Lugares

Una hipérbole llamada Maracaibo

Decir Maracaibo es nombrar una historia de 485 años, una ciudad hecha de excesos: de sol, de calor, de color, de comidas, de música, de humor. Dominada por un paisaje lacustre que determina su fisonomía de ciudad portuaria y petrolera, Maracaibo se construyó en los extremos: en la frontera occidental del país, a pocas horas por carretera de Colombia, es también el cruce no siempre armónico entre la cultura tradicional y la pujanza modernizadora. 

Eje financiero, portuario y económico del occidente venezolano, Maracaibo es la segunda ciudad más importante del país y en su extensión de 557 km2 concentra una población de más de dos millones de personas en su área urbana, compuesta por los municipios Maracaibo y San Francisco. 

El Lago, barrera y puente 

Dentro del Lago de Maracaibo, con sus 12.870 km2, cabrían juntos el Distrito Capital y elestado Miranda. Lo alimentan diversos ríos, entre los cuales destaca el Catatumbo, el más grande de sus afluentes y cuyo relámpago incesante puede verse a kilómetros de distancia y es símbolo de la bandera y el escudo del estado Zulia.

La actividad portuaria hizo de Maracaibo paso obligado en el siglo XIX para la exportación de productos manufacturados y agrícolas de los andes venezolanos y de Colombia, lo que le permitió alcanzar un perfil próspero, dispuesto a los avances modernizadores, y abierto a las corrientes culturales de Europa desde donde también llegaron comerciantes provenientes de Alemania, Holanda y Francia.

La ciudad estrenó antes que el resto del país la primera planta de energía eléctrica en 1881; el primer banco, el Banco de Maracaibo en 1883, en actividad durante un siglo; la primera revista que publicó fotografías y fotograbados, El Zulia Ilustrado (1888-1891), antecesora de El Cojo Ilustrado (1892-1915); la primera fábrica de cervezas, Cervecería Zulia (1896). Otro evento pionero: la primera proyección cinematográfica en el país, el 11 de julio de 1896, y el estreno en el Teatro Baralt, el 28 de enero del año siguiente, de las cintas Célebre especialista sacando muelas en el Gran Hotel Europa y Muchachas bañándose en la laguna de Maracaibo.

“Maracaibo y el Zulia se pensaban lejos del país, con una conciencia de insularidad muy marcada, y muy desconfiada del centralismo caraqueño”, escribió el historiador Ángel Lombardi en 1998. De esa suerte de aislamiento, también quedaron las formas particulares del habla: el voseo ancló en el decir familiar y cotidiano de una región donde esta particularidad va unida a su vez a expresiones llenas de figuras retóricas: metáforas,hipérboles, ironías, así como sobrenombres y juegos de palabras que llenan de colores, de chispa, el decir maracaibero.

La riqueza y el potencial petrolero descubiertos en el Lago y su cuenca a comienzos del siglo XX, convirtió al país en uno de los principales productores de hidrocarburos en el mundo. A partir de 1962 el puente General Rafael Urdaneta y sus 134 pilas de hormigón armado unieron los 8.6 kilómetros de distancia que separaban, en su porción más angosta, la costa occidental y oriental del Lago de Maracaibo. Esta obra, que se ubica entre los puentes más largos del mundo, también hizo posible la comunicación terrestre con el resto del país.

 

“Así es Maracaibo, señor turista”

Actualmente Maracaibo y sus sitios emblemáticos ofrecen el cruce entre las historias del pasado y el ruidoso tráfago del presente. Alrededor de la Plaza Bolívar están el Palacio de Gobierno, conocido también como Palacio de las Águilas o de los Cóndores, en referencia a las dos aves de bronce que coronan las esquinas de sus techos; el Palacio Legislativo, construcción de finales del siglo XIX, y la Casa de la Capitulación construida en la Colonia y donde se firmó la rendición del Capitán General Francisco Tomás Morales, luego de la derrota en la Batalla Naval del Lago, el 24 de julio de 1823.

Al cruzar se encuentra el Teatro Baralt, el primero que tuvo la ciudad y en cuyo techo lucen las pinturas que Antonio Angulo realizó en 1932 en estilo art decó, aunque algunos críticos de arte las consideran el anticipo del arte abstracto venezolano. El nombre del teatro, un homenaje al insigne escritor zuliano Rafael María Baralt (1810-1860), el primer hispanoamericano miembro de la Real Academia Española (RAE), también le da el nombre a la antigua zona comercial de Maracaibo en la que destacan edificaciones como la Botica Nueva, que además de servir de espacio para la primera farmacia de la ciudad, fue su edificio más alto en 1925, con sus cuatro pisos, ascensor y su entrada con dos atlantes de mármol traídos de Italia.

