Voces

"Dirigir una orquesta también es hacer gerencia"

Hija del legendario melómano, Federico Pacanins, y casada con el barítono, Gaspar Colón, Elisa Vegas apenas rebasa la treintena, pero ya puede hacer gala de una obra como músico. Gerencia con rigor cartesiano una carrera cuyo horizonte se pierde totalmente de vista.

Después de 8 años como clarinetista de orquesta, y con importantes estudios académicos y populares, descubrió que hay una pasión en su propia partitura: los grandes musicales.

Quiere estudiar gerencia pública, porque acaso su más grande concierto sea la Venezuela posible, esa que sueña y además brega.

“Soy directora de orquesta. Pero también he hecho jazz, entre otras cosas. Mi papá es Federico Pacanins, y es 100% melómano hacia la salsa, el jazz y la música caribeña. Mi formación es académica, pero en mi casa la formación fue de salsa, jazz, etcétera”, yergue con fuerza su batuta, la directora de orquesta, Elisa Vegas.

Elisa Vegas egresó con honores del Conservatorio Juan José Landaeta. Realizó estudios avanzados en la Escuela de Música Ars Nova de Caracas, y posteriormente se graduó summa cum laude en la Escuela de Artes, mención Musicología, en la Universidad Central de Venezuela, ubicada como una de las primeras de su promoción.

Además, se formó en la dirección orquestal de la mano del maestro Rodolfo Saglimbeni, y la cátedra de formación de directores de Fundamusical Bolívar.

“Mi papá siempre ha estado muy ligado a la producción de espectáculos, fue muy amigo de Aldemaro Romero, de Billo Frómeta. Hay una línea allí que siempre quise unir con mi carrera. Por lo tanto, desde mis inicios siempre he estado dirigiendo repertorios muy académicos y cerrados, y otras cosas como Canción de Caracas, donde estuve con la banda de ska venezolana, Desorden Público. También he hecho cosas con los Beat3, conciertos de salsa, conciertos de calle, musicales, etcétera”.

Grandes edificios musicales

Y explica cuál es la almendra de su momento profesional hoy mismo: “A partir de la dirección del espectáculo La Novicia Rebelde, es decir, desde hace 5 años para acá, entendí que el foco de la dirección musical que más me atrae es el de las producciones escénicas musicales: el director en foso, y producciones en escena. Entonces, he estado muy involucrada en la producción y dirección de proyectos que tengan que ver con montajes. Musicales, teatro musical, ópera, ballet y zarzuela”.

Con un proyecto sinfónico –explica- se tiene una semana de trabajo. Lo que está haciendo ahora son montajes de meses. “Yo lo llamo los grandes edificios musicales, y es –como dije- lo que más me gusta hacer. Esos proyectos donde hay miles de engranajes”, desliza Vegas, los ojos azules como una gema, escudados por el rumor de violines de la orquesta infantil que ensaya en la sala de al lado.  

“Entre una ópera y La Novicia Rebelde, el proceso es diferente, y el casting –por ejemplo- es absolutamente distinto. Pero ambas cosas entran dentro del mismo rango: el punto de inflexión es el director en foso. Cuando uno hace ópera, es gente muy especialista en la parte vocal, verbigracia; pero –a veces- con déficit actoral. Un musical como El Caballero de la Mancha puede imponer justamente el reto contrario. Gente totalmente desarrollada en las tablas, pero que no canta nada. En ambos casos hay un guión, una escena y un director en foso”, da cuenta de la precisión técnica que, a la vez, es hoy su pasión y línea de marketing.

Desde muy niña

Comenzó a estudiar música a los 3 años de edad. Se graduó de clarinetista, también toca piano. Luego, estudió en Ars Nova. ¿Qué pasa? “Como tengo también un gusto por la música popular, no me sentía con una formación completa”, tamborilea sobre un jean azul claro.

No siempre el resplandor de las candilejas son el primer plan de las estrellas, que –al fin- llevan ese destino en la sangre: “A los 16 años toqué como solista el Concierto para Clarinete de Mozart en el Teatro Teresa Carreño, con la orquesta del Conservatorio Juan José Landaeta. Pero siempre estuve en la orquesta de Chacao, a la cual entré como clarinetista como a los 4 años de haber arrancado a hacer conciertos. Hice un período como músico sinfónico. Alrededor de 8 años”, relata cómo se supo comer las verdes.

Es lo más natural. La humildad de entonces, se mantiene ahora al frente a su atril: “Yo siempre me vi como músico de orquesta, no pensaba ser director artístico. Mi desarrollo musical era a través del clarinete. Yo siempre he estudiado mucho. Hice estudios de dirección orquestal en el Instituto Universitario de Estudios Musicales (IUDEM). Entré como oyente en la clase de dirección, porque yo quería aprender más del repertorio sinfónico, desde el punto de vista de clarinetista. Quería ampliar mi visión, ver qué pensaban los directores”, abre punto y guión en un relato crucial de su obra actual.

Iba con un amigo pianista a las clases de dirección orquestal. Hubo un curso de Puerto La Cruz, y el maestro Rodolfo Saglimbeni mandó a todo el mundo para allá. Ella fue a ese curso sin ganas de dirigir, sí de aprender más. Fueron 70 personas, y el maestro dijo que no podía trabajar con tanta gente, por lo cual le iba a hacer un examen a todo el mundo. Pasó el examen y clasificó para hacer el curso. Pasó la semana y la escogieron para el concierto final.

“Yo tendría 18 años. Mis padres se fueron de inmediato a Puerto La Cruz. Desde ahí arranqué y luego formalmente hice 6 años de dirección orquestal en Canford School of Music (Inglaterra), y acá en Venezuela con el Sistema de Orquestas”, expone quien planta cara a una carrera que adquiere perspectivas impredecibles.

La agenda a reventar

¿Cuáles son sus proyectos a esta hora sobre el escritorio? “Me quedo en Venezuela. Mi esposo, el barítono Gaspar Colón y yo tenemos una filosofía de vida: viajar mucho, pero tener como sede a Venezuela. Yo dirijo la Orquesta de Chacao,y la Gran Mariscal de Ayacucho. Me interesa mucho también la parte educativa. Acá en Chacao soy directora musical del núcleo. Trabajo no me falta. Afortunadamente. El camino del director es un poco solitario, pero soy muy afortunada de que mi carrera se mueve muy bien”, despacha con naturalidad.

Revela –para cerrar- que quiere hacer un post grado en gestión pública, porque dirigir –dice- es un asunto de gerencia, y siente que su aporte va de eso: la mejor Venezuela es la de nuestros excelsos músicos; bien puede levantarse un proyecto país que suene mucho mejor.

En eso anda. Sin hablar mucho. Su éxito es elocuente.

Por: Alejandro Ramírez Morón

Sección: 
Destacar artículo: 

"Soy un eterno aprendiz de la vida"

Luego de haber desplegado un largo y exitoso trecho como entrevistador, en CNN En Español, Ismael Cala se retira por un tiempo para internarse en el corazón de sus audiencias.  

Más allá del término “autoayuda”, al que dice no tener miedo, su búsqueda con el mindfulness no es otra que hacer el bien, sin mirar a quien. En resumen, Cala ha sido tocado por el bienestar, y no ha sido mezquino con ello. Ahora se propone regalar eso a cuantos pueda.

“Toda la vida he estado estudiando y preparándome, aunque quizás no sabía exactamente para qué. Pensé que lo hacía solo para aprender una profesión y desarrollar mis ideas, pero al final, afortunadamente, me di cuenta de que la inteligencia emocional es tan importante como el coeficiente intelectual. Y en ese camino seguí, porque creo que es transversal a todo el mundo”, suelta los libros y regala una idea universal, el exitoso ex host de CNN En Español, Ismael Cala, ahora con la mente concentrada en el coaching y el mindfulness.

“Mi pasión es aprender, compartir, conectar e impactar la vida de la gente con contenidos que nos ayuden a vivir a plenitud una existencia con propósito. Hoy siento que el verdadero sentido de la existencia está en el ser, el amar, el dar, el crear. Hoy, después de décadas de dudas sobre el por qué de los eventos de mi historia de vida, te digo que nada sucede en contra nuestra, todo pasa a nuestro favor. La vida es una clase magistral y depende de nosotros ser o no grandes estudiantes dispuestos a aprender sin la resistencia ante la incertidumbre”.

La ciencia de la vida

Cala no se considera un gurú de la autoayuda, sino “un eterno aprendiz de la vida”. Garantiza que no le tiene el más mínimo miedo al término autoayuda, por más que algunos se empeñen en satanizarlo.

