación de los niños y la conservación del medio ambiente.

Desde su primera aparición ante las cámaras, Rodríguez se ha mantenido frente a ellas tanto a nivel nacional como internacional. La conducción de los programas Muévete y Wild On Latino; así como su participación en la película venezolana “Muerte en Alto Contraste” y en varios videos musicales; aunado a su estreno como escritora, han sido algunos de los hitos más sobresalientes de su carrera.

A lo largo de su trayectoria, Rodríguez ha sabido conjugar su faceta más comercial con el apoyo a proyectos sociales. “Decido con el corazón y me involucro personalmente en cada cosa que emprendo”, destaca.

Al hablar, Rodríguez deja entrever la que quizás sea su cualidad más notable: la capacidad de aprender de las experiencias de la vida para extraer de ellas lo positivo y no anclarse en el pasado. “He pasado cosas muy duras, pero también tengo mucho que agradecer”, afirma.

“He aprendido a vivir bajo la filosofía de aquí y ahora para así disfrutar cada momento del presente. La vida me ha enseñado que no sabemos lo que pasará el día siguiente. Recuerdo que la primera vez que estuve en el Poliedro de Caracas fue a raíz de la tragedia de Vargas, sin duda una de las experiencias más duras de mi vida, pero a la vuelta de un año, me tocó regresar representando a mi estado en el Miss Venezuela”.

Narra que ese contraste de experiencias la ayudó a entender las dos caras de la moneda. “La tragedia de Vargas me enseñó que lo más valioso es la vida, más allá de todo lo material que puedas perder”. Agrega que su paso por el Miss Venezuela le reafirmaría esa misma lección.

“Yo participé por mi mamá, ella quería que ese triunfo le trajera alegría a Vargas. El concurso fue un viernes y ella me pidió que el sábado hiciera una caravana por el estado para saludar a la gente. Me recibieron como si hubiesen ganado los Tiburones de La Guaira. Ese día, la salud de mi mamá se descompensó –sufría de diabetes-, esa noche falleció. Esa noche, todo cambió para mí”.

“Todos tenemos una historia que contar”

Rodríguez relata que ese punto marcaría el principio de un viaje interno que la llevaría a buscar herramientas para tener una vida más plena y balanceada. “Para mí hubo un antes y un después. Entre otras cosas, aprendí la importancia de cuidar la salud y equilibrar la búsqueda de las metas materiales, espirituales y mentales”.

El aprendizaje de ese recorrido la llevó a publicar su primer libro en 2011, llamado Vida en equilibrio, el cual llegó al tercer puesto en ventas nacionales. “Lo escribí para dejar un legado, algo que ayudara a otros a superar los momentos difíciles. A través de anécdotas e historias distribuidas en cinco capítulos, comparto las actitudes que fueron clave para superar la tristeza y equilibrar mis emociones”.

Ese período de búsqueda de plenitud también fue propicio para que la modelo le dedicara más tiempo y esfuerzo a los proyectos sociales, con los que de forma espontánea había colaborado desde que era pequeña.

Cuenta que desde su época en el Colegio San Vicente de Paúl en Maiquetía, tuvo la oportunidad de ayudar como voluntaria. “Hay una edad en la que todos queremos salvar el mundo y con ese deseo en mi corazón, por dos años fui asistente del preescolar del colegio; fui payasita; voluntaria en la Cruz Roja y en la leprosería de Cabo Blanco”.

“Esas experiencias me hicieron sentir útil, me ayudaron a ser agradecida y a madurar; ahora forman parte de esa historia que todos tenemos para contar”. Ese deseo de cambiar el mundo sigue presente, ya que actualmente Rodríguez dedica gran parte de su tiempo a las causas que están más cerca de su corazón.

A través de la organización Somos Posible apoya en el desarrollo de tres proyectos: “Échale Color”, que cuenta con más de 200 voluntarios que buscan integrar y empoderar a la comunidad mediante el remozamiento de los espacios físicos; “Paz con Todo”, cuyo objetivo es generar consciencia acerca de los valores como base para la convivencia ciudadana.

