Finanzas personales

Ahorrar para emprender

Javier es un joven de 11 años, que juega muy bien el fútbol– es medio campista del equipo de su colegio, fan del Barcelona FC y de Messi-; tiene una mascota llamada Spark y justo hace poco le ha llamado la atención tomar clases de piano. Le ha planteado a su padre la idea de pagar las clases con parte de su mesada. Su papá quien es administrador, quedó sorprendido y estuvo de acuerdo con la idea.

Javier, con frecuencia pasa algunas tardes en la fábrica de uniformes donde trabaja su mamá como costurera, y generalmente saluda al dueño, el Sr. Douglas, quien siempre le aconseja que estudie, ahorre e invierta para que pueda tener estabilidad en el futuro. El joven no comprende mucho este consejo, porque piensa que con lo que le sobra a diario de la mesada que le dan sus padres, él puede comprar todas las tardes una merienda, galletas para su perro y ahorrar hasta conseguir la primera mensualidad de sus clases de música.

Una tarde, el Sr. Douglas le pregunta cómo administraba el dinero de la mesada, y Javier le comentó sobre su meta de las clases de música, la merienda y las galletas para su perro. A lo que el Sr. Douglas le hizo el siguiente planteamiento: ¿Por qué no haces tú las galletas, y me vendes algunas de ellas?

Fue un momento de revelación para Javier, quien pensó que si lograba ahorrar parte de la mesada de su colegio para los ingredientes, podría darle las galletas a su perro, así como ganar algo de dinero extra para cumplir su meta de pagar sus clases de música.

Javier aceptó el reto y se convirtió en un joven emprendedor; con ayuda de sus padres hizo el cálculo de cuánto dinero necesitaba ahorrar para los ingredientes, además de pedir ayuda a su madre sobre las mejores mezclas saludables, y de cómo hornear las galletas para su mascota. Después de varios intentos, mucha investigación y con el apoyo de sus padres, logró obtener un producto terminado, que su mascota devoraba en dos mordiscos. La idea había funcionado.

A los meses siguientes logró perfeccionar varios sabores y la técnica de producción, además, producto de sus ahorros para la inversión, logró adquirir un pequeño horno que le permitía preparar más productos; y hasta logró conseguir nuevos clientes. Antes de cumplir 12 años, Javier poseía una micro empresa que le ayudaba a costear sus estudios musicales cada mes y algo más.

Sabemos que si Javier continua con este ahorro para la inversión en sus ideas, con estudio, constancia, disciplina, dedicación, ayuda de sus padres y experiencia adquirida, a futuro podrá ver otras oportunidades que le van a permitir cumplir otras metas cuando sea un adulto, por ejemplo, asegurar sus estudios universitarios, adquirir un vehículo y, más adelante, hasta una vivienda, entre muchas otras.

Resumiendo algunas enseñanzas que nos deja la experiencia de Javier tenemos:

  • Estudia: es la actividad que te puede abrir más puertas e ideas para tu futuro, te permite ser creativo, aprender todo lo que necesitas para estar preparado y conquistar tus objetivos. La escuela y la universidad, aunque a veces parecen muy abrumadoras, son las experiencias que más aprendizajes pueden darte en la vida. Tomando una cita de los niños emprendedores más famosos, Greyson MacLean creador de BrickStix: “Regla número uno de mi casa: la escuela es lo primero. Todo lo demás viene después”.
  • Ahorra: es la parte fundamental en la receta de éxito de Javier, ya que a partir del ahorro, es que pudo reunir para tomar los primeros pasos para ejecutar su idea. Es la semilla de todo emprendedor.
  • Piensa a largo plazo: Como Javier, posees todo el tiempo del mundo para hacer crecer tus ahorros e ideas. Es como sembrar una planta, seguramente sabrás que crecen lentamente para poder darnos sombra y frutos. De igual forma sucede con los ahorros, hacerlos crecer, toma su tiempo y dedicación.
  • Invierte tus ahorros: encuentra tu pasión y explota tu creatividad, investiga qué puedes hacer para cubrir las necesidades de algún familiar. Busca cuál actividad puedes realizar para divertirte, ser creativo y poder generar algún beneficio.
  • Apóyate de tus padres o familiares: Siempre debes informar a tus padres de todas tus actividades o ideas. Ellos, como tienen experiencia, son la mejor guía de la cual puedes confiarte para llevar a cabo tu idea.
  • Sé constante: Recuerda que no todas las ideas son exitosas al comienzo, tienes que darle oportunidad y tiempo a tu creación. Siéntate con tus padres y pon en la mesa varias ideas de las cuales crees que puedes tanto disfrutar como realizar.

