Finanzas personales

Las Empresas deben Prepararse para Trascender

PATRICIA MONTEFERRANTE (IESA). “Las empresas familiares son complejas, porque todos van a heredar, pero algunos deben hacerse cargo”.

Todo tiene su tiempo y, en materia de empresas familiares, el éxito del negocio radica, precisamente, en no pensar en el individuo, sino en la trascendencia y evolución de las organizaciones.

Mucho se ha escrito en relación con los elementos que permiten a las organizaciones familiares trascender en el tiempo, pasar de una generación a otra; y este es precisamente un elemento inherente a la propia definición de empresas familiares.

Pero, también es el que plantea la inquietud de por qué algunas organizaciones sobreviven a múltiples generaciones, y por qué otras se quedan en la vía, apunta Patricia Monteferrante, profesora del Centro de Gerencia y Liderazgo del IESA, especialista en empresas familiares, gestión del talento, trabajo en equipo y supervisión.

“Las empresas familiares son complejas, porque todos van a heredar, pero algunos deben hacerse cargo, incluso cuando muchos quieren. Una de las etapas más difíciles para la sobrevivencia de estas empresas es cuando hay relevo generacional, son muchos los negocios familiares que no sobreviven a estos cambios”.

Asimismo, Monteferrante enfatiza la importancia de prepararse y tomar medidas que permitan mitigar los conflictos. Es fundamental planificar esta carrera de relevo, ya que no sólo se trata de la acumulación de la propiedad empresarial en manos de una o variaspersonas pertenecientes al clan familiar, ni de la titularidad directa por uno o varios empresarios que actúan en régimen de comunidad de bienes o copropiedad, se trata de quién está en la capacidad de visualizar la trascendencia del negocio, para hacerlo crecer.

LIDERAZGO FAMILIAR VS. LIDERAZGO EMPRESARIAL

Ser líder de la empresa no es lo mismo que ser líder de la familia, comenta Monteferrante, y es que, cuando hablamos de relevo generacional, ese punto debe estar claro, pues no siempre dichos roles coinciden en una misma persona.

“Durante la primera generación, lo más común es que el líder de la empresa sea también el líder de la familia, ya que el fundador es quién decide qué hacer en el negocio y, comúnmente, también qué hacer en la familia; por esa razón es que la primera línea de sucesión es la más dura”.

Asimismo, en los negocios familiares, frecuentemente, coexisten hasta tres generaciones, que colaboran juntas -abuelo, padre e hijo -; y cuando esto ocurre, la comunicación continua, la paciencia, el involucramiento, la transparencia y la humildad son fundamentales.

Entender los puntos de vista de diversas generaciones y evaluarlos objetivamente de acuerdo con su aporte al negocio familiar, no sólo contribuirá al crecimiento de la empresa, sino que brinda a las generaciones la oportunidad de conocerse más y guiarse en nuevos procesos.

“La clave es capitalizar la experiencia de las primeras, y potenciar la vitalidad, pasión y entusiasmo de las nuevas generaciones”.

EL PODER TRAS LAS SOMBRAS

Aún en estos tiempos, la tradición occidental siempre ha buscado delegar en el hombre; sin embargo, la sociedad moderna se ha hecho matricentrada, donde la mujer ha tenido que salir a la calle para proveer, apunta Monteferrante.

“Las mujeres en el mundo de las empresas familiares tienen un poder oculto; son las que manejan información, saben quién realmente trabaja y quién no, sin contar con el hecho de que quienes no se han casado con capitulaciones, son socias del negocio”.

En el proceso del cambio, las mujeres piden la voz y también el mando, y cada vez es más frecuente ver negocios familiares exitosos en manos femeninas.

Adicional a esto, está el grupo de los familiares políticos, vistos en ocasiones como indeseables, porque cuentan con valores culturales diferentes, que no siempre son compatibles con los del fundador o miembros de la familia dueña de la organización; otra dificultad a la hora de la sucesión familiar.