Igualmente en la Plaza Baralt y mirando al malecón se ubica el Centro de Arte Lía Bermúdez (CAM), ubicado en el edificio que data de los años 30 del siglo XX, con una estructura de hierro importada de Inglaterra y donde funcionó antiguamente el mercado municipal.

“Chinita de Maracaibo”

Una referencia ineludible en la ciudad es el conjunto que actualmente conforman la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá y San Juan de Dios, y el Monumento de la Virgen. La devoción por la Virgen, llamada afectuosamente por su pueblo “La Chinita”, está asociada a la zulianidad y a la historia misma de Maracaibo. Erigida en lo que fue una ermita del siglo XVII dedicada a San Juan de Dios, la Basílica resguarda la venerada imagen, cuya milagrosa aparición el 18 de noviembre de 1709, es recordada cada año en un ritual religioso y festivo por una multitud fervorosa que le rinde honores, vítores y gaitas, una celebración que se prolonga en las festividades de “La Feria de La Chinita”.

Como continuación de las escalinatas de acceso al templo, se despliega en línea recta el Monumento y la Plaza de la Virgen de Chiquinquirá. Construido a comienzos de este siglo en parte de lo que fue el Paseo Ciencias, este espacio de 13 mil metros cuadrados de área posee un conjunto de fuentes, estatuas y una imagen de la Virgen de 15 metros de altura. 

Cerca se encuentra la calle Carabobo o Calle de la Tradiciónv en la que todavía se pueden encontrar algunas viviendas con la arquitectura típica: casas con techos de dos aguas, tejas holandesas, puertas y ventanas tan altas como sus paredes, adornadas por colores intensos, mamposterías y gárgolas. Otro ejemplo de esa sabiduría constructiva y del colorido de las antiguas casas de Maracaibo es el famoso barrio de Santa Lucía, conocido popularmente como “El Empedrao”. Ubicado en el amplio sector comprendido entre las avenidas El Milagro y Bella Vista, todavía palpitan allí formas de e ncuentro comunitario que hacen de la calle un verdadero ámbito para la conversa y la fiesta.

En el centro de Maracaibo están la iglesia de Santa Bárbara, de estilo neogótico; así como construcciones de la época colonial como la Catedral, iglesia de San Pedro y San Pablo, que data de 1610 y donde reposan reliquias como el Cristo Negro de Gibraltar, y la capilla de Santa Ana, con su decoración estilo mudéjar, erigida al lado del Hospital Central Dr. Urquinaona, el más antiguo de la ciudad.

A orillas del Lago se encuentran servicios turísticos y recreativos como el muy concurrido Parque Vereda del Lago, un complejo de canchas deportivas y caminerías para la práctica de diversos deportes al aire libre y con una privilegiada vista al Puente, el Complejo petroquímico y los Puertos de Altagracia. Además, sirve de punto de salida del Tranvía de Maracaibo, un servicio de transporte con rutas y planes turísticos por diversas zonas de la ciudad. Más hacia el norte están la Plaza del Buen Maestro, que a comienzos de siglo XX sirvió de zona para los primeros vuelos de hidroaviones, y el Parque La Marina, construido en los años 70, con su mirador de 60 metros de altura.

Maracaibo es un cruce de sangres, tradiciones y rostros ancestrales: los Wayuú, la población indígena más numerosa del país; los Anú o paraujanos que habitan en comunidades de palafitos como Santa Rosa de Agua; los Yukpa, los Barí, etnias que han sido tan asimiladas como ignoradas y explotadas por el resto de la población. Sin embargo, esta presencia indígena, al igual que las colonias de emigrantes europeos y asiáticos, confieren un perfil multicultural a la ciudad.

De la permanencia y riqueza de la cultura wayuú destaca la colorida artesanía de vibrantes colores y belleza: tejidos, mantas y tapices que se exhiben y venden en el Mercado Artesanal de San Sebastián en la avenida El Milagro, y son muy apreciados por diseñadores nacionales y extranjeros.

El recorrido por Maracaibo no debería dejar por fuera el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, asentado en los terrenos de la Universidad del Zulia (LUZ), dedicado al estudio, preservación y difusión de las artes plásticas de la región y del país. Y si se trata de historia y de figuras del procerato nacional, está el Museo Histórico General Rafael Urdaneta, levantado en 1945 en los terrenos de la casa natal de este héroe de la Independencia y último presidente de la Gran Colombia.

Pero la visita estaría incompleta si no se acompaña con una de las expresiones más peculiares y ricas de la ciudad: su gastronomía. Herencia de las tradiciones caseras y el aprovechamiento de los frutos y productos de la región zuliana, la cocina maracucha ofrece una amplia gama de dulcería y de platos típicos que llevaron al dramaturgo Isaac Chocrón a decir: “Si los maracuchos tienen su propia manera de hablar, también tienen su propia manera de comer”.