En Bancaribe estamos comprometidos con el desarrollo social y económico de nuestra sociedad. Para más información sobre finanzas personales, síguenos por nuestras redes sociales: @Bancaribe Facebook.com/Bancaribe, Bancaribe.wordpress.com  o visita nuestra página web www.bancaribe.com.ve

Por Instituto de Finanzas y Empresas

Destacar artículo: 

El Ajedrez y los negocios

Quienes tienen un conocimiento superficial de las empresas, suelen atribuir a factores externos las razones por las cuales las mismas prosperan o fracasan. De igual manera, el jugador de ajedrez poco experimentado, tiende a justificar las partidas ganadas o perdidas como consecuencia del azar. La realidad es que tanto los ejecutivos exitosos como los ajedrecistas de élite, visualizan escenarios que les permiten diseñar planes estratégicos comprensibles, ambiciosos pero alcanzables y maximizan los recursos para acumular una serie de ventajas por medio de procedimientos tácticos, perseverando hasta conseguir los objetivos establecidos.

Veamos cuatro puntos que los ajedrecistas tienen en cuenta antes de empezar un partido y su relación con el mundo de los negocios, así como algunas frases de campeones mundiales:

  • Planificar Estratégicamente: 

Enfoca tus acciones en los objetivos más relevantes. Con los objetivos claros de la empresa, todas las acciones y procesos de la organización deben estar relacionadas con el cumplimiento de los objetivos en el menor tiempo posible. El plan debe considerar oportunidades, escenarios, competidores, riesgos y debilidades, entre otros factores que se puedan presentar a lo largo de su partida. Adicionalmente, el líder debe armar su plan y creer en su estrategia y actuar enérgicamente y con los objetivos claros para llevarlo a cabo. Escribe un plan estratégico donde tus ideas y objetivos sean traducidos en términos de entorno, clientes y beneficios, entre otros factores, que se lograrán en la organización.

“Un mal plan es mejor que no tener ningún plan”, Frank J. Marshall.

  • Decidir cuándo realizar cambios:

La incapacidad para el cambio tiene consecuencias trascendentales. Sin embargo, es fundamental que inicialmente el plan estratégico esté muy bien definido para que los cambios no sean frecuentes. Solo si se produce un cambio radical del entorno, podemos considerar realizar un movimiento profundo de cara a lograr los objetivos planteados en la estrategia inicial. De aquí viene la importancia de realizar un completo plan estratégico que incluso contemple escenarios, medición, seguimiento y evaluación del negocio tanto en el mediano como en el largo plazo.

“Evitemos el cambio por el cambio”, Garry Kasparov.

  • Ejecutar Tácticamente: 

Una de las cualidades de un buen jugador táctico es sacar el máximo provecho de una posición sin precipitarse e intentar alcanzar lo imposible. Al anticipar los planes del rival, logra desestabilizarlo para tomar ventaja de sus puntos débiles, aprovechando la presión para provocar más debilidades. En los negocios, la táctica se conecta con la acción del día a día, a diferencia de la estrategia que está vinculada con los planes a largo plazo. Estudia a tus competidores, y saca provecho de tu creatividad e ingenio para brindar valor agregados en tus negocios y dar un paso adelante.

“La estrategia es cosa de reflexión, la táctica es cosa de percepción”, Max Euwe.

  • Aprender de los errores:

Los jugadores revisan con detenimiento sus partidas y las de los grandes maestros para entender los planes estratégicos e identificar los errores tácticos. Las organizaciones exitosas desarrollan una cultura de “mejores prácticas” con el fin de evitar tener que reinventar la rueda. De esta manera, corrigen los errores, optimizan los procesos productivos y se vuelven más competitivas. Considera estudiar casos de negocios exitosos, de cara a aprender de las experiencias ya existentes y evitar caer en errores que otros han cometido.

“De pocas partidas he aprendido tanto como de la mayoría de mis derrotas”, José Raúl  Capablanca.

En Bancaribe estamos comprometidos con el desarrollo social y económico de nuestra sociedad. Para más información sobre finanzas personales, síguenos por nuestras redes sociales:@BancaribeFacebook.com/Bancaribe, Bancaribe.wordpress.com  o visita nuestra página webwww.bancaribe.com.ve

Por el Instituto de Finanzas y Empresas

Destacar artículo: 

Siete cualidades para alcanzar la libertad financiera

La libertad financiera se entiende como “la condición económica gracias a la cual, las personas podrán cumplir –a lo largo de su vida– sus principales y más importantes metas personales, manteniendo su calidad de vida a lo largo del camino”.