Sin embargo, se define como un autor y conferencista “inspiracional”, y sus temas son el liderazgo, el empoderamiento, la autosuperación. Le interesa además la programación neurolingüística, la meditación y el mindfulness, en general.

“Todo lo que hago tiene base en mis experiencias. Hasta ahora, lo que digo está probado y comprobado a través de mi propia vida. No es la única forma, pero me siento cómodo hablando de temas concretos ya validados por la ciencia”, se deslinda de todo esoterismo.

Máxima cabeza de Cala Enterprises, es un hombre sencillo a pesar de la tormenta de flashes. Sobre su propia compañía establece que “un simple gesto como abrir una gran puerta de cristal puede influir en millones de personas. Sucede cuando Ismael y su equipo entran cada mañana en las oficinas de Cala Enterprises. Bajo el ardiente sol o las tormentas tropicales de Miami (y a miles de kilómetros desde Madrid) el Cala Team trabaja para impactar y hacer del mundo un lugar más positivo”.

Sólo un comunicador

Cala no se considera un periodista. Y explica por qué, para no herir la sensibilidad de sus millones de seguidores: “He tenido que lidiar con el término durante estos 15 años en CNN en Español, pero siempre he sido un comunicador. Empecé en la radio a los ocho años haciendo programas infantiles, luego pasé a programas de entretenimiento y participación, e hice informativos. En cada una de estas posiciones, he intentado inspirar a las audiencias. Eso ha sido así desde el principio, aunque no supiera exactamente que lo estaba haciendo. Por eso no veo problemas entre comunicar e inspirar”, da cuenta de una línea de coherente, que es actitud ante la vida, una manera de andar en este mundo.

Consultamos a Cala sobre sus metas de impacto en sus audiencias de coaching inspiracional. Esto es lo que Cala se promete a sí mismo, con esta nueva cruzada: “Que tomen las riendas de su vida, sin esperar por eso que llaman el destino, porque el destino no es eso que nos enseñaron, sino los pasos que vamos dando cada día. Intento que la gente se auto-conozca, invierta en sí misma, sea proactiva y huya de la victimización”, despliega una artillería de dientes blanquísimos, en una luminosa sonrisa.

Todos somos estrellas

Ahora bien, ¿ha habido algunos maestros para Cala? Claro que sí. Dice tener muchos mentores, entre ellos Oprah Winfrey, Deepak Chopra, John C. Maxwell, Larry King, Miguel Ruiz y Robin Sharma.

De todos estos genios –revela- ha aprendido algo. Pero también aprende cada día de todas las personas con las que conversa. “Quiero forjar un presente y un futuro provechosos, de gran abundancia espiritual, para mí y para los demás”, expone cuando le consultamos a dónde quiere llegar con este viaje.

¿Su agenda? ¿Sus sueños? ¿Sus objetivos? ¿Metas con deadline? “La lista de metas es larguísima. Ya empezamos los webinar y los YouTube Live. En mi cuenta de YouTube voy a seguir publicando grandes entrevistas. Además, estrenaremos pronto el primer curso online de liderazgo con Next University. Una de las grandes cosas que seguiremos haciendo son los ‘viajes con propósito’, adonde nos llevamos a grupos de personas interesadas en viajar de otro modo. En 2017, tendremos experiencias maravillosas en India, Bután-Nepal y Tierra Santa. Y todo ello, sin olvidar que en 2017 regresaré a la televisión continental con nuevos proyectos”, adelanta, sin dar más detalles.

Sobre su vida personal declara que a veces es complicado, porque tiene una gran carga de trabajo, y viaja mucho. “Pero créeme que soy feliz. Hay tiempo para todo”, expresa con un gesto distendido.

Lo importante es el camino

Y fija la vista en el destino, si bien lo que parece importarle es disfrutar el camino: “Mi propósito es que, a los 80 años, la gente me pregunte: ‘Cala, ¿qué nuevo proyecto tienes?’. Y yo responder casi con la misma intensidad que ahora: ‘muchos’. Aunque, tengo que admitirlo, espero tener más tiempo libre”, un gesto apacible le relaja la mirada.

Parece que hay una sola palabra para definir a Cala: disciplina. Capitanear una carrera transcontinental como la suya, demanda disciplina a borbotones. Pero, al parecer, Cala no persigue nada distinto de lo que persigue el común de los mortales. Ser feliz.

Ha entendido que no se puede dejar nada al azar. Por eso es un feroz hombre de trabajo, que se ha fijado como meta –perfectamente delimitada- iluminar la mirada de sus audiencias más allá del relampaguear nocturno de rayos catódicos. Hacer de este mundo un lugar un poco mejor. Más amigable.

Por: Alejandro Ramírez Morón

Sección: 
Destacar artículo: 

"Tengo hambre de victoria"

La historia de Venezuela en los Juegos Olímpicos no es muy fructífera. La primera medalla de oro se obtuvo en los Juegos Olímpicos de 1968, en México, y tuvieron que pasar 44 años para que Rubén Limardo repitiera la gesta en Londres 2012. Precisamente, el bolivarense tiene una coterránea capaz de igualar lo hecho por él en tierras británicas, Stefany Hernández.

La guayanesa irrumpió en el mundo del deporte venezolano en el BMX (Bicicross). Una disciplina poco tradicional en el país y a la que Hernández se aferra para hacer historia. Le daría por primera vez a Venezuela dos medallas de oro en una justa olímpica de forma consecutiva y, al mismo tiempo, elevaría a cuatro olimpíadas consecutivas donde los criollos consiguen al menos una medalla.

“Las cosas fueron saliendo muy bien desde los Juegos Olímpicos de Londres 2012, a pesar que no pasé de las semifinales. El campeonato mundial en 2015 fue muy excelente para mí”, aseguró Hernández mientras se preparaba para Río 2016, justa que, para ella, significa una revancha personal.

Hernández avizoraba la medalla de oro panamericana en agosto de 2015, en Toronto, pero una caída la dejó sin posibilidades de ganar. Se repuso y semanas después alcanzó el campeonato mundial en Bélgica, ese mismo año.

"Hay cosas que pasan y no puedes controlar. Después de la caída en Toronto saqué lo positivo y me repuse para el triunfo en Bélgica”, recordó la criolla que ahora tiene un enfoque ecuménico. “La mira está puesta en Río de Janeiro”.

Hernández obtuvo su plaza en los Juegos Olímpicos a principios del mes de junio. Ese anuncio sigue avivando más el deseo de subirse a lo más alto del podio, a pesar de finalizar en el séptimo lugar del campeonato mundial celebrado en Medellín, Colombia, donde su principal rival, la colombiana Mariana Pajón, la relevó como campeona.

“No solo es Mariana. Hay varias rivales fuertes de cara a los Juegos Olímpicos, pero confío en el trabajo que vengo haciendo”.

LA PREPARACIÓN

Por las condiciones extremas de Suiza, Hernández reconoció que Europa sería el búnker perfecto para llegar al éxito. Nieve en sus tres kilómetros de rutina, estar alejada de su familia, adaptarse a dietas estrictas y tener la mentalidad ganadora, han sido algunos de los sacrificios que ha hecho la venezolana.

“Han sido meses muy rudos, han venido cosas inesperadas que, gracias a Dios, hemos sabido afrontar y manejar de la manera más inteligente”, esgrimió Hernández sobre la preparación rumbo al Campeonato Mundial de Medellín y a los Juegos Olímpicos, donde la bolivarense participará desde el 17 hasta el 19 de agosto.

Al conocer la noticia de su inclusión en los JJ.OO. de manera oficial, por parte de la Unión Ciclista Internacional (UCI), Hernández celebró en grande, pero no solo por participar en el evento deportivo más importante del orbe, sino porque estará en la pelea por el oro.

“Serán mis segundos juegos olímpicos y estoy muy feliz por eso, sin embargo voy más allá. Tengo mucha hambre de ganar. Quiero ser la número uno, tener la medalla de oro en mi pecho, y escuchar el Himno de Venezuela”, enfatizó la joven atleta. 

Tras la competencia en Medellín, Hernández se ubica en la sexta casilla de la clasificación mundial, pero eso no cambia su perspectiva. “Tengo un hambre de victoria increíble, quiero ganar, esos Juegos Olímpicos son míos. La constancia es lo que más y mejor me ha acompañado en una temporada muy compleja para todo el equipo. Vamos a Río con un objetivo, que es ganar”, concluyó.

EL ORIGEN

Hernández no es solo una referente en su deporte, con tan solo 25 años. Es una atleta que dirá presente en sus segundos olímpicos, esta vez, con amplias oportunidades de obtener una áurea. Pero ¿De dónde viene Stefany Hernández? ¿Cómo surgió esta campeona mundial?