EL SUCESOR POTENCIAL

Para seleccionar un sucesor, apunta la profesora Monteferrante, es importante pensar en el bienestar no sólo de la familia, sino de la organización, pues la habilidad para levantar una empresa desde cero no es la misma que se requiere para liderar un negocio ya establecido, una cultura organizacional ya desarrollada.

Este sucesor debe tener la capacidad no sólo de hacer crecer la empresa, internacionalizarla y enfrentar la competencia global, sino que, a la par, debe tener la legitimidad y credibilidad necesarias para mantener unida a la familia, así como obtener el respeto y confianza de los empleados de la empresa, clientes, proveedores, y todo el capital relacional.

El reemplazo o la sucesión en las empresas familiares es un proceso inminente, del que ninguna organización escapa. Lo ideal es estar preparados, no sólo por razones de continuidad, sino también porque acarrea inestabilidad en la empresa y la familia, ya que no afecta exclusivamente lo profesional, sino que tiene un impacto en las relaciones entre parientes.

Todas estas empresas, desde las más grandes hasta las más pequeñas, deben planificar estratégicamente los objetivos e intereses del negocio y de la familia, e ir haciendo modificaciones conforme pasa el tiempo, utilizando herramientas que faciliten el proceso y estableciendo pautas justas, concretas y transparentes de actuación para llevar a cabo la elección del mejor candidato.

Para planificar la sucesión, es clave:

  •  Organización, crecimiento y continuidad para fomentar lazos de comunicación y cohesión. Conforme crece la familia, se pueden incluir líderes por cada rama familiar.
  •  Formar accionistas responsables, ya que todos los miembros de la familia tienen la obligación y el derecho de capacitarse en temas de empresa familiar y manejo de la familia, pues tienen el derecho innato a la propiedad y deben estar preparados para asumir responsabilidades en el corto, mediano o largo plazo.
  •  Transmisión de valores y adopción de innovación. El rol que afecta más la supervivencia del negocio y que, por razones obvias, conlleva mayor responsabilidad, es el de tutor o mentor. En caso de ser el fundador, a la hora de transmitir valores, formas de hacer y conocimientos, suelen enfrentarse a uno de los obstáculos de la delegación del negocio: el retiro, frecuentemente asociado con la muerte o la pérdida del control, y sentirse inútil. Esta es una de las razones por las que muchos buscan perpetuarse en el poder, y no dejan avanzar a la organización hasta que llegan a transiciones abruptas por muerte, que son mucho más complejas de manejar, agrega Monteferrante. Y como la sucesión es un proceso largo, continuo y cíclico, lo primero que un empresario debe hacer cuando toma las riendas de un negocio, como sucesor, es comenzar a preparar a su relevo.

La experiencia demuestra que una de las claves que llevan a las familias empresarias a afrontar y planificar sus relevos generacionales, precisamente es la formación permanente de sus miembros en tradiciones, valores, manejo de emociones y relaciones, tanto en temas de empresa como de familia. Esta sana práctica marca la diferencia entre las empresas que trascienden y las que no.

Por: ALIDA VERGARA JURADO

Destacar artículo: 

Reglas Básicas de Finanzas para Jóvenes

Es muy importante aprender a usar las herramientas que ayudarán a los jóvenes a ser personas exitosas en el futuro.

Los conocimientos y destrezas relacionados con el manejo del dinero son, sin duda, fundamentales para que desarrollar todo el potencial de cualquier individuo y alcanzar sus metas de vida.

En Reino Unido, por ejemplo, una encuesta aplicada recientemente concluyó que a los adultos les habría gustado empezar a recibir educación financiera a una edad temprana, ya que eso les habría ayudado a cometer menos errores en el manejo de su dinero.

Para que, si estás en una edad inicial de tu vida productiva, puedas tener la ventaja, hay varias “reglas de oro” que vamos a explicar en este artículo.

Regla 1: Participa en las decisiones financieras de tu hogar

Para aprender a administrar el dinero propio, es importante incorporarse en el proceso de toma de decisiones financieras del hogar y compartir con los padres la responsabilidad de cuidar de las finanzas familiares. Conversa con ellos sobre cuáles son los principales gastos que tienen como familia y cuáles son los ingresos regulares que reciben.