Por aire, por tierra, Maracaibo y el Lago ofrecen la desmesura de un paisaje natural y urbano que solo adquiere sentido cuando quien llega a la ciudad se encuentra con quienes la dotan de verdadera dimensión: su gente.

Por Moraima Guanipa

Sección: 
Destacar artículo: 

Puerto Ordaz: la ciudad de los dos ríos

Anclar en Puerto Ordaz es adentrarse en bucólicos paisajes que invitan a disfrutar de la naturaleza de manera armónica y serena. Caminar por los bellos parques Loefling, Cachamay y La Llovizna, es absorber la majestuosidad de los ríos Caroní y Orinoco.

La ciudad sirve como punto de partida para conectar con el delta del Orinoco, Canaima y los embalses de Guri y Caruachi, los cuales representan algunos de los tesoros turísticos que encierra Puerto Ordaz, al norte del estado Bolívar, y que junto a San Félix constituyen Ciudad Guayana, capital del municipio Caroní.

Puerto Ordaz emerge de la confluencia de los ríos más caudalosos de Venezuela, y fue concebida de manera planificada, con amplias calles y vías apartadas para parques y otros espacios de distracción, y una zona céntrica que reúne los principales malls y torres de oficinas bordeadas por zonas residenciales.

La ciudad cuenta con el Aeropuerto Internacional Manuel Carlos Piar, que a su vez sirve de enlace con los pequeños aeropuertos de la zona selvática del estado Bolívar. También con una autopista de circunvalación vía Ferrominera para proveer acceso directo a San Félix. Desde 2006, la inauguración del segundo puente sobre el río Orinoco permite un acceso más franco hacia el noreste del país.

Asimismo, el nuevo puente Orinokia estimula un importan te movimiento turístico entre Brasil y Margarita, con Puerto Ordaz como una parada ideal en el trayecto, facilitando además el acceso desde todo el oriente del país al Parque Nacional Canaima y a la Gran Sabana.

Para el descanso

Puerto Ordaz brinda al visitante variadas opciones a la hora de hospedarse por turismo, y también para realizar encuentros empresariales o de negocios. Entre las opciones más modernas está el Eurobuilding Hotel & Suites Guayana, con 144 habitaciones, ubicado en pleno centro de la ciudad, cerca del aeropuerto y lugares de interés como el Alta Vista Commercial Center; Las Banderas Square; Caranoco Golf Club y el Centro Total de Entretenimiento Cachamay Stadium.

Prácticamente al lado, el Hotel Eco Premium Plaza Merú ofrece 140 habitaciones, sauna, gimnasio y entre los servicios adicionales figuran una terraza/galería, asistencia turística y un supermercado.

Otros hoteles que esperan a los asiduos visitantes a Puerto Ordaz son: Posada Churum Meru, localizada en el Campo B; el Hotel Mara Inn en la Zona Industrial Unare II (anteriormente Best Western Mara Inn); Roraima Inn Express en la Carrera La Paragua; Hotel Rasil Puerto Ordaz y el Hotel Venetur Orinoco, que destaca por su espectacular vista hacia las caídas de agua del Caroní. Está ubicado en la avenida Guayana, Parque Punta Vista. Igualmente, la Dirección de Turismo de la alcaldía Caroní del estado Bolívar recomienda: Rocka Inn, Dora Inn, Howard Johnson, Embajador, Dos Ríos, Residencias Fenicia, Alojamiento Ejecutivo La Casona y Tepuy.

También hay disponibles numerosas posadas, entre las que se encuentran: Monte Roraima, Salto Ángel, Residencias Tore, Omelitas, Kaori, Alonga, Anita, Meru, Orinokia De Luxe, Doña Sofi y Norka.

A la hora de Comer

Para el paladar también hay deleite, ya que Ciudad Guayana destaca por los platillos típicosa base de pescados como lau-lau, zapoara y morocoto. También por el pelao de gallina, talkarí, jalea de mango, cristal de guayaba y mazapán a base de merey.

Los restaurantes de la región ofrecen gran variedad gastronómica entre comida criolla e internacional. Los más reconocidos son: El Fogón de Carlota, El Fogón de Chana, el Mercado de Puerto Ordaz, Tony Bar, Arepera el Budare Café, así como algunos restaurantes ubicados en las ferias de comida de los centros comerciales Orinokia Mall, Babilonia, AltaVista I y II.

Para conocer

A este destino guayanés puede llevar su traje de baño, porque aunque se trate de playas, cuenta con diversos balnearios a orillas del río Caroní entre los que se mencionan Playa Bonita y el Campamento Tierra Nueva.