“Tenía casi dos años sin ver a mi familia cuando regresé al país, tras conseguir el campeonato mundial. En Suiza me enfoqué en siempre competir, en siempre buscar estar en los lugares más altos de cada competencia”, sentenció la pedalista que está becada por el Comité Olímpico Internacional (COI), que cubre los gastos de su entrenamiento y estadía en Europa.

Su familia fue siempre deportista y la chica de los pedales recibió su primera bicicleta cuando era una niña. “Mis hermanos –yo soy la menor- también practicaron bicicross y de ahí viene mi pasión. Mi primera bicicleta fue un triciclo pequeño”, detalló Hernández, que pedaleaba en su regalo que tenía motivos de la Sirenita de Disney.

Con 21 años estuvo en la misma Villa Olímpica donde su compatriota, Limardo, se preparaba para darle una alegría grande al país. “La medalla que ganó fue algo bonito. En Bolívar, Rubén es un ídolo”.

El BMX es una disciplina exigente, que requiere un entrenamiento integral, complejo y muy arduo, pero el compromiso de Stefany Hernández no solo es llegar a ser la primera del mundo, sino mantenerse, tanto como pueda, en la cima. Reconoce que ser una competidora de alto rendimiento entraña sacrificios y privaciones.

“Mucha gente joven no tiene las mismas metas y objetivos que yo. Para mí, no ir a fiestas ni divertirme en salidas no son privaciones, sino un estilo de vida que yo decidí tomar y no hay quejas sobre eso”.

Por: Asdrúbal Prince

Sección: 
Destacar artículo: 

"El arte siempre encuentra un camino"

María Isabel Román Bianchetti, conocida artísticamente como Marisa, se remonta a sus inicios como actriz, desde su infancia. “Empecé a actuar a los 9 años con el Grupo ´Colibrí´ y mi primer personaje fue un pimentón intelectual. Desde entonces, me sedujo el misticismo y la disciplina del teatro. A los 15 años, cuando me inicié en la TV, sentía que pertenecía a ese lugar, lo disfrutaba inmensamente”.

El amor por la actuación estuvo siempre presente desde que recuerda y, de hecho, ha organizado su vida en función de sus proyectos profesionales. Confiesa que nunca le ha pesado hacerlo.

Actualmente, Marisa Román está radicada en Buenos Aires, Argentina, ya que sus padres son de ese país y parte de su familia vive allá. “Tengo muy buenos amigos en este país y siento que pertenezco a esta cultura, así que la decisión de poner mi ‘base’ en Buenos Aires, tuvo mucho sentido”, comenta.

No obstante, se niega a perder su conexión con Venezuela. Apasionada, perfeccionista, y entregada a su vocación –como se define- afirma que esté donde esté, quiere seguir actuando.

Entre las telenovelas, el cine y el teatro, la actriz apunta que tiene muchas ganas de volver a las tablas, porque ama trabajar directamente con el público; pero ahora el acicate de su carrera es hacer televisión en otras latitudes, porque le entusiasman los nuevos formatos de series y unitarios.

El cine le resulta apasionante y confiesa que es su espacio predilecto.

VENEZUELA, SIN DESPEDIDA

Marisa Román justifica la emigración de talento artístico local, porque es muy difícil concretar las inversiones necesarias para montar iniciativas de cultura y entretenimiento en Venezuela, debido a la complejidad del entorno.

Pero, pone su nota de optimismo: “en las peores circunstancias, el arte siempre encuentra un camino para contar, desde la creatividad, lo que está pasando. Por ello, no sólo aplaudo y celebro los proyectos que se continúan haciendo en el país, sino que estoy en contacto con mis amigos artistas, que siguen en Venezuela, y siempre estoy abierta a la posibilidad de volver y colaborar con proyectos interesantes que puedan surgir”.

Desde muy jovencita, Marisa Román se ha destacado por construir de manera muy creíble y seria sus personajes. “Creo que, al igual que yo, otras actrices de mi generación también son profesionales a la hora de asumir el compromiso de interpretar un personaje. En mi caso siempre invierto mucho tiempo en estudiar el guión, la obra o los libretos, e investigar todo lo que sea necesario para comprender al personaje, su contexto, situación, relaciones e historia”.

Román agrega que no sigue un camino específico para encontrar sus personajes, sino que se deja guiar por su intuición. “Generalmente, los primeros pensamientos o ideas que me llegan cuando  conozco al personaje y la historia, son fundamentales al elegir la ruta para construirlo”.

Es de las actrices que cree muy útil mantener una comunicación fluida con el autor o director, para alinearse con su visión de la obra, según sea el caso. “Me gusta explorar todos los caminos y pensar en todas las posibilidades mientras estudio cada personaje, para que, cuando llegue la hora de ‘darle vida’, tener la libertad de ‘lanzarme al descubrimiento’, confiar en el trabajo hecho y entregarme a la experiencia”.

LA GALERÍA

Marisa Román asegura que le es imposible quedarse con un personaje de los que he realizado, comenta. Matilde de “El Día que me Quieras”, era un personaje que soñaba hacer desde muy joven en teatro. Las gemelas Verónica y María Suspiro de “Cosita Rica” significaron un reto desde todo punto de vista, “me hicieron subir mi propio estándar de trabajo y la telenovela fue tan exitosa que quedarán por siempre en el imaginario popular del venezolano”.

En el cine destaca su caracterización de la ambiciosa periodista, Verónica Rojas, en “La Hora Cero”. “Fue desafiante y deliciosa, su oficio, su arco dramático como personaje, el manejo del humor en la historia… es una gran película de la cual estoy muy orgullosa de ser parte”.

En cuanto al futuro, apunta que hay varios proyectos de cine que se están gestando en distintas etapas. Algunos son con amigos, otros con gente que respeta mucho, “y los personajes de estos proyectos son soñados para mí. Lo que más me gusta es que todos son distintos entre sí y muy desafiantes”.

EN TIEMPO REAL

Marisa Román comenta que acaba de terminar su primer proyecto como productora, algo que la llena de orgullo y felicidad.

“Vino de Nueva York (a Buenos Aires) mi ‘coach´ de actores favorito, Carl Ford, hijo de Susan Batson, la creadora de la ‘Técnica Batson’, e hicimos el Primer Taller sobre este método de actuación en Argentina, en alianza con SAGAI (Sociedad de Gestión de Actores) la más importante del país. Esto significó la introducción de la técnica en la América Hispanohablante”.

Con la Técnica Batson han trabajado artistas como Nicole Kidman, Juliette Binoche y Tom Cruise, y se basa en el modelo Develop Your Own Method (DYOM).

Se eligieron 25 actores, de los más de 150 interesados, quienes asistieron a un taller intensivo de dos días, dictado por Carl Ford, quien también ofreció una “Master Class”,con traducción simultánea para más de 400 miembros de SAGAI, en uno de los teatros más prestigiosos de Buenos Aires. Los actores argentinos conectaron con la técnica, y hay intención de que esta alianza se sostenga en el tiempo. “Hemos comenzado a desarrollar nuevos proyectos en este sentido”, apunta Román, con visible satisfacción.

Una vez dijo que su autobiografía se titularía “De La Floresta al infinito”, pero hoy no tiene idea de cómo empezaría. Lógico, tratándose de una actriz joven y sobresaliente. Actualmente, se encuentra escribiendo la cuarta versión de un espectáculo unipersonal, que es un monólogo para teatro.

“El reconectarme con la escritura me ha confrontado con un montón de cosas. Disfruto inmensamente escribir, el ejercicio me libera y a la vez son muchos los miedos que tengo por enfrentar. Lo encuentro tan divertido como desafiante”.

Por: Alida Vergara Jurado

Sección: 
Destacar artículo: 

"Todo me lo he ganado sudando la camiseta"

Hace muchos años, ante el paredón de fusilamiento de un grupo de pichones de periodistas de la UCV, estaba con la mejor de sus sonrisas el recordado hombre de béisbol, Pompeyo Davalillo (1931-2013), quien dijo que "cuando jugaba para los Senadores de Washington, no había en Caracas ni Maracaibo quien no buscara saludarme o invitarme una cerveza. Pero sucedió que, cuando me lesioné, esas mismas personas que querían tomarse una foto conmigo, cruzaban la calle para no verme en muletas. Para no encontrarse conmigo".