El tercer proyecto, llamado “Vamos”, se realiza en alianza con la Universidad Metropolitana y ha alcanzado a más de 20.000 niños. Se desarrolla a través de embajadores, entre los que está Maickel Melamed, quienes buscan transmitirles a niños y jóvenes la importancia de soñar y de trabajar en equipo para alcanzar sus metas.

“Cuando hablo con los niños, les cuento que desde muy pequeña mi sueño era viajar. Yo tenía un mapa en mi cuarto y marcaba las ciudades que deseaba conocer. Mi paseo favorito era ir al aeropuerto, para mí era un lugar mágico. Por supuesto, también comparto con ellos el consejo que me dio mi papá: estudia y luego podrás viajar a donde quieras”.

Seguir soñando, naturalmente

“Soñar es algo que mantenemos a lo largo de la vida”, comenta Rodríguez al hablar de los proyectos que planea encarar durante los próximos años. “Llevo tres años escribiendo una columna llamada Naturalmente Norelys para la revista Río Verde, que es una publicación venezolana dedicada a la promoción y conservación de la naturaleza a través de la investigación científica”.

La meta, puntualiza, es llevar el proyecto al resto de América Latina. “Estamos trabajando en esa proyección internacional porque sabemos que hace falta promover el ecoturismo desde la investigación profunda, que nos ayude a entender y apreciar la riqueza y diversidad de nuestros recursos naturales”.

Rodríguez describe que el proyecto incluirá además la producción de micros radiales dirigidos a niños, ya que señala que esa es la etapa para aprender los valores de conservación del medioambiente.

“En mi experiencia, la conexión con la naturaleza se formó desde muy pequeña al crecer frente al mar, por eso creo que los niños ayudarán a llevar el mensaje a los adultos”.

Durante los próximos meses también verá la luz su proyecto digital Vida en Equilibrio. Será una plataforma basada en el libro homónimo para canalizar muchas de sus inquietudes: bienestar y salud; trabajo social y viajes.

“Una de mis grandes satisfacciones es haber podido conectar mi trabajo con la posibilidad de viajar. Mucha gente me pregunta en broma a cuál santo le pedí viajar porque hasta mi esposo es piloto. Definitivamente soy una viajera”, confiesa y sonríe.

Luego de mucho andar, todo indica que Norelys Rodríguez -la modelo, actriz, presentadora, escritora y activista social-, en efecto encontró la manera de vivir una vida plena y balanceada. “El viaje de la vida, siempre lleno de contrastes, me enseñó a disfrutar y valorar cada momento, pero sin asumir que ninguno, por sí solo, podía ser todo para mí. Ese todo vital –agrega- es el amor, que es la fuente de inspiración de todo cuanto hago”.

Por: Gitanjali Wolfermann

 

Sección: 
Destacar artículo: 

La garra de Bob Abreu

La vida de Bob Abreu ha dado un giro de 180 grados. La carrera de un hombre exitoso en el mundo del diamante, ahora se traslada a las líneas de un tabloncillo, donde no solo funge como el dueño de Panteras de Miranda sino también como el máximo jerarca de la Liga Profesional de Baloncesto, ente que lo avaló como presidente con los votos de los representantes de los equipos del circuito, en la Asamblea General realizada a finales del año pasado.

El Comedulce, como es conocido, el nacido el 11 de marzo de 1974 en Maracay, estado Aragua, traslada su alegría y aprendizaje del campo de beisbol a las oficinas de la LPB. Y aunque el reto parece ser complicado, la buena voluntad y tranquilidad del exjardinero siempre están presentes.

“Vengo a aprender y trabajar por el bien del baloncesto venezolano”, sentencia Abreu con la misma seguridad que le llevó a conectar un total de 2470 imparables en las Grandes Ligas.

La oportunidad que tuvo el maracayero de ingresar al mundo del baloncesto no se dio por casualidad. Panteras, que ha venido atravesando problemas económicos en los últimos años, se vio en la necesidad de cambiar de aires. Abreu compró al equipo en 2011 y es el encargado de renovar esa garra felina que no gana un título desde la temporada de 1995.