Observar la confluencia de los ríos Orinoco y Caroní desde el Puente Angosturita es otro deleite para los sentidos, tanto mejor si el visitante elige navegar por sus aguas en catamarán.

En la Central Hidroeléctrica Antonio José de Sucre (Macagua II), el visitante podrá disfrutar de un paseo por el Ecomuseo del Caroní. Allí encontrará la plaza de Agua, quetiene una superficie escalonada en forma de abanico que presenta un aro de aguas con cascadas, bordeada por una zona vegetal con especies de roble, jacaranda y guatamare. También podrá caminar por la fuente de Energía y Vida, que es un paseo peatonal rodeado de áreas verdes y chorros de agua con una bella iluminación, que puede ser apreciada por los visitantes en horas nocturnas.

Otra interesante atracción turística lo representa, vía El Pao, la Misión Purísima Concepción del Caroní, de gran belleza arquitectónica que data del siglo XVIII y fue la casa rectorada de todas las misiones de Guayana.

También encontramos el Centro Total de Entrenamiento Cachamay, un estadio multipropósito, enclavado en terrenos con hermosos paisajes naturales delineados por el impetuoso río Caroní y las cascadas del Parque Cachamay.

La ciudad de Puerto Ordaz es privilegiada, ya que es además la sede y meta del Rally Náutico Internacional Nuestros Ríos Son Navegables, el más importante a nivel nacional y el más largo del mundo realizado en aguas dulces.

La región es además asiento de las empresas básicas nacionales: Alcasa, Venalum, Bauxilum, Carbonorca, Siderúrgica del Orinoco (SIDOR) y Ferrominera Orinoco.

Parques de asombroso encanto

Los parques urbanos del Caroní conformados por Loefling, Cachamay, La Llovizna y Punta Vista, representan el corazón de Puerto Ordaz y acogen cerca de 223 especies de fauna silvestre y una gran variedad de flora, que crean verdaderos bosques que hechizan.

El parque La Llovizna alberga en sus entrañas el sublime salto que le da nombre, serpenteado por caminerías, puentes y extensos jardines.

Cachamay, junto al parque Punta Vista, abarca 52 hectáreas que destacan por tener un bosque de árboles de gran altura, hermosos saltos de agua y el río Caroní en el horizonte, más traviesos monos capuchinos que acompañan al visitante en su recorrido.

El parque Loefling reúne la fauna propia de la región, más 857 variedades de plantas, descendientes en su mayoría de la operación rescate efectuada en Guri a mediados de 1968. Honra con su nombre al insigne botánico sueco Pedro Loefling, primer naturalista que se interesó en estudiar la flora y fauna guayanesa por el año 1754.

Para llegar a Puerto Ordaz

Es importante destacar que Ciudad Guayana se comunica con el norte de Brasil a través de 644 kilómetros de excelente carretera.

Desde el Aeropuerto Internacional Manuel Carlos Piar de

Ciudad Guayana, salen y llegan vuelos regulares hacia diferentes destinos nacionales, actualmente 5 aerolíneas operan desde este destino brindando al menos 147 vuelos nacionales y 7 internacionales.

Venezuela ofrece así en Ciudad Guayana una opción privilegiada a la hora de conocer un destino inmerso en la mágica energía de los ríos, y en la belleza cautivadora de su naturaleza.

Por: Carmen Domínguez Rincón

Sección: 
Destacar artículo: 

Viajes a las “ciudades” de libros

El gran viaje de la historiadora venezolana Inés Quintero, en realidad, son muchos viajes. Las bibliotecas, esas “ciudades de libros” como las llamó Borges en su Poema de los dones, son recintos que contienen, en sí, todos los destinos posibles. “Son sitios inagotables, vivos y en crecimiento permanente”, refiere Quintero.

“Para un historiador la investigación es un vicio, un placer, un frenesí. Cuando me conecto con un tema no es un trabajo ni una tarea, es un viaje que me apasiona y por eso me involucro”, describe la autora de El fabricante de peinetas, relato que recoge el último romance de María Antonia Bolívar, y cuya investigación requirió años de arduas pesquisas.

Sentadas en el café de la plaza Los Palos Grandes, Quintero se reclina en su silla y rememora la primera gran biblioteca que visitó, la del Congreso de Estados Unidos, fundada en 1800 y ubicada en Washington DC. En 1992, comenzando su carrera de investigación, obtuvo la beca Fulbright que le permitió trabajar durante 6 meses en la División Hispánica de la biblioteca.
“Toda investigación académica tiene un techo: cuando el libro o documento no está. Eso no ocurre en esta biblioteca porque los libros siempre están disponibles, y cuando no los tienen, los ubican y te los traen desde cualquier parte del mundo. Estar allí significó estar al alcance de toda la investigación planetaria. Es como pudo haber sido la antigua biblioteca de Alejandría”.