Este cuento viene como anillo al dedo, a propósito del regreso del caraqueño Greivis Vásquez a la acción en la NBA, esta vez vistiendo la camiseta de los Bucks de Milwaukee. Fueron semanas de espera activa, de trabajo cotidiano y, en muchas ocasiones, doloroso con el fisioterapeuta zuliano Wilmer Pineda. Lo cierto es que el tercer NBA de Venezuela, echa mano a la humildad y reflexiona sobre lo que fueron esos tormentosos tiempos.

“No ha sido fácil. Es la primera vez que pierdo juegos en plena temporada. Pero siempre he creído que lo mejor es lo que pasa. He regresado mejor que nunca y este proceso de recuperación me ha aclarado muchísimas cosas en la vida, entre ellas, el valor de mis amigos”.

Aclamado por un sector de los aficionados y casi en la misma proporción criticado por sus recias posturas públicas, el caraqueño, de 29 años de edad, asegura con vehemencia que no cambiaría nada de lo que le pasó, porque todo responde a una razón.

“Los cambios, las lesiones, los triunfos, las derrotas forman parte de la vida de los atletas de alta competencia como yo. Cada vez que me caigo, pienso en mi gente de Venezuela y pienso que si ellos allá están luchando, yo no me puedo echar a llorar. Los venezolanos somos grandes y capaces”, comentó vía telefónica desde Milwaukee.

EN LA BANCA

Si bien es el punto de encuentro, de reunión y de necesario descanso, la banca es uno de los lugares menos apetecidos por los basquetbolistas de inagotable intensidad, como Greivis Vásquez.

Pero cada prueba del camino ha sido así, dura e implacable. “Esta ruta, llena de obstáculos y de cicatrices, me ha enseñado muchísimo. Pese a estar lesionado, no dejé de asistir a los partidos del equipo. Bucks es una franquicia con mucho talento joven, son muchachos en ascenso que buscan oportunidades para evolucionar”.

Y era conmovedor ver al venezolano, animar y ofrecer indicaciones a sus compañeros, con la espinita de no estar uniformado, buscando el sendero que habría de llevarles a los playoffs, sueño que quedará postergado para el año que viene. Hace rato están eliminados.

Bucks se ha portado a la altura conmigo. Yo mantengo una excelente relación con el entrenador Jason Kidd, quien esperaba muchísimo de mí, de mi energía y liderazgo, pero la lesión trastocó todos los planes”, asegura con pesar el base armado, orgullo de La Silsa y Coche.

Una persona que ha sido clave en el retorno del criollo a la cancha NBA, es el fisioterapeuta zuliano Wilmer Pineda. “Él es una persona admirable, con una gran ética de trabajo. Wilmer me presentó su plan de recuperación, el cual fue muy riguroso y lo cumplimos paso por paso. Trabajábamos tres veces al día, cuidando en especial la alimentación”.

CAMBIOS Y MÁS CAMBIOS

Raptors de Toronto, único quinteto canadiense en la NBA y del cual formó parte el base venezolano Greivis Vásquez, escribió una de las páginas más gloriosas del mejor baloncesto del mundo, en el proceso más ambicioso de reingeniería del que se tenga memoria.

Luego de desprenderse de su estrella más rutilante, Rudy Gay, en diciembre de 2013 recibió en su nómina a tres jugadores provenientes de los Kings de Sacramento, el caraqueño Vásquez entre ellos. Y las victorias comenzaron a llegar, para el coach Dwyne Casey.

Para ser un real contendor en la NBA, se necesita estar entre los primeros 10 quintetos en eficiencia defensiva y ofensiva. Raptors fue uno de los cuatro mejores en tan vitales departamentos, desde que Greivis se puso esa camiseta.

Parecía que al asegurar los servicios de su núcleo fundamental, constituido por Kyle Lowry, Patrick Paterson y Greivis Vásquez, la afición canadiense y la gerencia deportiva tenían equipo para rato. Para el criollo, llegaría la tan ansiada estabilidad, el necesario arraigo. Pero, una vez más fue cambiado…

“Yo sé cuál fue mi aporte en ese equipo y el cariño de los fanáticos por mí está intacto. Dejé muchas cosas en el camerino, ayudé a sentar las bases de un equipo ganador y por eso no me extraña que estén como líderes de la División Atlántico”, asegura Vásquez sin resentimiento alguno en su voz.

En los Juegos Panamericanos Toronto 2015, Vásquez fue uno de los embajadores deportivos designados por la alcaldía de esa ciudad, por la gran empatía que había establecido con el ciudadano común. Hoy en Milwaukee, para Vásquez las palabras mágicas, las que más vibran en su mente son “agente libre”.

“Esto es un negocio. Pese a mi lesión, los equipos saben de lo que soy capaz de hacer en la cancha. No perdí valor y puedo tratar de ser un piloto abridor en otro equipo, mucho más competitivo. Cualquier cosa puede pasar”, sentencia con seguridad, sin jaquetonería, la bujía positiva en la selección nacional de Venezuela. El primero de julio de 2016 es el día señalado para escuchar ofertas. ¿Sonará el teléfono de Greivis?

TIEMPO VINOTINTO

Las selecciones nacionales representan el mejor talento disponible y dispuesto para afrontar un compromiso deportivo. Existe la entendible pretensión de juntar a "lo mejor de lo mejor", y de esa manera asegurar la victoria. Sin embargo, Estados Unidos, la meca del baloncesto, tan sólo pudo conformar el primer y único gran Dream Team en 1992, luego de varios fracasos.

En 1989, Sam Shephard accedió de manera voluntaria a representar a Venezuela. Fue una decisión personal, tan personal como su naturalización desde 1983.

Esa decisión coincidió con la explosión de varios talentos emergentes, Carl Herrera de los más sobresalientes. Allí surgió la gesta bautizada como los "Héroes de Portland", quienes llegaron a disputar la final del Preolímpico 1992 contra el Dream Team original, con la misma humildad y garra con la que han jugado los guerreros del Preolímpico de México 2015, campeones de América y que alcanzaron el cupo a Río de Janeiro 2016.

“Cuando hagan el llamado, por supuesto que voy a buscar un puesto. Siempre llego a las concentraciones como uno más. Hay mucho trabajo que hacer para estar en la mejor condición para los Juegos Olímpicos. Creo que ahora lo que toca es entrenar y no andar en polémicas. El baloncesto es mucho más grande que todos los que ahora estamos inmersos en él”, comenta Vásquez tras la tormenta que, vía redes sociales, le tocó capear.

La madurez e inteligencia táctica le enseñaron que no era prudente irse de frente contra Carmelo Cortez, presidente de la Federación Venezolana de Baloncesto, quien superó las dos décadas en el máximo sillón ejecutivo de esa entidad deportiva.

Pero si bien “lo cortés, no quita lo valiente”, para el tercer NBA de Venezuela aún quedan muchísimas cosas por resolver en el camino. “Creo que debemos reparar muchos baches. Estamos viviendo grandes momentos con la clasificación olímpica o el campeonato de las América de Clubes (Guaros de Lara). Pero veo con preocupación que las divisiones menores requieren más respaldo. Puede llegar el día en que nos quedemos sin relevo”.

Greivis llama a la gente del baloncesto venezolano a dejar al conformismo de lado. “Yo no me tomo nada personal, porque todo lo que tengo lo he ganado sudando la camiseta. He ganado, he perdido y sé que hay que cambiar los métodos para evolucionar. Las divisiones nos han hecho muchísimo daño. Hoy más que nunca debemos trabajar en equipo, para ser mejores y que repetir la conquista de los muchachos en México no espere otros 30 años”.

No podíamos cortar la comunicación telefónica sin preguntarle si ve al cuarto NBA en el horizonte. “Por supuesto, Michael Carrera va a dar de qué hablar”.

Por: Fernando Peñalver

@rebotero

Sección: 
Destacar artículo: 

"La música es una energía que atrapa"

“Empecé a tocar cuatro a los 6 años. Después pasé a la guitarra, mandolina, viola. Entré al conservatorio a los 11 años. Tengo más de 40 años haciendo música. Trabajo como profesional desde los 15, porque ya entonces ganaba plata con la música. He hecho cosas muy distintas. Tengo una formación académica en la guitarra clásica, y luego tenía dos escuelas: el conservatorio, pero también la calle. Toqué en cualquier cantidad de sitios, todos los estilos”, abre con fuerza el compás, el guitarrista, compositor y promotor cultural, Aquiles Báez.

Su hermano mayor tocaba cuatro, la música era muy cercana, pero no viene de una familia de músicos profesionales. La música se le fue dando sola.