Con esta información tendrás claro con cuánto dinero cuentan, cuáles son las obligaciones que tienen, e incluso decidir juntos qué pueden hacer con los excedentes, si sobra dinero luego de pagar estos compromisos.

El ejercicio de poner en blanco y negro toda esta información es lo que se llama elaborar un presupuesto, herramienta indispensable para cuidar tu dinero y aprender a manejarlo conscientemente.

Regla 2: Ejercita tus responsabilidades financieras estableciendo metas

Las responsabilidades financieras no deben causarte miedo a ti o a tus padres. Por el contrario, es una excelente oportunidad para que refuerces valores, como la responsabilidad, disciplina y compromiso con las metas establecidas y ética, entre otros, mientras vives la experiencia de administrar tu dinero con la orientación de personas que se preocupan por tu bienestar.

Las metas son aquellas cosas que deseamos alcanzar y que requieren que, de forma disciplinada, establezcamos un plan para lograrlas. Las metas deben ser claras y factibles de alcanzar, y te permitirán comprender el valor del trabajo y del dinero como herramienta para lograr aquello que te propones y mejorar tu calidad de vida, y no como un fin en sí mismo.

Regla 3: Ahorra para alcanzar tus metas

El hábito del ahorro es un componente fundamental del kit de conocimientos financieros básicos. El ahorro siempre debe estar relacionado con una meta u objetivo, pero también requiere que tengas claro la forma cómo, paso a paso, vas a lograr juntar el monto total de dinero que requieres para alcanzar esa meta. Esto quiere decir que aprenderás que existe una conexión directa entre tu esfuerzo y la recompensa, que es el logro de tu objetivo.

Ahorrar es la práctica más poderosa para fortalecer virtudes como la paciencia, la perseverancia y el establecimiento de metas a futuro. Y todas estas virtudes son esenciales para desarrollar la disciplina que se requiere para lograr objetivos más ambiciosos, los cuales seguro tendrás más adelante como, por ejemplo, ir a la universidad, hacer un curso o un postgrado, comprar un carro o una casa. Regla 4: Adquiere instrumentos para manejar tus finanzas

Cuando sea posible, pide a tus padres o a tu representante que te acompañen a abrir tu primera cuenta de ahorros, así podrás aprender cómo operan los bancos y los servicios que prestan y, adicionalmente, te permitirá contar con una tarjeta de débito para manejar tu dinero, a través de cajeros automáticos, puntos de ventas en los comercios y a tener acceso a la banca electrónica.

Un estudio llevado a cabo en 2015 en varios países, demostró que tener una cuenta de ahorro ayuda a los jóvenes como tú a desarrollar habilidades financieras. Con la cuenta y la tarjeta de débito podrás planificarte mejor y serás más ágil en el manejo de tu dinero, pero también tendrás que adoptar nuevos hábitos de seguridad, como proteger tu tarjeta y tus datos bancarios para que no seas blanco fácil de un fraude.

Algunas entidades financieras ofrecen cuentas especiales para jóvenes. Cuando de finanzas personales se trata, el tiempo siempre es tu mejor aliado. Aprovéchalo y empieza hoy mismo a adquirir conocimientos en esta área, habla con tus padres acerca del manejo del dinero y planifica tus objetivos. Juntos podrán aprender a utilizar el dinero como una herramienta para alcanzar metas a futuro.

Instituto de Finanzas y Empresas
www.instituto-finanzas.com
info@instituto-finanzas.com
@tusfinanzas

Por: INSTITUTO DE FINANZAS Y EMPRESAS (IFE)/ BANCARIBE

Destacar artículo: 

¿Cuántas tarjetas de crédito se deben tener?

Patricia, una joven diseñadora de moda, cada vez que abre su monedero, se encuentra con 6 tarjetas de crédito, de las cuales usa casi todas con frecuencia. Al contrario, su madre, profesora de historia, tiene también 6 tarjetas, de las cuales solo usa dos.