La monumentalidad de la biblioteca del Congreso estadounidense se evidencia en datos: su colección tiene más de 158 millones de ítems, entre los que están más de 36,8 millones de libros en 470 idiomas; 68,9 millones de manuscritos; la colección de libros raros más grande de Estados Unidos –más de 700.000 piezas-, que incluye una de las tres copias en perfecto estado de la Biblia de Gutenberg.

“Yo estuve en la División Hispánica, que es una sala muy cálida, pero cada día podía escoger en cuál sala sentarme a trabajar y me llevaban los libros hasta esa área, así disfruté de los distintos ambientes. La sección de libros raros es estremecedora. Imagínate ver las ediciones príncipe de cronistas de Indias como Juan de Castellanos. Es como entrar en una burbuja de tiempo”.

Quienes visiten Washington, apunta Quintero, se deben una visita a la biblioteca del Congreso porque es un edificio maravilloso y un destino turístico fascinante, no solo para investigadores.

 

Newton y Darwin como compañeros de viaje

En 2003 la historiadora tuvo la oportunidad de investigar durante 9 meses en la biblioteca Bodleiana –principal biblioteca de la Universidad de Oxford, Inglaterra-. Abierta al público desde 1602, es la más antigua prestando servicios ininterrumpidos. Su colección abarca más de 11 millones de libros y documentos impresos, y según su página web, cada 21 segundos alguien pide prestado uno de sus libros.

“Cada biblioteca es una mini ciudad: tiene sus propios códigos y hay que aprender a transitarla. Uno de los mayores placeres de viajar es pasear y perderse; yo con mucha frecuencia me topé con salas que no sabía que existían y así la fui descubriendo, pero lo más increíble era saber que por esas salas, a lo largo de 400 años, pasearon figuras como Newton, Halley y Darwin, por nombrar unas pocas”.

Quintero habla largo rato sobre la incomparable belleza de la bóveda de la Sala de Arte y al final admite, con picardía, que era una suerte que la biblioteca tuviera un horario de cierre; intuye que se hubiera quedado el día completo entre sus libros, de haber podido.

“Oxford es una ciudad cuyos principales atractivos tienen que ver con el conocimiento. Al terminar mi jornada, tenía una hermosa ciudad que recorrer. Era una combinación perfecta”.

Refiere Quintero que sus viajes siempre la llevan a conocer dos lugares en cada ciudad que visita: la biblioteca y el mercado público. Asegura que del primero disfruta en silencio de un viaje al pasado; en el segundo, se conecta con lo más bullicioso del presente: qué come, qué viste, de qué habla la gente hoy, ahora. El balance pareciera ser no solo lógico, sino necesario.

 

Sevilla, antes y después de las 4 p.m.

El Archivo General de Indias es el hogar de más de 43.000 legajos ubicados en ocho kilómetros lineales de estantería, y de más de 80 millones de páginas de documentos originales que registran tres siglos de historia de un continente.

“Visitar el Archivo es entrar en un túnel del tiempo. Allí realicé parte de mi investigación para el libro de María Antonia Bolívar: leí sus cartas. Es indescriptible el valor de documentos escritos de puño y letra. Ese contacto personal produce una emoción muy grande”.

Ningún gran viaje estaría completo sin un gran descubrimi

ento. “En una de mis

investigaciones pedí un legajo y encontré un sello de la

Real Cédula. Era una pieza que no estaba catalogada y que seguramente llevaba siglos sin ser vista. Igualmente encontré un pasquín original escrito a mano, en lápiz, por un esclavo que pedía su libertad”.

“Son emociones que no esperas pero que al encontrarlas, representan un contacto directo con la historia. Siempre voy dispuesta a descubrir”.

Como los mueve la misma pasión, es lógico que coincidan

en sus destinos preferidos.

Quintero recuerda con afecto las figuras con las que ha coincidido en las bibliotecas que ha visitado. “En el Archivo de Indias vi trabajar al hispanista inglés John Elliott. Fue muy emocionante”.

Eso así, aclara que las socializaciones no se llevan a cabo antes de las 4 p.m., después de todo, en la biblioteca cada investigador está en su propio viaje. “El Archivo lo cierran a las 4 de la tarde y Sevilla comienza a vivir después de esa hora”, afirma sonriente Quintero.

Esa vida sevillana que bulle al caer la tarde incluye experimentar la variada gastronomía local en incontables restaurantes; visitar hermosas basílicas; museos y teatros. Si se visita en Semana Santa, durante la Feria de abril o en Navidad, las alternativas de entretenimiento se multiplican.