Su primera grabación discográfica fue a los 16 años, con “Un Solo Pueblo”. Luego hizo música antigua, tocaba laúd renacentista y barroco. Tocó en muchos grupos folklóricos, jazz, con cantantes de boleros. Para Báez, la música es una necesidad de vida. Hay músicos como Astor Piazzola, Paco de Lucía, o Antonio Carlos Jobim, que siempre lo han inspirado.

“La música es una energía que no se puede poner en palabras, y que atrapa al punto de no pensar en otra cosa, es estar enamorado de algo muy profundo. Los músicos que sienten la música de una manera especial, están totalmente enamorados de ella. Si uno no se decide muy temprano por la música, sencillamente no llega”, revela lo que acaso pueda ser un destino.

El primer disco

Hay muchos momentos claves en su carrera: uno de ellos fue la salida de su primer disco. Tenía 22 años, y fue una edición independiente. Un amigo suyo fue a un concierto, y le dijo que su música era muy interesante, pero ningún sello iba a estar dispuesto a editarlo. Le dijo que buscara los músicos, que él pagaba todo. Se llama Aquiles Báez y su Música. Hay temas como “Paraguaipoa” (una gaita), “Amuaco” y “La Mañana”. 

“Otro hito es cuando me fui a estudiar en Berklee (EEUU). Hice dos semanas y me fastidié, pero luego ellos me llamaron para dar clases, porque aceptan profesores por el mérito musical, más allá de lo académico. Estuve 16 años en Estados Unidos. Viajaba tanto que decidí no tener casa. No tenía sentido pagar renta si no iba a estar nunca. Alquilaba un espacio. Pasé 11 años en Nueva York”, vuelve la partitura hacia los años mozos, en la Gran Manzana.

Y desemboca en este seis por ocho que es Venezuela: “El tercer hito es mi regreso en 2012. Como diría Pérez Bonalde, fue la vuelta a la patria. Suena mi nombre no necesariamente porque esté tocando, sino por “Guataca”, una plataforma para artistas. Hacemos conciertos todas las semanas. Estamos en NYC, Miami, Madrid, Barcelona. Ahora comenzamos en la UNIMET, una vez por mes. También en Trasnocho. Tenemos un festival llamado Caracas en Contratiempo”, elabora un resumen de sus más entrañables proyectos.  

Aquiles Báez se quita toda máscara, y dice la verdad descarnada: “Más que nada soy compositor. Tengo cerca de 500 canciones. Todos los días compongo algo. He hecho música para cine, tengo 7 largos y 20 cortos, documentales. He hecho música para teatro (30 obras). He compuesto para mis bandas y mis discos, con 80% de la música de mi autoría. ¿Alguna pieza más querida? Es más lo que le gusta a la gente. Hice una música en NYC con las 7 palabras de Cristo, es canto litúrgico. He hecho música contemporánea. El humor siempre me ha gustado, y lo uso en mis composiciones. Tengo una pieza que se llama “No te he compuesto ni siquiera el lavaplatos””, suelta una carcajada.  

Tremenda Guataca

Actualmente, desarrolla el proyecto “Guataca” para promover a los músicos venezolanos. Tiene un socio, Ernesto Rangel, que viene del mundo de las finanzas, y un gran equipo de trabajo. Tiene también un trío –con Adolfo Herrera y Gustavo Márquez-, y está terminando un disco. Además, 3 discos más en la cabeza que quiere realizar. El trío es de jazz pero con pensamiento rítmico, “los músicos fuera de Venezuela no son tan rítmicos, nosotros pensamos mucho en la influencia afro”.

“Estoy en un período en que quiero hacer lo que quiero. Desde hace rato hago música sin tanto cliché, me interesa menos la fama, y más tener propuestas más coherentes. Mi búsqueda no es llenar estadios, hago música para ser feliz internamente. Claro que hay que vivir de algo, pero la música es una necesidad de vida. Yo soy feliz tocando guitarra en mi casa, o componiendo”, despacha con aire distendido.

Báez quisiera dedicarse exclusivamente a componer. Pero con “Guataca” le tocó asumir un rol de gestor cultural, por la falta de espacio. “Estoy muy contento con lo que hemos logrado. El primer proyecto fue C4 Trío, y mira donde están. También Pacho Flores. No estoy vinculado directamente a la Movida Acústica Urbana, pero cuando arrancaron los apoyé bastante”, dice con orgullo.

“La gente que está haciendo rock en Venezuela no me llama mucho la atención. ´Sentimiento Muerto´ y Dermis Tatú son caminos estéticos que difieren de lo que yo hago, pero lo respeto. Estudié viola en el Sistema de Orquestas, pero digo que no soy del sistema, sino del parasistema, porque soy músico popular”, vuelve a sonreír.

Los músicos a la música

Consultamos a Aquiles Báez, sobre la realidad del país. “Una vez estaba con Simón Díaz, en 1996, y me dijo que me estaban buscando los políticos. Cada quien tiene que hacer lo que siente. Respeto a quien asume sus posturas, como Clara Rodríguez o Gabriela Montero, pero la cultura debería estar apartada de la polarización, porque a Miguel Cabrera no se le pregunta de qué partido es para batear”, hace una aguda metáfora.

Aquiles Báez da otro sorbo a su café con leche para rematar la entrevista: “Todo tiene su final, como diría Ismael Miranda. Pero creo que la música tiene un sentido de trascendencia que no va desde el ego. No sé si cuando muera la gente siga tocando mi música, uno no puede saber el destino de las cosas. Lo importante es ser feliz en vida con lo que uno ha realizado”.

¿Quién es Aquiles Báez?

Aquiles Báez es un compositor y guitarrista venezolano  nacido el 1 de marzo de 1964 en Caracas. Estudió en los conservatorios “Simón Bolívar” de Caracas, Nueva Inglaterra y el Berklee College of Music, ambos en Boston, Massachusetts. Ha grabado con reconocidos artistas venezolanos y extranjeros, como “Serenata Guayanesa”, Paquito D'Rivera, Danilo Pérez, John Patitucci, Ilan Chester, Romero Lubambo, Fareed Haque, Simón Díaz, Solo Razaf, Marco Pereira, Huáscar Barradas, Oscar Stagnaro y “Ensamble Gurrufío”.

Ha hecho extensas giras por varios países de América, Europa y Asia, incluyendo presentaciones en el Lincoln Center de Nueva York (ciudad donde reside), el Keneddy Center de Washington, el Sydney Opera House de Australia, y el Teresa Carreño de Venezuela. Báez ha recibido numerosos premios por sus arreglos y composiciones en discos, cine y teatro, y ha trabajado para diversas instituciones de enseñanza en Europa y Estados Unidos.

http://www.venciclopedia.com

Por: Alejandro Ramírez Morón

Sección: 
Destacar artículo: 

"Debe ser agotador vivir en una sola pose"

Nieta de españoles, su abuela materna, Adelaida Torrente, llegó al país con una compañía de zarzuela para convertirse en una de las grandes figuras de la actuación, en los inicios de la TV en Venezuela.

Además, Daniela Alvarado es hija de dos de los más reconocidos intérpretes de Venezuela, Daniel Alvarado y Carmen Julia Álvarez; sin embargo, “Danielita”, como la reconoce la mayoría de sus admiradores, es una mujer profesional y talentosa, que se ha ganado, con trabajo y disciplina, un amplio reconocimiento como artista en la TV, el cine y el teatro. No le debe nada a su ADN.

Desde pequeña, la actriz se inició en el ballet clásico, para luego pasar al grupo de baile infantil “Los MiniPops”. Cuando las cámaras de televisión la enfocaron, comenzó una relación de esas que duran para siempre, ya que sus retos como actriz, empezaron desde su infancia.

Su primera participación en la pantalla chica fue en una serie infantil llamada “Ada”. Posteriormente, actuó en un buen número de producciones, sobre todo en la época dorada de la telenovela venezolana. Dramáticos como “La Revancha”, “La Mujer Prohibida”,El Paseo de la Gracia de Dios”,Amores de Fin de Siglo”, “Juana La Virgen”, “Voltea Pa’ que te Enamores”, “Mi Ex Me Tiene Ganas”, y “A Puro Corazón”, forman parte de su prolífica carrera en televisión.

“Yo he hecho de todo… hasta circo”, comenta entre risas, y es que, efectivamente, también actuó en el “Circo Cómplice” y en el de “Los Hermanos Valentino”. Parece contar con más experiencia que años, porque Daniela Alvarado acumula alrededor de 18 telenovelas, más de una decena de películas y un extenso trabajo en teatro.