Bob, en el momento de la compra del equipo mirandino ya estaba sumergido en el mundo de los negocios. La estirpe de empresario comenzaba a ser aún mayor después de lanzar una línea de ropa deportiva llamada BTOP, esa que ahora viste a los felinos en la temporada 2015 de la liga. Además, en el 2006 creó su sello discográfico llamado Cacao Récords.

Luego de la compra de Panteras en el año 2011, Abreu siguió incursionando en el beisbol. Ese deporte que lo tiene como uno de los deportistas venezolanos más importante de todos los tiempos.

 

Inicios y logros

Abreu fue firmado a los 16 años, en 1990, por Andrés Reiner y los Astros de Houston. También rubricó su firma en Venezuela con los Leones del Caracas, su único equipo en la LVBP. Su estreno en las mayores fue el 1° de septiembre de 1996 con el uniforme de los Astros y fue hasta el año 1998 cuando pasó a los Filis de Filadelfia y pudo colocarse en la élite del mejor beisbol del mundo.

En su primera campaña con los cuáqueros, Abreu jugó 151 partidos de 162 en 1998 con tan solo 24 años, y desde ese momento comenzó a robustecer sus números. Esas cifras que lo dicen todo y que lo tienen como líder venezolano en la historia de las Grandes Ligas en dobles (574), carreras anotadas (1453) y boletos recibidos (1476); además es tercero en hits (2470), carreras impulsadas (1363) y bases robadas (400).

También es cuarto en temporadas jugadas (18), juegos jugados (2425), turnos al bate (8480), triples (59) y jonrones (288). Sin duda una carrera magnífica que para algunos expertos lo hacen candidato a ingresar al Salón de la Fama en cinco años.

"Estoy contento con la manera en que terminara todo", dijo Abreu en una rueda de prensa a finales de septiembre del año pasado al momento de retirarse en las mayores. Pero le quedaba una tarea pendiente: la liga venezolana. Allí regresó para la temporada 2015 que significó su número 16 en el país, todas con los Leones del Caracas.

En su último desafío fue capaz de conectar su doble número 100 para convertirse en el quinto jugador de los melenudos con esa cantidad o más de biangulares. Fue cuatro veces jugador de la semana, ganó un título con el Caracas en la zafra de 1994-1995 y se llevó el galardón al Regreso del Año en la 2013-2014.

Por su capacidad bateadora se llevó la corona de bateo en la campaña de 1998-1999 con promedio de .419 y también logró ser el mejor bateador de la semifinal con average de .422.

“El último turno fue el más difícil. Porque sabes que nunca más te uniformarás”, aseveró Abreu en su momento y desde entonces se pasó el suiche porque venían nuevos compromisos, nuevas responsabilidades.

 

El empresario

Los pasos de Abreu en el ámbito de los negocios comenzaron al fundar su propio sello musical. Luego vino la creación de su marca de calzado y ropa deportiva (BTOP) y en poco tiempo se convirtió en el dueño de Panteras y presidente de la LPB.

“Estamos enfocados en mejorar las debilidades y fortalecer los aspectos positivos”, expresó Abreu sobre su mandato en el baloncesto criollo. “Queremos seguir manteniendo una seguridad plena en cada gimnasio para que la familia venezolana asista a los partidos”, agregó el maracayero durante la Asamblea Anual donde fue electo, en la cual se determinó que la liga tendría de nuevo tres importados en cancha.

Han sido pasos firmes los de Abreu como empresario pero también al mando de la LPB y para él, el aporte del Estado ha sido fundamental. “Aquí estamos sumando, trabajando en conjunto vamos a llegar lejos”, sentenció el presidente de la liga que tiene en el ministro del deporte, Antonio Álvarez, un fiel aliado para brindar un espectáculo de calidad a la fanaticada venezolana.