¿Cómo logramos esa libertad financiera? De acuerdo a estudios realizados, se obtuvieron siete denominadores o cualidades comunes en las personas que lograron alcanzar independencia financiera y patrimonio:

  1. Viven por debajo de sus posibilidades
  2. Asignan su tiempo, energía y dinero eficientemente, de manera que puedan seguir haciendo crecer su patrimonio
  3. Piensan y creen que la independencia financiera es más importante que mostrar un estatus social alto
  4. Cuando se encontraban en etapa productiva, sus padres no les proporcionaron ayudas económicas
  5. Sus hijos mayores son económicamente independientes
  6. Son competentes en detectar nuevas oportunidades en el mercado o en el área en que se desenvuelven
  7. A lo largo de su vida, escogieron la ocupación correcta

Ser libre financieramente tiene mucho que ver con las características y actitudes mencionadas, pero un punto importante a resaltar es que lo han logrado a largo plazo, con visión de futuro, de manera disciplinada y ajustándose a las realidades económicas que se han encontrado.

En Venezuela, quienes deseen emprender una idea o invertir para alcanzar su independencia financiera, deben considerar los mismos factores. La economía venezolana se encuentra en constante movimiento y presenta retos mayores que pueden ser superados con ideas nuevas, creatividad, calidad de servicio, valor agregado, manejo del riesgo, uso del crédito para apalancarse y adquirir activos productivos, entre otros; es decir, una sólida planificación y un plan de negocio adecuado aumentará las probabilidades de alcanzar el objetivo.

Esperamos que estos consejos lo impulsen hacia la generación y el crecimiento de su patrimonio, y que de esta forma, en unos años, pueda lograr su independencia financiera. En Bancaribe estamos comprometidos con el desarrollo social y económico de nuestra sociedad. Para más información sobre finanzas personales, síganos por nuestras redes sociales: @Bancaribe Facebook.com/Bancaribe, Bancaribe.wordpress.com  o visite nuestra página web www.bancaribe.com.ve

Destacar artículo: 

Cómo hacer un buen uso de tus tarjetas de crédito

En la actualidad, las tarjetas de crédito se han convertido en un instrumento tradicional y necesario para el buen manejo de las finanzas personales, es un medio de pago y de financiamiento, esto último te permite crear tu historial crediticio para tu perfil financiero, el cual te ayudará a crecer patrimonialmente, mediante el acceso a créditos para la adquisición de activos y activos productivos.

El requisito fundamental para el uso adecuado de tus tarjetas de crédito es la disciplina y la responsabilidad. La tarjeta no es una extensión de tus ingresos: es una herramienta de financiamiento. Por ello, veamos algunos consejos prácticos a seguir:

  • Identifica los datos básicos: lo primero al recibir una tarjeta es conocer su fecha de corte, fecha de pago y el límite de crédito otorgado.
  • Consume posterior a tu fecha de corte: memoriza, anota o coloca una alarma para que no olvides la fecha de corte de tu tarjeta. Si tienes varias tarjetas, puedes planificar tus consumos para usar la tarjeta que justo acaba de pasar en su fecha de corte, ya que es la óptima a utilizar. Esto te dará mayor tiempo de pago en el consumo que acabas de realizar. En especial si no te vas a financiar.
  • Paga antes de tu fecha de pago: es la forma de demostrar responsabilidad, coloca una alarma en tu teléfono que te indique los días previos a tu fecha de pago. Lo recomendable el programar automáticamente con tu banco el pago del saldo de la deuda o al menos del pago mínimo, esto evitará que pases por alto el pago y deteriores tu historial crediticio.
  • Paga más del mínimo requerido: siempre es recomendable pagar un monto superior al mínimo del mes. Recuerda que el mensaje que debes darle al banco es que eres buen pagador y que tienes capacidad de pago. Si solo pagas el monto mínimo con frecuencia, el mensaje es claro, tu capacidad de pago es limitada.
  • No excedas de 3 tarjetas: evidentemente el factor determinante no es la cantidad de plásticos que tengas sino el límite de crédito que sumen todas tus tarjetas. Sin embargo, utilizar varias tarjetas puede ayudarte a organizar mejor tus consumos o financiamientos, recomendamos en la medida de tus posibilidades intentar organizarlas de la siguiente manera:

1) Como medio de pago. Puedes usar una tarjeta para tus consumos o gastos corrientes,  sin financiarte, es decir, si vas a pagar el saldo total de los consumos en su fecha de pago. Esta puede ser la tarjeta que uses con mayor frecuencia. Esta tarjeta te permitirá mejorar tu historial crediticio y posiblemente en pocos meses tu límite de crédito será mayor. Pero ten en cuenta que debes ser muy disciplinado con el manejo de tus consumos y de tus fechas de corte y pago, para que puedas cumplir con tu objetivo.