El cine es una de sus pasiones. Con solo cinco años, debutó de la mano de su padre en “Macu, la Mujer del Policía”. En su filmografía, destacan “Punto y Raya”, “Una Abuela Virgen” y “Azul y No Tan Rosa”, película ganadora del Premio Goya. Confiesa que haber vivido la experiencia de estar presente cuando anunciaron el galardón, fue algo que marcó su vida.

Su norte, en este momento, es la internacionalización, tanto en la actuación como en los estudios para seguir creciendo.

ACTRIZ Y DIRECTORA

Los cuatro años que lleva fuera de la pantalla chica, le han brindado la oportunidad de viajar para indagar sobre opciones para continuar su preparación, así como apostar por propuestas de proyección internacional.

Pero, también, ese distanciamiento la ha mantenido más cerca del teatro. Actualmente está entregada a las tablas como actriz y directora. “Llegué a la dirección de teatro por curiosidad, como amante de lo estético y de la puesta en escena, pero confieso que debo quitarme la maña de esperar que el actor diga el parlamento como yo quiero”, suelta una carcajada.

En cuanto a cómo percibe la movida teatral en el país, comenta que le parece que ha avanzado mucho en más espacios, mejores propuestas, e incluso la madurez del público.

Sin embargo, subraya que las restricciones energéticas para las salas de teatro atentan contra la carrera del actor. “Quiero vivir de mi trabajo, y se está haciendo cada vez más cuesta arriba. Tanta adversidad va secando la creatividad, a veces la cabeza no te da ni para hacer un arroz”.

¿Actriz o directora? “Las dos, la actuación ha sido mi vida, pero he descubierto que me apasiona la dirección, y las puedo llevar en paralelo”.

Adicionalmente, Daniela Alvarado imparte clases de actuación, apuesta por el talento nuevo, fresco, y a la formación de los jóvenes. “Quiero que lean, que se preparen, que monten obras importantes, que sientan lo que es la actuación. Hace poco le pregunté a un ´chamo´ qué fue lo último que leyó y me dijo que un mensaje de WhatsApp… después nos quejamos de cómo estamos”.

GENUINA, CERO POSES

“Siempre me he esforzado por mantener mi honestidad, sin dañar a terceros. Además soy fiel creyente de que todo se devuelve”, apunta. Está convencida de que esa es la razón por la cual se ha ganado el cariño y el respeto de la gente. “Debe ser agotador vivir en una sola pose, no puedo con eso”.

Confiesa que adora dormir, ver series en televisión y películas. “Siempre estoy leyendo un libro… el de ahorita es ´La Chica del Tren´, de Paula Hawkins”.

Entre sus directores de cine favoritos, menciona a Darren Aronofsky, Quentin Tarantino, Alejandro González Iñárritu, el mexicano doble ganador del Oscar, y Lars Von Trier.

En su larga carrera ha tenido que hacer desnudos parciales y completos, sin que le generen ninguna preocupación, pero sí le parecen más complicadas y retadoras las escenas de conflicto o violencia.

Daniela Alvarado luce como una persona abierta y descomplicada. Habla sin tapujos de temas como su peso. “Cuando tú aceptas y valoras quién eres físicamente, el mundo te va a querer, y eso es algo que me ha faltado. Todos tenemos miedos e inseguridades, eso nos hace humanos y auténticos”, confiesa.

SU FAMILIA Y SUS SUEÑOS

Daniela tiene seis hermanos y es tía de seis sobrinos, por quienes confiesa una absoluta devoción.

Agrega con vehemencia que “quiero ser madre, es algo que siempre he anhelado”; sin embargo, confiesa que no ha sido muy afortunada en cuestiones del corazón y agrega, entre risas, “estoy convencida de que el hombre de mi vida, no vive en este país”.

¿Con qué sueña Daniela Alvarado? Una respuesta inmediata, genuina y con ese brillo en los ojos que sólo tienen los niños cuando escriben su carta al “Niño Jesús”, irrumpe: “Volver a Venezuela llena de galardones internacionales, con un montón de dinero. Convocaría a todos los actores y directores que no tienen trabajo, y les entregaría obras. Hay trabajar mucho para que haya mejores puestas en escena, más creatividad, mayor competencia, más empleo, más gente divirtiéndose y aprendiendo”.

También confiesa que quisiera comprarle una casa en la playa a su padre, donde le llegue todo y no tenga que trabajar, sino por placer, y también llevarlo a Israel, para visitar la tumba de Jesucristo. Quiere llevar a su madre a Egipto para contemplar con ella las pirámides.

Y, por supuesto, quiere hacer más cine venezolano. “He tenido la oportunidad actuar con directores de larga trayectoria y ahora me gustaría probar bajo la dirección de los jóvenes talentos, como Marcel Rasquin, César Oropeza y Daniel Durán”, concluye sonriente.

Por: Alida Vergara Jurado

Sección: 
Destacar artículo: 

" Mi prioridad es que Aserca Airlines se consolide en el mercado internacional, manteniendo el liderazgo nacional"

La estrategia de crecimiento del Grupo Cóndor hizo necesario que hubiera un relevo en la Presidencia Ejecutiva de Aserca Airlines, y como suele ocurrir en las organizaciones consolidadas el liderazgo no se busca fuera de la casa, porque se cuenta internamente con el capital humano necesario para asumir los retos de cada nueva etapa.

De manera que la línea aérea escogió a uno de sus ejecutivos más experimentados, con 35 años de carrera en la industria aeronáutica, y que, además, conoce el negocio en todos sus eslabones, para ocupar la más alta responsabilidad en la compañía. Se trata del Sr. Luis Herrera, quien viene de dirigir el Centro de Formación Aeronáutica -CEFA “Los Cóndores”-, donde se forman los tripulantes de cabina y despachadores de vuelo, personal estratégico para garantizar un servicio de alta calidad a los pasajeros.

Herrera recibió a la revista CÓNDOR a los pocos días de su designación para hablar sobre sus expectativas y planes al frente de Aserca Airlines.

Señala que su prioridad será el entrenamiento y la capacitación de todo el personal, y aclara que aspira tener el tiempo para seguir con su labor de instructor, porque esa actividad garantiza un contacto directo con todo el personal y una relación más eficiente con todas las áreas.

“La base fundamental para el desarrollo de una industria como la nuestra es el entrenamiento, la preparación para mejorar las operaciones, sobre todo en las áreas técnicas. Quiero seguir siendo instructor, porque eso permite romper con los paradigmas tradicionales del liderazgo, y vamos a dedicarle más tiempo a la calidad de nuestra instrucción”, subraya.

Herrera sostiene que promoverá programas de profesionalización del personal técnico, y una mayor aplicación de modelos de “coaching” para reforzar la calidad del estamento gerencial. Entiende que liderar con el ejemplo es clave. “Mucha gente en la empresa está contenta con mi nombramiento, no porque sea yo en particular, sino porque ven un ejemplo claro de que es posible ascender con trabajo y disciplina, desde abajo”.

Herrera se graduó de Técnico Aeronáutico, mención Despachador de Vuelo. Tiene una amplia formación académica en diferentes áreas de la industria, adquirida en instituciones especializadas de primer nivel en Venezuela y el exterior.

En el año 2000 lideró el proyecto del Centro de formación aeronáutica Los Cóndores. Luego asumió la Gerencia Técnica de la Aviación Corporativa Business Services. Lideró la Gerencia Técnica de SBA Airlines hasta el año 2009, cuando fue nombrado director de CEFA Los Cóndores

Al frente de la escuela aeronáutica CEFA “Los Cóndores” condujo el diseño y montaje del primer simulador de vuelo en América Latina, y ha dejado muy adelantada la instalación de un segundo simulador para prácticas de emergencia.

“Esta industria necesita innovación constante, en todos los ámbitos. La seguridad de las operaciones es un lineamiento esencial, por eso decidimos tener una infraestructura adecuada de capacitación para reducir los riesgos operativos de forma consistente”.

 

REFORZAR ITINERARIOS

Herrera deja muy claro que llega con una visión de continuidad. La estrategia de negocios de Aserca Airlines ha resultado en crecimiento, de manera que lo fundamental es potenciar esa expansión.

Sin embargo, “hay que poner el foco en el itinerario local, para fortalecer nuestras posibilidades de conexión entre nuestras rutas locales y las internacionales. Estamos comenzando a recuperar las pernoctas de aviones en aeropuertos del país para realizar vuelos, a primera hora de la mañana, que garanticen las conexiones con nuestras rutas internacionales, así como con las de nuestra aliada estratégica, SBA Airlines. Ya hay aviones que pernoctan en Valencia, Barquisimeto, Maracaibo y Puerto Ordaz y, cuando logremos ampliar la flota, vamos a pernoctar en Barcelona y en otra estación que estamos evaluando”.