La experiencia de Abreu en el beisbol lo llevó a concluir que el desarrollo de los nuevos talentos es fundamental y la creación de una Liga Paralela de baloncesto es el primer paso.

“La Liga Paralela se jugará desde marzo, eso es lo que tenemos pensado. Hacerlo como en el beisbol donde los jugadores lesionados puedan tener su tiempo para recuperarse en la paralela y luego puedan volver a subir. Además de que se le brindaría la oportunidad a un nuevo talento de subir al equipo grande”, explicó Abreu sobre esta modalidad que copia a la perfección de su experiencia en la pelota.

Quizás sea muy apresurado decirlo, pero Abreu luce seguro en su labor como presidente, incluso al manejarse con temas delicados como el de Gaiteros del Zulia, ya que la organización marabina presenta una disputa legal por la propiedad del equipo.

“Nosotros como liga debemos acatar las decisiones de los tribunales en cuanto a este tema”, enfatizó Abreu, que también tiene otro flanco del cual estar pendiente: Panteras.

 

Nueva visión

Los tiempos mozos de Panteras de Miranda quedaron atrás. El equipo no gana un título desde la temporada de 1995. Abreu tomó la presidencia en 2011 y desde ese año el equipo con él como presidente no ha podido llegar a la postemporada. En el corto plazo parece que el quinteto felino tampoco pisará la siguiente ronda, pero el proyecto de la gerencia sigue en pie.

“Estamos apostando a mejorar y a una reestructuración del equipo. Tenemos buenos talentos para desarrollar, entre ellos Abrouse Acosta, quien el año pasado ganó el premio al Novato del Año. Junior Martínez es un alero que puede darnos mucho”, advirtió Abreu quien cree que ese talento criollo bien formado, sumado a buenos importados, podría darle alegrías a la afición mirandina.

La visión de desarrollo a corto y mediano plazo es lo que quiere Abreu. Por su experiencia en el beisbol sabe que no es fácil hacer un equipo ganador a fuerza de dinero, sino que se requiere una base sólida para construir los triunfos. Además de que él no puede solo y necesita de varios “obreros” para llevar a cabo su obra maestra, que es mantener la calidad de la LPB y darle un empujón a los felinos desde las oficinas para hacerlos ganadores.

 

La gran hazaña de Abreu

Puede catalogarse de un jonrón lo que hoy hace Abreu. Pero en las Grandes Ligas posee unrécord que ha sido inalcanzable para muchos jugadores que lo han intentado. El 30-30 (30 jonrones y 30 bases robadas en una misma zafra), es algo complicado de lograr y Bob Kelly se dio el lujo de hacerlo en un par de ocasiones. Primero en 2001 y luego en 2004, ambas con el uniforme de los Filis de Filadelfia.

 

Este es Bob Abreu

Nombres: Bob Kelly

Apellido: Abreu

Lugar y fecha de nacimiento: Turmero, estado Aragua, el 11 de marzo de 1974

Edad: 40 años

Equipos en MLB: Astros de Houston (1996-1997); Filis de Filadelfia (1998-2006); Yanquis de Nueva York (2006-2008); Angelinos de Los Ángeles de Anaheim (2009-2012); Dodgers de Los Ángeles (2012) y Mets de Nueva York (2014).

Equipos en la LVBP: Leones del Caracas (1991-2015)

Logros en MLB: 2 Juegos de Estrellas (2004 y 2005); Bate de Plata (2004); Guante de Oro (2005) y ganador del Home Run Derby (2005).

Como empresario: Presidente de la Liga Profesional de Baloncesto; dueño y presidente de Panteras de Miranda; dueño del sello musical Cacao Récords y de la marca deportiva BTOP.

 

Por: Asdrúbal Prince

Sección: 
Destacar artículo: 

Las páginas en blanco de Prakriti Maduro

“Soy fanática de los rompecabezas, me encanta descifrar dónde va cada pieza. Ese procesomental me fascina. Así es el proceso de creación: es como armar un rompecabezas sinhaber visto la foto de lo que vas a armar. Estás frente a una página en blanco y sabes que hay una pieza perfecta para el conflicto de la historia y tienes que encontrarla. Sabes, partir de lo que no existe, hace que todo sea posible”.