 

El próximo viaje

Suspira y es evidente que la lista es larga, pero la selección dependerá de la investigación que esté realizando. Quintero habla con emoción de su descubrimiento más reciente: la biblioteca de Vasconcelos, en Ciudad de México. Inaugurada en 2006, posee una colección de más de 580.000 obras, y la edificación está catalogada entre las 10 bibliotecas más modernas del mundo.

“A diferencia de otras bibliotecas, de la Vasconcelos tiene estanterías abiertas, para que sus visitantes caminen entre los libros”. La estructura, compuesta por unas bóvedas transparentes que parecen flotar en una superposición infinita, es ciertamente sobrecogedora. Es el mismo Paraíso que se figuró Borges, pero en versión Matrix.

La historiadora, que cuenta con más de 8 libros en su haber, tiene claro qué tesoros quisiera encontrar en su próxima travesía. “Para mí, el tema de la correspondencia siempre ha sido muy grato de leer. Encontrar por ejemplo el diario de María Antonia Bolívar sería muy especial; me gustaría leer las palabras que yo imagino que pudo haber escrito. Son documentos ajenos a la relevancia del perfil público de la persona, narraciones que hablan del quehacer diario, de lo doméstico, de la historia de todos los días”.

Sonríe –Inés Quintero es pródiga en sonrisas-, y agrega que “en todas las ciudades, hay una biblioteca que nos está esperando”. Se cumplió aquello de cuando las cosas son verdad, porque ahí donde estábamos, sin ir muy lejos, nos encontrábamos bajo la sombra de una.

 

Por: Gitanjali Wolfermann

Sección: 
Destacar artículo: 

Aruba, la isla feliz del Caribe

Ubicada a 20 kilómetros de las costas venezolanas, en pleno corazón del mar Caribe, Aruba cautiva al visitante con sus bellas playas, casinos, alegre vida nocturna, rica gastronomía y una gran variedad de atractivos turísticos, además de una infraestructura hotelera que brinda más de 9.500 habitaciones. 

Entre sus novedades está un tranvía en el centro de la ciudad diseñado para poder apreciar los edificios históricos y conocer el Museo Arqueológico. Igualmente, como parte del proyecto de embellecimiento de la isla con un concepto ecológicamente sostenible, las personas encontrarán el parque lineal más largo del Caribe y la remodelación del centro de 

la ciudad, siguiendo un modelo de "crecimiento inteligente" para reducir la dependencia de los automóviles. 

El Aeropuerto Internacional “Reina Beatrix” ya comenzó a mostrar un nuevo rostro y, en materia de tecnología turística, la Guía Oficial de Viaje de Aruba (OATG) brinda una aplicación para teléfonos inteligentes que ofrece lo último en información para los turistas asiduos y potenciales. 

La aplicación permite acceder a información sin descarga de datos de los operadores de telefonía de su país, también puede verse off line por lo que puede consultarse en el avión antes de llegar a la isla. La aplicación permite compartir experiencias en Facebook y Twitter sin ningún costo adicional, por lo que fotos y comentarios se almacenan hasta que el usuario accede a su correo electrónico. 

Además cuenta con realidad aumentada, los usuarios pueden enfocar la cámara en una escena en particular y hará “pop-up”. OATG puede ser descargada gratuitamente desde el sitio web www.aruba.com, en inglés, español y portugués. 

Sabores en fusión 

La gastronomía arubiana brinda una amplia fusión de sabores en sus platos típicos, como las tortas fritas de masa de pan, conocidas como “Johnny cakes”, “Funchi” (polenta) y “Pan bati” (panqueca). También se pueden degustar la sopa de pescado (sopi di pisca) y el estofado de carne de vacuno (carni di baca stoba), pollo (Galina stoba) o de cabra (cabrito stoba), y keshi yena (queso gouda relleno con un guiso de pollo, carne cerdo con pasas y alcaparras). 

Los chefs arubianos explican que las combinaciones de sabores son picantes y dulces, como los presentes en el curry de cabra y el cordero, salsas picantes de frutas como la lechosa, conocidas como “papaya di pica”, que se utilizan para marinar la carne o el pescado junto con naranja o cáscara de limón. 

Más de 220 restaurantes ofrecen comida internacional y local entre los que se encuentran “Papiamento”, el favorito de la Reina Beatriz, que a su vez es un museo y cuenta con una buena bodega de vinos; “The Old Man and The Sea”, que ofrece comida internacional, pescados y mariscos; “Screaming Eagle Restaurant”, donde se come en camas; La “Trattoria El Faro Blanco”, ideal para contemplar el atardecer, “Zeerovers”, para degustar pescados y camarones fritos, son algunas de las más destacadas alternativas a la hora de comer y conocer lugares distintos. 