Ambas enfrentan la presión de José, padre de Patricia, quien les recomienda que sólo deben quedarse con una única tarjeta.

Este tipo de discusiones, -en cuanto a la cantidad de tarjeta a tener- es bastante común, pues crea muchas interrogantes sobre la cantidad óptima para manejar eficientemente nuestro dinero, sin caer en niveles de sobre-endeudamiento. Veamos las siguientes recomendaciones:

En primer lugar, lo más importante a considerar es el límite de crédito total de la suma de todas tus tarjetas, pues a nivel crediticio será lo mismo tener una tarjeta con límite de 5.000 unidades de monedas (UM) que tener cinco tarjetas, cada una con límite de 1.000 UM.

Recuerda que el límite debe estar acorde con tu capacidad de pago en relación con tus ingresos.

La recomendación básica es tener entre dos y tres tarjetas de crédito, con fechas de corte distintas, para poder optimizar su uso. Esto te permitirá extender los plazos de pago sin cancelar intereses, cuando decides no financiarte.

Cuando se trata de la cantidad de tarjetas a tener, eso va a depender del grado de organización y disciplina que tengamos. Adicionalmente, se debe considerar el costo de mantenimiento de cada una de ellas y los beneficios de las diferentes franquicias, como Visa o Mastercard, lo cual permitirá aprovechar las distintas promociones que posee cada marca, y así disponer de mayores opciones de pago a escala internacional en caso de viajes o vacaciones.

De esta forma, podríamos recomendarles a Patricia y a sus padres la siguiente distribución, en función a un máximo de tres tarjetas que les podrán ayudar a mejorar el control sobre estas herramientas de crédito.

1. Como medio de pago: la primera tarjeta se puede destinar para aquellos gastos pagaderos de contado y que no requieren financiamiento. Es decir, pagar de contado la totalidad del saldo de los consumos antes de la fecha de pago, evitando el cobro de intereses; por ejemplo, se puede utilizar esta tarjeta exclusivamente para realizar consumos corrientes, subscripciones o afiliaciones y pago de servicios.

2. Como medio de financiamiento: recuerda que el nivel de endeudamiento o pasivos deben ser considerados integralmente, es decir, se deben incluir los créditos hipotecarios, de vehículos y personales como las tarjetas de crédito. De esta forma, para aquellos consumos o gastos necesarios en los que se necesite financiamiento de corto plazo, se puede destinar la segunda tarjeta de crédito, logrando tener mayores niveles de organización y control.

3. Emergencias: lo ideal es dejar la tercera tarjeta de crédito libre de deuda en el caso que se necesite cubrir una emergencia personal o familiar. Esto, junto a un fondo de emergencia y una póliza de seguro, son la mejor estrategia para estar ampliamente preparados para casos inesperados.

Si bien, tener varias tarjetas de crédito puede dar beneficios, cabe recordar que debes cuidar tu relación deuda vs, ingresos mensuales, es decir, que la suma de las cuotas de todos tus crédi- tos, (TDC, créditos personales, de vehículo o hipotecario) no debe superar -como límite máximo- el 35% de tus ingresos.

Por: Instituto de Finanzas y Empresas (IFE) / Bancaribe

Destacar artículo: 

75% de los venezolanos carece de un plan de retiro

Llevar un control frecuente de los gastos es un hábito que contribuye a la salud de las finanzas personales. Ante la pregunta de “¿Con qué frecuencia llevas el control de tus gastos?”, 45% de los participantes en la primera encuesta digital sobre Alfabetización Financiera, dijo siempre hacer seguimiento de sus gastos.

El Instituto de Finanzas y Empresas (IFE), en alianza con Bancaribe, realizó este sondeo, de carácter totalmente anónimo, que consistió en un formulario con dos secciones. La primera tenía preguntas vinculadas a hábitos o conocimientos financieros básicos relacionadas con gastos, ahorro, seguros y crédito e inversión; mientras que la segunda sección tenía preguntas para definir el perfil socioeconómico del encuestado (género, edad, grado de instrucción, ocupación). Más de 1.000 personas participaron en esta encuesta.