En una de esas páginas en blanco Prakriti Maduro escribió Guerrera inmortal, pieza de su autoría que se estrenó en la reciente edición de Microteatro. “Es una comedia sobre una actriz de películas de acción, una heroína en la gran pantalla pero una mujer muy poco capacitada para la vida real, donde no hay asistentes ayudándola y no se atreve a salir de su casa sin maquillaje”, relata.

En clave de humor, Maduro aborda el tema del ego desmedido, propio de muchas figuras públicas acostumbradas a la adoración. “Este oficio está vinculado al ego, al aplauso, al reconocimiento. Aunque mi personaje en la obra goza de una fama mucho mayor que la que yo tengo, sí sé lo que es sentirse bajo el ojo de un público acostumbrado a los personajes que interpreto. Ese apego al ego puede ser enfermizo y peligroso”, sentencia la actriz.

Reconoce que para un actor es un aprendizaje importante saber manejar las críticas. “He tenido suerte, más bien ha sido una bendición, que los proyectos en los que he participado han recibido buenas críticas. Claro que también he recib ido malas críticas pero he aprendido a equilibrarlas y darles su justa medida, a ponerlas en una balanza para que lo negativo no me espiche el alma”.

 

Talento cultivado

Con una trayectoria que incluye 10 películas; más de 30 obras de teatro; 40 comerciales y varias telenovelas de fama internacional como Mi gorda bella y Voltea pa ́ que te enamores, Maduro afirma con propiedad que la actuación no es solo cuestión de talento, sino que es el resultado de mucha disciplina, estudio y método.

“Se puede tener talento, pero la actuación se estudia. Hay quienes subestiman el oficio porque creen que implica recrear la vida, pero la verdad es que un buen actor no deja de estudiar jamás y de ser crítico con su propio trabajo, entre otras cosas, porque sabe que el éxito de un trabajo no garantiza el éxito del siguiente”.

Esa exploración constante parte de la consciencia de que a

ún le falta mucho por recorrer.

“Por más de 10 años formé parte del Grupo Teatral Skena, soy miembro del grupo Akeke Circo-Teatro donde participo en el montaje Improvisto, además formo parte de La Fogata, donde trabajamos en grupo coescribiendo guiones. Esas son vías para aproximarme a la formación actoral y desarrollar mis herramientas”.

Su proceso de formación también la llevó a España y Estados Unidos. En el primer caso fue la única actriz venezolana en recibir la Beca Fundación Carolina y Casa de América, que le permitió acceder a talleres de actuación, dramaturgia y dirección teatral. En Los Ángeles, California, asistió al prestigioso The Lee Strasberg Theatre & Film Institute, con una beca otorgada por el Centro Autónomo de Cinematografía.

Los frutos de su esfuerzo no se han hecho esperar. Maduro recibió de manos de Cines Unidos el premio como la Mejor Actriz 2010; en Uruguay fue galardonada con el Premio Especial en el Festival Internacional de Punta del Este 2011, por su actuación en la película Habana Eva, proyecto de la cineasta Fina Torres que recibió más de 15 pr

emios internacionales, y con el que Maduro alcanzó fama internacional.

 

Tras los buenos proyectos

Entre el monólogo Frida Kahlo Viva la Vida, pieza del mexicano Humberto Robles, y la segunda temporada de Crimen y Castigo –adaptación del director Juan Souki de la novela homónima-, la actriz lleva más de 2 años ininterrumpidos sin bajarse de las tablas. “Solo he descansado dos meses en este período, ha sido agotador pero me cuesta decir que no a los buenos proyectos”.

Frente a la pregunta de qué es para ella un buen proyecto, reconoce que su experiencia la ha llevado a cambiar sus prioridades. “Yo veía un buen proyecto como un compendio de varias cosas, entre ellas, un buen texto teatral, un buen director y un buen productor. Lo sigo pensando, pero ahora invertí el orden de los factores: lo primero que hace falta es un buen director”.