Hospedajes únicos 

Desde imponentes hoteles de ambiente cosmopolita hasta los de tipo más íntimo, Aruba brinda un amplio abanico de modalidades, como resorts, timeshare (tiempo compartido), All incluisive (todo incluido), solo adultos, aparto hoteles, casas para alquilar y centros de spa, todos bajo la cautivante atmósfera de relajación, calidad de servicio y la característica amabilidad del arubiano. 

Los más nuevos son el Hotel Riu Antillas, que junto al Brickell Bay y Renaissance Marina se manejan bajo el concepto de Solo Adultos. Para el mercado de lujo está The Ritz Carlton y se anuncia, para 2017, la apertura de un Hard Rock Hotel & Casino, que contará con 7 pisos y 310 habitaciones. 

Y para los que deseen una sensación de rejuvenecimiento, nada como vivir una experiencia en los spa de Aruba, con su originario aloe fresco para envolver el cuerpo y recuperar la serenidad perdida, en bellas instalaciones dotadas de lo último en masajes y tratamientos de 

belleza, como el Spa del Sol en el Hotel Manchebo al aire libre, al mejor estilo de Bali, o el placentero Zoia Spa del Hotel Hyatt Regency Aruba Resort. 

Para la familia y sobre todo para los más pequeños, el programa “Una Familia Feliz” ofrece a los menores de 12 años alojamientos y desayunos gratis, además de disfrutar de una serie de actividades recreativas exclusivamente pensadas para ellos con su pasaporte VIK (very important kid) aplicado en los hoteles participantes. 

No solo playas 

Aruba constituye no solo un destino de sol y mar, también brinda una amplia gama de atracciones turísticas, como la visita al parque Arinok, con bellos senderos que invitan a conocer la historia y a su vez la belleza natural. Las granjas de mariposas y de avestruces, así como el santuario de aves son otras alternativas para disfrutar de ambientes distintos que encantan a grandes y pequeños exploradores de la naturaleza. Tours por sitios históricos, culturales e industriales de la isla son otras interesantes opciones. 

Los amantes del golf, el tenis y las cabalgatas encontrarán su lugar en la isla; aunque por supuesto, los deportes más destacados son los acuáticos, como la pesca de altura, Kitesurfing, Sea Trek, Snuba, Ski acuático, Jet Ski y Windsurf, entre otros. 

En Aruba la diversión no termina al ocultarse el sol, ya que la isla ofrece una entusiasta vida nocturna donde el visitante puede disfrutar de casinos y shows en clubes nocturnos, buses y botes de fiesta. 

A la hora del shopping, Aruba es el auténtico paraíso de las compras, con una importante presencia de tiendas de marcas y diseñadores reconocidos mundialmente. 

Aruba es definitivamente una isla para hacerle feliz donde puede escoger desde una infinidad de opciones para divertirse o, simplemente, darse el gusto de no hacer nada y disfrutar de un total relax. 

 

LOS GRANDES EVENTOS EN 2015 

DÍA DEL REY 

Fiesta oficial en honor del Rey Willem Alexander del Reino Holandés. Además de ceremonias oficiales por toda la isla, se organizan concursos de cometas, eventos deportivos, culturales y otras actividades divertidas. Abril, 27. 

NAVEGANDO ARUBA 2015 

En el puerto de Oranjestad se realiza el evento más grande en conmemoración de las festividades de los 200 años del Reino de Los Países Bajos. Los turistas podrán disfrutar del festival de comida de mar, cine en bites, competencia de veleros y embarcaciones miniaturas, recorridos caminables por el centro de la ciudad, música en vivo y la noche de cierre será con presentaciones musicales internacionales. Del 1 al 3 de mayo. 

SOUL BEACH MUSIC FESTIVAL 2015 

La decimoquinta edición de uno de los grandes festivales de artistas de blues y soul en el mundo. Para este año se esperan grandes conciertos de figuras de clase internacional. Del 20 al 25 de mayo. 

TRIATLÓN INTERNACIONAL DE ARUBA 

La vigésimo novena edición del triatlón internacional abarca 1.5 km de natación, 40 km de ciclismo y 10 km de atletismo. Junio, 21. 

DÍA DE SAN JUAN (“DERA GAI”) 

Dera Gai (el entierro del gallo) es un festival para celebrar y dar gracias por una cosecha exitosa, que se lleva a cabo desde 1862. Hoy en día, el gallo ha sido reemplazado por una calabaza y como parte de la celebración, se realizan bailes folclóricos. Junio, 24. 

INTERNACIONAL DE WINDSURF ARUBA HI-WINDS 

Es la edición 29 de una de las competencias para aficionados más populares del Caribe. Los participantes compiten por el codiciado título “Aruba Hi-Winds” en diferentes categorías, por edad y por nivel de habilidad. Del 7 al 13 de julio. 