Este resultado general de la pregunta sobre el control de gastos se mantiene sin cambios cuando se segmenta por edad. Cuando se mide por la situación laboral, 68% de las personas que conforman el grupo de jubilados o pensionados reportó hacer siempre un seguimiento de los gastos.

45% Controla sus gastos

68% De jubilados vigila sus egresos

52% Destina recursos al ahorro, si puede

66% Desconoce el interés que paga su cuenta de ahorro

75% No tiene ahorros previsionales

77% De mayores de 50 carece de planes de retiro

70% De profesionales de alto nivel no planifica su retiro

67% Tiene una póliza de seguros de salud

58% De los estudiantes no está asegurado

54% De trabajadores informales no tiene póliza de salud

Estos resultados revelan que cerca de la mitad de las personas encuestadas se le dificulta hacer seguimiento de sus gastos de forma disciplinada y, por lo tanto, no conocen con precisión sus hábitos de consumo, una práctica importante en la actualidad para ayudar a mantenerse dentro de los planes y lograr los objetivos financieros personales.

¿AHORRO?

El 52% de los encuestados por el IFE respondió afirmativamente a la pregunta “¿Destinas un porcentaje de tus ingresos mensuales al ahorro?” La segmentación según el grado de instrucción reveló que las personas con mayor nivel académico tienden a ahorrar más.

Con respecto a la pregunta “¿Sabes qué tasa de interés paga tu cuenta de ahorro anualmente?”, solo 34% de los encuestados respondió correctamente. En Venezuela, las cuentas de ahorro cancelan intereses de 12,5% anual, en promedio.

Finalmente, 75% de los encuestados respondió “No” a la pregunta “¿Cuentas con un plan de ahorro para tu retiro?” Cuando se diferencia por edad y grado de instrucción, los resultados no son demasiado alentadores: solo 33% de las personas mayores de 50 años y 30% de quienes tienen postgrado o estudios superiores, dijeron contar con un plan de ahorro para el retiro.

El hábito del ahorro es fundamental para garantizar el logro de las metas financieras en el corto, mediano y largo plazo. Saber cómo vamos a cubrir los gastos, una vez que haya culminado nuestra etapa de vida más productiva, es esencial para garantizar que podremos disfrutar de cierta calidad de vida durante los años dorados. Los resultados obtenidos revelan que:

Se debe reforzar la importancia del hábito del ahorro, independientemente de las condiciones actuales; Promover el conocimiento de las características de los instrumentos financieros;

Reforzar la importancia de la creación del fondo de retiro, debido a que las personas que no poseen un plan de ahorro para el retiro serán más vulnerables y podrían ver amenazada su calidad de vida a futuro.

PREVENIR MEJOR QUE LAMENTAR

Los seguros en finanzas son instrumentos de cobertura que ayudan a proteger lo que es importante para las personas y sus familias, ante la posibilidad de que ocurra un imprevisto.

El 67% de los encuestados dijo contar con un seguro de salud. Al segmentar por situación laboral, los estudiantes y trabajadores informales resultaron ser los más vulnerables, solo 42% y 46% -respectivamentedijo contar con un seguro de salud.

Estos datos nos permiten conocer la cultura financiera de nuestros lectores y así identificar los puntos que se pueden reforzar en materia de educación financiera.

“Esta encuesta es una iniciativa del IFE que viene a reforzar nuestro interés y compromiso por brindar información y herramientas sobre el manejo de las finanzas personales al público venezolano, y así fortalecer las competencias que requieren los ciudadanos para convertirse en ahorradores más consistentes, deudores más responsables y en muchos casos emprendedores exitosos que generen valor y bienestar para sus familias y para el país.” – comentó Erika Schmid, directora asociada de Responsabilidad Social Corporativa de Bancaribe

Las decisiones financieras de los individuos afectan cualquier actividad cotidiana y que, sea cual sea el segmento de edad, formación o nivel de ingresos en que se encuadren, todas las personas están destinadas a manejar sus finanzas personales.