Igualmente, “vamos a ampliar las frecuencias para República Dominicana, vamos a abrir Curazao y ya volamos a Aruba. Esto nos garantiza un liderazgo claro en las rutas del Caribe. Estamos analizando el destino de Trinidad-Tobago y, en un futuro –espero que no muy lejano-, vamos a entrar en mercados en Sudamérica, comenzando por Manaos, que es el destino más cercano que tenemos desde Puerto Ordaz”.

 

LOS PROPÓSITOS

Para Luis Herrera, presidente ejecutivo de Aserca Airlines, su reto es mayor porque toma las riendas de una empresa que ya es líder de mercado, por lo que mantener esa posición reclama más esfuerzo, constancia, ingenio, disciplina y preparación. “Si pienso en las áreas que quiero reforzar, ya he hablado del entrenamiento, pero también es importante impulsar aún más la calidad del servicio, la fortaleza institucional y la labor social”, enfatiza.

“La calidad de servicio ha mejorado, sigue mejorando y se debe mejorar permanentemente. Aquí es clave, también, el entrenamiento del personal. Hay que introducir mejoras en los servicios de gastronomía y fortalecer nuestras promociones en días especiales del año, para que los pasajeros sean más leales, a través de un servicio con más beneficios concretos para ellos”, pone en claro.

El ejecutivo es consciente de que debe hacer especial énfasis en el mantenimiento de la flota y hacer todos los esfuerzos para lograr su ampliación. “La verdad es que tenemos la flota más moderna del mercado, y eso está certificado, por lo que no nos planteamos un cambio estructural, sino incrementar el número de aviones para soportar nuestros plantes de proyección en el Caribe, e incrementar nuestra presencia internacional”.

Sobre lo social, Herrera apunta que su idea es causar el mayor impacto social posible con la estrategia de alianzas que lleva a cabo Alas Solidarias y, además, hacer que los pasajeros entiendan que, cuando compran un boleto, no solo generan ganancias a una empresa, sino que contribuyen específicamente con sectores socialmente vulnerables.

“Hay mucho que aportar, tanto dentro de Aserca Airlines como hacia la sociedad. Nuestros trabajadores, por ejemplo,  tienen planes de becas para que se preparen ellos y sus hijos. Es importante que la caridad entre por casa, y demos a nuestros colaboradores y sus familias más oportunidades de crecer. Asimismo, me parece muy importante apoyar a la población infantil hospitalizada y ampliar tanto como sea posible el trabajo con temas como el embarazo adolescente”, apunta.

 

MANO A MANO

El presidente ejecutivo de Aserca Airlines, Luis Herrera, llega al cargo con la visión estratégica de trabajar de manera más integrada en la alianza con SBA Airlines. “Pienso que tenemos fortalezas integradas que debemos potenciar al máximo, especialmente en materia de itinerarios, y debemos trabajar como un equipo, perfectamente integrados. Uno de mis objetivos es potenciar las sinergias con SBA Airlines”.

Luis Herrera señala que la Presidencia Ejecutiva de Aserca Airlines es la culminación de una larga trayectoria en la aeronáutica, y una responsabilidad que asume con vocación de trabajo, clara consciencia y humildad.

Por: Armando J. Pernía

Sección: 
Destacar artículo: 

Profundo en Los Roques

“Desde que estoy radicado en Bonaire, no he vuelto a Los Roques. Pero he ido allí unas 10 veces. Cada una de esas ocasiones tiene algo especial. En una ocasión hice unas fotos bellísimas nocturnas del faro y del aeropuerto. En otra oportunidad, unas fotos espectaculares de estrellas marinas”, toma aire con fuerza, y se sumerge en el mar de su historia, el apneista venezolano, Carlos Coste, primer ser humano en romper la barrera de los 100 metros de profundidad a pulmón en una modalidad no asistida.

Carlos Coste emigró hace casi dos años a la isla de Bonaire, donde echó a andar una escuela de buceo libre en la que dicta clases y ofrece equipos profesionales para la apnea en sus diferentes modalidades.

El año pasado participó en el “Deepsea Challenge 2015” en Bonaire, en el cual intentó superar el récord mundial de 145 metros de profundidad en la modalidad de peso variable, pero se quedó en los 126 y regresó a la superficie.

Los Roques –dice- es ideal para buceo contacto y de pulmón. Un arrecife con mucha vida bajo el agua. No hay calles asfaltadas. No es algo masivo, lleno de gente. En cada una de esas 10 visitas a Los Roques se ha alojado en distintas posadas.

La primera vez que fue recibió el Año Nuevo en una carpa, con su esposa Gaby Contreras. Fue la única vez, porque todas las demás se ha quedado en posadas.

Champagne y Marley

“En Los Roques he comido la mejor langosta y todo tipo de pescados. Tengo que evitar la ingesta de alcohol cuando me toca competencia, inmersión o entrenamiento. Pero, cuando recibimos el Año Nuevo, tomamos un champagne muy bueno. Luego, siempre hemos tomado una copa de vino en Los Roques. ¿Qué música asocio con este lugar? Tal vez el músico y DJ estadounidense, Moby, y también el jamaiquino Bob Marley”, expone el atleta.

Desde niño mostró gran magnetismo hacia el mar. A los 10 años, aprendió a nadar en la escuela de la CANTV en La Rinconada. Desde los 14 años arrancó con el surf. Hizo estudios de Ingeniería Mecánica en la UCV, y entonces se adentró en los deportes acuáticos. Llegó hasta el mar a través de varias disciplinas: rugby, escalada, natación y judo, en el cual incluso llegó a competir con éxito.

Carlos Coste relata lo que le pasa con Los Roques, qué es lo que más le gusta de estar allá: “Es muy especial el contacto con la arena, siempre ando descalzo en Los Roques.

Y cuando uno deja el cayo donde están las posadas, y va a los otros, hay mucha más arena. No hay carros, ni demasiada gente. Espero que el parque marítimo se esté manteniendo. Es uno de los criaderos de tiburones más importante del mundo y hay que protegerlos, porque están en extinción. No puede haber pesca comercial en Los Roques, es un lugar muy frágil”, lanza una advertencia.

En 1998, Coste logró el record nacional de apnea. En 1999 ya había acuñado importantes marcas, que en relación con las internacionales eran muy competitivas, por lo cual decidió lanzarse al ruedo internacional.

En 2000, de la mano de la Selección Nacional de Apnea participó en una competencia en Niza (Francia), en la cual el equipo local quedó en tercer lugar, entre 27 países.

Coste ofrece más recomendaciones para mantener a Los Roques como el prodigio natural que hasta ahora ha sido. “También hay que limitar la cantidad de gente. No es un sitio para turismo masivo. Mis alumnos de Bonaire vienen hablando maravillas de Los Roques. Hace poco, unos australianos lo describieron como lo mejor del mundo”, celebra el también buzo, quien fue un niño muy inquieto, llamado por su familia “Carlos Angustia” o “Carlos Disgusto”, porque era muy travieso.

El “Aquaman” criollo

Conocido popularmente como el “Aquaman” criollo, Carlos Coste sostiene que “las veces que he ido a Los Roques, ha sido a trabajar –grabar un comercial, dictar un curso, etcétera-, no de vacaciones. Pero los lugares que más me gustan de Los Roques están bajo la superficie marítima, hacia la Barrera Sur. Es una de las cosas más bellas del planeta. Otro punto maravilloso queda en La Piedra de la Guasa. La gente que vive en Los Roques es estupenda. Allá están los hermanos Morata, y mi amigo Ricardo, en Cima Honda. Hay que apoyar a toda esa gente con más educación”, remarca el deportista.  

A punto de sacar la cabeza del fondo del mar de su gran viaje a Los Roques, Coste ofrece un último punto de vista: “No podría decir que Los Roques sea el mejor lugar de playa del país, necesariamente, porque hay otras locaciones muy bellas, como Mochima o Paria. Pero es verdad que Los Roques es parte de lo más bello de Venezuela, es un tipo de playa arrecifal. ¿Con qué palabra resumiría a Los Roques? Muy sencillo: arrecife”, sale del agua, y llega a puerto seguro.

EL VIAJE HACIA LAS PROFUNDIDADES

Siempre en contacto con la naturaleza y en la búsqueda de algún deporte que practicar, le gustaba correr olas en su adolescencia. En 1997, comenzó el curso de submarinismo (Club CASA UCV) en la Universidad y se sintió tan atraído por el buceo a pulmón y la pesca submarina que dejó completamente el judo para dedicarse a estos dos deportes.