“Cada actor sabe –o cree saber- lo que tiene que hacer para preparar su papel y construir su personaje, pero como no se trata de entes aislados sino de un vínculo armónico con losdemás elementos, hace falta la integración y ese es el logro de un buen director, quien toma las decisiones necesarias para coordinar cada elemento de la obra”, argumenta.

De Souki, director que asumió el reto de adaptar la novela universalmente conocida del ruso Fiódor Dostoiesvski, Maduro confiesa que admira su visión contemporánea del teatro, especialmente el uso que hace de elementos multimedia y la elegancia de sus puestas en escena.

La actriz refiere que la adaptación de Crimen y Castigo fue el proyecto de grado de Souki, quien cursó estudios de dirección escénica en la Universidad de Columbia, Nueva York.

Apunta, con evidente emoción, que la obra fue seleccionada por la organización Mid Atlantic Arts Foundation como uno de los montajes más destacados de América Latina, razón por la cual la pieza fue invitada por el programa Southern Exposure para participar en un tour por diferentes ciudades de los Estados Unidos, planificado para la primera mitad del 2016.

Maduro también volverá a interpretar a Frida Kahlo este 2015, del 15 de mayo al 5 de julio, en los espacios del Trasnocho Cultural. “Interpretar aFrida ha sido una de las exigenciasmás grandes de mi carrera. El hecho de que sea un monólogo hace que todo el peso recaiga sobre mí. Ya durante la primera temporada sentí el peso –literalmente un peso físico- al ponerme en los zapatos de Kahlo. Su vida fue muy intensa”, describe.

 

Entre aciertos y errores

Tras casi 20 años de carrera, Maduro se permite hacer un balance entre los aciertos y desatinos en su trayectoria. “Pelear por Habana Eva fue uno de mis grandes aciertos. En aquel entonces yo tenía un contrato para grabar una telenovela y no me dieron el permiso para salir y hacer la película. Tuve que insistir, pelear y finalmente lo logré”, rememora.

En contraposición, estima como un error rechazar una telenovela de Venevisión, porque al hacerlo, cree que envió el mensaje de que el cine era más importante para ella que hacer televisión. “Como esa historia no me atrajo rechacé el trabajo; yo venía de hacer Voltea pa ́que te enamores que fue un proyecto que disfruté mucho y pensé que no iba a disfrutar el nuevo proyecto de la misma manera. Desde entonces la relación se enfrió y he hecho cada vez menos televisión”.

La verdad es que Prakriti Maduro –Pra, como la llaman sus amigos-, no entretiene su mirada en el pasado por mucho tiempo. Ella vive el presente con todos los sentidos. De hecho, mientras habla, sus ojos se mueven sutilmente de un lado a otro. No luce distraída, sino como quien va pescando en el aire cosas etéreas que solo ella percibe, una de las piezas de su rompecabezas, supongo.

 

SIN PREVIO AVISO

La entrevista cerró con un guiño al programa Inside the Actors Studio, con el famoso cuestionario que le hace el presentador, James Lipton, a cada actor.

-¿Cuál es tu palabra favorita?

-Volar.

-¿Cuál es la palabra que menos te gusta?

-Celulitis.

-¿Qué te aviva?

-La subida del telón.

-¿Qué te desmotiva?

-Cada noticia de violencia que recibimos en el país.

-¿Qué sonido amas?

-La voz de mi sobrino cada vez que me dice “tía Pra”.

-¿Qué sonido odias?

-El sonido de un celular durante una sesión de teatro.

-¿Cuál profesión, además de la tuya, ejercerías?

-Siempre quise ser pintora, como mi mamá.

-¿Cuál profesión jamás ejercerías?

-Derecho.

-Si Dios existe, ¿qué te gustaría que te dijera cuando llegaras a las puertas del cielo?

-Pasa, aquí están tu papá y tu abuela esperándote.

 

Por: Gitanjali Wolfermann

Sección: 
Destacar artículo: 

Páginas