ARUBA REGATTA 2015 

Una competencia abierta de velas y yates en diferentes categorías. Este evento promete a los navegantes una excelente regata sobre el cristalino mar de Aruba durante el día y un gran festival de música por las noches. Del 14 al 16 de agosto. 

TORNEO INTERNACIONAL DE GOLF ARUBA PRO-AM 

La edición 21 de un campeonato donde jugadores profesionales y aficionados forman equipos para participar durante dos días en el campo de golf de “Tierra del Sol”. Del 20 al 24 de agosto. 

ELECTRIC FESTIVAL 2015 

El único festival de música electrónica del Caribe, se celebra en Aruba, con la participación de DJs internacionales en la playa adyacente a Nikki Beach. Septiembre. 

NOVENO FESTIVAL DE JAZZ DEL MAR CARIBE 2054 

Durante dos días consecutivos Aruba se viste de gala para recibir este festival anual de Jazz, R&B, Rock y mucho más en el Renaissance Festival Plaza. Septiembre 25-26. 

SEMANA INTERNACIONAL DE HARLEY DAVIDSON 

Cientos de motos Harley Davidson se reúnen en la isla para realizar un desfile espectacular. Del 26 de octubre al 12 de noviembre. 

INTERNATIONAL DE TENIS DE PLAYA – ARUBA BEACH TENNIS 

El Torneo Internacional de Tenis de Playa, se organiza en Eagle Beach. Del 16 al 22 de noviembre. 

FESTIVAL DE DANDE 

En el tradicional festival del “Dande” hay más de 50 cantantes acompañados por grupos típicos. Un grupo de Dande está compuesto por músicos que se pasean de casa en casa, pregonado buenos deseos y prosperidad para el año nuevo. Diciembre 27, a las 8:00 p.m. 

DATOS ÚTILES 

El plan Dine Around, de la Asociación Gastronómica de Aruba (AGA), puede ser adquirido desde Venezuela con cupo Cencoex. De este modo, podrá prepagar cenas, almuerzos y desayunos en diferentes restaurantes. En los restaurantes asociados a AGA, los cupones de la cena contienen tres platos (entrada, plato principal, postre, café o té, y el cargo de servicio donde sea aplicable). Bebidas y cargos adicionales para platos más caros en el menú no están incluidos. Para más información puede entrar a la página www.arubadining.com para revisar los paquetes que tienen a la venta. 

Para conocer más sobre las diferentes alternativas de hospedaje puede acceder a la página oficial www.aruba.com 

 

Caterina Valentino, Embajadora Cuando fui nombrada Embajadora de Buena Voluntad de Aruba, el Hotel Hyatt Regency Aruba se convirtió en uno de mis favoritos. Además ahí recargo mis energías en el Zoia Spa, el cual es perfecto para un día de relax en la isla feliz. 

Un día de compras no está de más en El Renaissance Mall donde encontrarás las mejores marcas; y los centros comerciales en Palm Beach que además están abiertos hasta las 10 p.m., para que puedas disfrutar del día entero en la playa y luego hacer tus compras. 

En cuanto a mis restaurantes favoritos me encanta la Trattoria el Faro Blanco, donde está el faro California y puedes disfrutar de una hermosa puesta de sol. 

 

Sergio Novelli, En Familia 

"Aruba es nuestro destino favorito, pues al tener una familia con cuatro hijos de diferentes edades, hay entretenimiento para cada uno. Hacemos, además, actividades en las que disfrutamos juntos, como los deportes acuáticos, los paseos al parque nacional Arikok y sobre todo al momento de comer, ya que su gastronomía es súper rica y muy variada, así que todos los días complacemos a cada uno con lo que le provoque". 

 

Alba Cecilia Mujica, Clase y Diversidad 

Aruba ha crecido inmensamente para bien. En gastronomía goza de una gran variedad de restaurantes para todos los bolsillos, incluso con chefs y dueños venezolanos como Sole Mare cuya especialidad es la comida italiana; Madame Janette`s; Papiamento; White; Pinchos y Zeerovers con un deck a la orilla de la playa donde que ofrecen pescado y camarones fritos recién pescados, ¡toda una novedad! 

En hotelería encontramos los tradicionales Marriott, Hyatt, Radison y ahora con la presencia del Ritz le da mayor categoría a la isla, porque no en todas partes del mundo montan un Ritz, refiere con picardía la periodista. 

Para divertirse y conocer hay un amplio menú de tour como los paseos en motos hacia el Faro, pero hay otras actividades que se conocen poco; como la visita a las cuevas de Arikok, que yo recomiendo y me encantó descubrir, también son ricos los paseos en velero y catamarán.

Sección: 

Páginas