En 1999, tuvo que decidirse entre “la pesca o la apnea” y tomó la decisión de dedicarse deportivamente al buceo a pulmón.

En 2000, junto con un grupo de compañeros formó la primera Selección Nacional de Apnea en Venezuela y compitió por primera vez a la Copa Mundial por Equipos organizada por AIDA (Asociación Internacional para el Desarrollo de la Apnea), en Niza- Francia. Quedó en tercer lugar para sorpresa del resto de los países.

El siguiente año volvió a competir en el Campeonato Mundial por equipos, pero descalificaron a uno de sus compañeros y tuvo que conformarse con un décimo primer lugar.

Carlos Coste decidió entrenar individualmente y se planteó batir un record mundial en su propio país. En octubre de 2002, en la bahía de Puerto Cruz (estado Vargas), durante su primer evento, llamado “Reto en el Abismo”, este empecinado y disciplinado atleta sacó del anonimato a este deporte en Venezuela, al lograr no uno, sino dos récords mundiales en las modalidades de Inmersión Libre (-93m) y Peso Constante (-90m), en menos de una semana.

A partir de ese momento, comenzó la carrera ascendente de Coste, cuya trayectoria ha sido particularmente exitosa, porque cada año logró batir récords en las diferentes modalidades de profundidad del buceo a pulmón.

Fuente: http://www.carloscoste.com

Por: Alejandro Ramírez Morón

Sección: 
Destacar artículo: 

"Mi secreto es no mostrarme perfecta"

“@SoySaludable” es un programa de salud y bienestar que responde a una necesidad, modificar de manera efectiva los hábitos de vida de las personas con sobrepeso, obesidad y factores de riesgo. La meta es alcanzar un estilo de vida más saludable.

La mujer detrás de esta iniciativa de éxito internacional, es Samar Yorde, una venezolana, médico especialista en Salud Pública, certificada en Medicina de Obesidad. Además es locutora profesional, escritora, conferencista y facilitadora de aprendizaje.

Yorde ha llegado a convertirse en una gran motivadora, “influencer” y “media personality”.

LA OBESIDAD FUE EL DETONANTE

Yorde comenta que este emprendimiento surgió años atrás, a través de su experiencia personal que la llevó a comprender el daño que pueden causar los ciclos destructivos de la ansiedad, la obesidad y sus enfermedades asociadas en la vida de las personas.

“Vengo del infierno de la obesidad. He sufrido en carne propia la lucha con los pantalones, el peso y la celulitis, el odio al espejo, el llanto silencioso encerrada por no soportar las burlas y comentarios pesados que hacían las personas a mi alrededor”. Y a esa lucha, Yorde suma las duras tareas que desempeñan las mujeres como madres, profesionales y trabajadoras.

Pasó por subir y bajar de peso. Se paseó por dietas, pastillas, promesas y visitó todos los gimnasios de moda, luchando por verse cada vez mejor.

Sin embargo, la vida le ha demostrado que las “cosas no tan buenas”, son para nuestro bien.

“Haber sufrido la obesidad me ha dado una visión mucho más amplia acerca de este problema. Es una lucha constante entre las emociones y la razón, entre comerse ese chocolate que llena un vacío emocional, en lugar de salir a correr, que sería una opción mucho mejor”.

Así surge www.soysaludable.com, como un camino de transformación, crecimiento físico y emocional con el propósito de liberarse. Descubrió que su profesión le proporciona herramientas para ayudar a muchas de personas agobiadas por los malos hábitos de vida, el sedentarismo y la manipulación comercial de la salud. Y decidió influir sus vidas de manera positiva.

ASESORÍA MÉDICA 2.0

Van cinco años, desde que Samar Yorde transformó su pasión por vivir más y mejor en lo que hoy es @SoySaludable, una plataforma de comunicación y servicios médicos que aporta consejos, información científica y motivación. Es una opción para lograr un peso saludable y una vida feliz, productiva, prolongada y llena de energía.

El éxito de este emprendimiento y del manejo de sus redes sociales, podría pensarse que va de la mano de una gran corporación o de algún “gurú” 2.0, pero no es así. Samar Yorde maneja sus redes prácticamente sola y de manera orgánica.

“Cuento con una editora de contenido para la página soysaludable.com, un asesor de mercadeo digital y una coordinadora de mercadeo. El contenido lo genero yo, pero también cuento con un grupo de colaboradores que aportan artículos a la página. Todos profesionales de la salud”.

Sus pacientes llegan a ella a través de las redes sociales. Su reto, como médico, es hacer uso de las nuevas tecnologías para difundir información válida, pero también para atraer a las consultas a aquellos pacientes que requieran información y tratamiento.

“Quien no hable en las redes termina siendo invisible en la fiesta, y muchas veces eclipsado por charlatanes”.

El médico que informa y genera contenidos es bien visto porque el público lo percibe como actualizado, generoso y socialmente responsable, en contraposición con la estigmatizada figura del médico “pesetero” que sólo habla cuando le pagan.

A la larga, la proyección mediática y el buen uso de las redes sociales redunda en una mayor afluencia de pacientes que verán en ese médico comunicador un guía, un amigo y un profesional generoso en conocimientos. De manera que, cuando acuden a su consulta privada, la confianza es mucho mayor, dice.

La combinación de la información científica con la parte humana es su mayor éxito en Twitter. “A la gente no le gusta sentir que siguen a una máquina generadora de tweets. Lo importante es ser auténticos y crear empatía con los seguidores. Es una cuenta de salud y bienestar, pero no es aburrida”.

Yorde comenta que la mayoría de la gente del mundo real no busca exclusivamente un abdomen definido o unas piernas de acero, lo que realmente busca es sentirse feliz, sana, fuerte, ligera, ágil, joven, además de gozar de una vida saludable, productiva, larga y llena de energía.

Como parte esencial de “ser saludable” está, también, el bienestar emocional, “por ello hay que comer lo que nos gusta, incluyendo esas platos altos en calorías de vez en cuando”.

La clave del éxito de su plataforma radica en que la imagen de Samar Yorde se parece a la mayoría de las personas. “A las que deben cuidarse todo el tiempo para mantener el peso y la salud, que comen un postre en la madrugada cuando están despechadas; chocolates cuando se enamoran o cuando están tristes; y trabajan duro para subsistir, cumpliendo un horario mientras tienen que preparar comida para sus familias, sin tiempo para cocinar o hacer ejercicios. Ahí está el éxito, en no mostrarme perfecta”.

LA MEJOR VERSIÓN DE NOSOTROS MISMOS

Un cuerpo sano y una mente serena deben ser prioridad en la vida. “Esa es una de las cosas que más me costó́ aprender”. A veces, por querer abarcar mucho, atender todo lo “urgente”, nos colocamos en último lugar, lo cual es un grave error.

Yorde explica la importancia de no descuidar la alimentación, no volverse sedentarios, de no padecer estrés excesivo, y no abandonarse. Siempre llega   una enfermedad grave que nos recuerda que hay que mantenerse en el camino de la salud.

A su juicio, las herramientas fundamentales para alcanzar y mantener un peso saludable son:

  • Comer sanamente 90% del tiempo.
  • Hacer actividad física de forma regular.
  • Controlar la ansiedad.
  • Mantener la motivación. “Aunque parezca una tontería, o un lugar común, lo cierto es que en la sencillez de esta idea, radica el secreto de la salud y la fuerza”.

En Venezuela se pueden conseguir casi todos los vegetales y frutas, granos, plátano, papa, avena, huevos y pescados. Con estos grupos de alimentos se puede llevar una alimentación saludable y balanceada.

Yorde enfatiza la importancia de limitar la ingesta de alimentos procesados, porque mientras más natural sea la alimentación, es mucho mejor para lograr un cuerpo sano, fuerte y saludable.

“En SoySaludable.com les decimos como hacerlo, pero nuestros consejos jamás sustituirán las recomendaciones de los profesionales de la salud, porque cada quien debe tener un plan de acción individual y personalizado”, subraya la especialista.

La autora de los libros “SoySaludable en la cocina” y “SoySaludable: transforma tu cuerpo”, también es TV Host de Univisión, en el segmento semanal de cocina saludable de “Despierta América”.

También es la creadora de una de las más grandes y exitosas comunidades digitales con más de 1.230.000 seguidores, distribuidos en 780.000 en Instagram; 326.000 en Twitter; 112.000 en Facebook, y 10.000 en su canal de Youtube, al cierre de 2015.

Por: Alida Vergara Jurado

Sección: 
Destacar artículo: 

Páginas