2) Para financiarte. Destina una tarjeta exclusivamente como herramienta de crédito para adquirir gastos necesarios, activos o activos productivos. Tienes hasta 36 meses para pagarlos. Recuerda que entre más corriente sea el consumo a financiar, deberías proponerte pagarlo en menos plazo. Por ejemplo, si compras una licuadora, prepara un plan de pago menor a un año, en caso contrario, si financias la compra de un gasto mayor como una nevera o los gastos de remodelación de tu hogar, puedes planificar un plazo mayor. También puedes combinar tu estrategia de financiamiento con los créditos paralelos a la tarjeta.

3) Para Emergencias. Recomendamos dejar una tarjeta siempre vacía para poder hacer frente a cualquier gasto imprevisto que pueda ocurrir. Esta tarjeta será tu complemento al fondo de ahorro para emergencias.

  • Combina proveedores de servicios: trata de tener al menos dos tarjetas, preferiblemente de franquicias distintas, lo más importante es que tengan fechas de cortes distintas para poder usarlas óptimamente. También evalúa tener al menos una tarjeta de una institución bancaria distinta.
  • No olvides las claves básicas de seguridad, hoy en día es imperativo proteger los datos financieros, recuerda que ninguna institución bancaria solicita claves personales. Evita hacer compras electrónicas en portales no reconocidos. Al momento de hacer un pago, no pierdas de vista tu tarjeta para evitar que copien tus datos o la cambien por otro plástico. No aceptes ofertas de ventas telefónicas que no hayas solicitado.
  • En caso de viajes internacionales, las tarjetas de crédito dan seguridad y facilidad en cuanto a la reservación de hoteles, renta de vehículo, compra de tickets de transporte y a eventos. En Venezuela está limitado el uso de cierta cantidad de dólares al año para viajes. Planifica tus vacaciones o viajes de trabajo para que puedas hacer uso del monto anual autorizado.
  • En caso de compras electrónicas, las tarjetas de crédito también brindan facilidad y comodidad en cuanto a adquisición de bienes o pago de servicios. Solo ten en consideración las páginas webs o puntos de pago que sean confiables y tengan aprobado los sellos de seguridad para estos fines.

Recuerda que el uso de los créditos es positivo. La premisa es que adquieras créditos según tu capacidad de pago, evita gastos innecesarios y recuerda que la disciplina y responsabilidad son fundamentales para el buen uso de tu tarjeta de crédito. Para más información, síguenos por nuestras redes sociales: @Bancaribe  Facebook.com/Bancaribe  W:Bancaribe.wordpress.com  o visita nuestra página web www.bancaribe.com.ve

Destacar artículo: 

Cómo protegerse de la inflación

¿Es posible protegerse de la inflación? La primera respuesta es un simple no. La erosión que produce una inflación elevada y persistente sobre los patrimonios particulares es inevitable y empobrecedora; sin embargo, hay opciones que especialistas en Finanzas Personales que se pueden considerar para tratar de aminorar este impacto:

1. Ahorrar. Sí, aunque parezca irracional debido a las tasas de interés negativas; pero la idea es ajustar los gastos, reduciendo todo a lo realmente innecesario. El ahorro no debe ser visto como una opción de largo plazo, porque perderá valor, si no como un mecanismo para financiar gastos importantes en el futuro.

2. Comprar divisas. Utilice cualquier mecanismo, por complicado que parezca, para adquirir divisas, porque esta práctica fortalece los patrimonios. Se trata de comprar una inflación mucho más baja.

3. Adquirir activos. Esta es una sugerencia común, pero no se trata de hacer compras “a la loca”, sino equipamiento necesario para mejorar la calidad de vida, o para hacerse más productivo. La noción de rentabilidad no solo aplica al dinero. Hay otro tipo de compensaciones. La compra de activos que se revalorizan es una alternativa indispensable.

4. Invierta en hacerse más productivo. La inflación impone mejorar los ingresos, y una opción que se debe tener más en cuenta que nunca es hacerse personalmente más productivo y competitivo. Invertir en cursos, equipos, carreras universitarias, aprendizaje de idiomas y otras áreas afines es altamente recomendable.

5. Haga presupuestos. Es difícil, pero indispensable. En entornos inflacionarios, si no se planifican los gastos, la insolvencia es 60 veces más probable, según estudios internacionales. Hay que usar un método de planificación serio, fácil de implantar y analizar y, además, flexible. Se deben incluir los gastos, los créditos y hacer un compromiso de ahorro. Regla de oro: las cuotas por créditos no deben superar 35 % del ingreso mensual.

6. Anticipe compras. Compre ahora lo que con certeza puede necesitar en el futuro, porque si lo deja para después, va a ser mucho más costoso.

 

Destacar artículo: 

Páginas