Por: Instituto de Finanzas y Empresas (IFE)

Destacar artículo: 

Empleados con libertad financiera

La historia de Jim Mc.Intyre y su esposa es fascinante y aleccionadora. Esta pareja, quienes en sus años más productivos nunca llegaron a generar ingresos superiores a USD 40.000 por año, cuando alcanzaron los 55 años de edad tenían un patrimonio equivalente a USD 2.000.000. ¿Cómo lograron amasar esa cantidad de dinero siendo empleados regulares? Ellos responden a esta pregunta en 4 puntos básicos.

1) Las apariencias pueden ser costosas: No hay que lucir como un rico para serlo. No hace falta el celular, el reloj, la ropa más costosa o los juguetes que están de moda para impresionar a los demás. Es preferible ser una persona frugal y de apariencia sencilla que se está preparando para afrontar su futuro con libertad financiera, que ser una persona que aparente libertad financiera cuando, en realidad, para poder mantener esa apariencia posee un alto índice de endeudamiento.

2) Páguese usted primero: Antes de generar algún gasto de su ingreso mensual, páguese usted primero. Dedique inmediatamente una parte de su salario al ahorro y la inversión, luego destine una parte a pagar deudas, y finalmente con el excedente, ajuste sus gastos corrientes.

3) Sea comedido en sus gastos: Mientras otros vecinos se preocupaban por redecorar sus casas y comer afuera con frecuencia, los Mc.Intyre lo hacían cada cierto tiempo, y si por alguna razón algún dinero que tenían presupuestado para algo ya no lo tenían que gastar, inmediatamente lo dedicaban a la inversión.

4) Sólo efectivo: Esta pareja trataba de realizar sus gastos ajustados a sus ingresos mensuales, y no se endeudaban sino cuando era estrictamente necesario. Aun así, se preocupaban por pagar esa deuda de la manera más acelerada posible para poder dedicar esos recursos al ahorro.

No todas las personas llegan a tener su propia empresa. Aun así, y como lo demuestra el caso de esta pareja, las personas empleadas pueden alcanzar su libertad financiera con compromiso y disciplina. El ahorro y la inversión son el camino a la libertad financiera.

Por: Instituto de Finanzas y Empresas (IFE) / Bancaribe

Destacar artículo: 

Es clave conocer el endeudamiento

La mayoría se pregunta sobre la conveniencia de adquirir una nueva deuda o seguir utilizando las tarjetas de crédito en determinado momento, así que cómo saber si se está cerca del límite de endeudamiento para no comprometer su calidad de vida.

Para responder a esta interrogante, hace falta conocer su situación financiera y personal, siguiendo estos tres pasos:

-Calcule sus ingresos mensuales: Este es un cálculo sencillo, simplemente sume todos sus ingresos mensuales y aquellos adicionales que obtenga, como tickets de alimentación y actividades laborales extras, entre otros.

-Identifique sus deudas actuales y sus cuotas mensuales de pago: En este punto es importante sumar todos sus créditos, es decir, conocer el saldo total de las deudas e identificar cada tasa de interés y vigencia. Esto permite tener conocimiento pleno de su situación crediticia.

Para cada una de las deudas, conozca las cuotas de pago mensuales y súmelas para tener un monto total. De esa forma conocerá el saldo comprometido en obligaciones cada mes.

-Calcule el nivel y capacidad de endeudamiento: En este paso, simplemente divida el total de sus cuotas de pago mensuales entre sus ingresos, y luego para obtener un porcentaje, solamente multiplíquelo por 100.

Por ejemplo, si una persona identifica cuotas de pago mensuales por Bs 100.000, y su ingreso mensual es de Bs. 400.000, su nivel de endeudamiento será de 25%.

Ahora bien, tener un nivel de endeudamiento por debajo de 20% se puede considerar sano y totalmente manejable para las finanzas, los problemas empiezan cuando se sobrepasa el 35%, nivel que puede considerarse como el límite máximo para tener sus finanzas personales bajo control para cubrir los gastos corrientes y dedicar otra parte a un fondo de ahorro.

Sin embargo, esto podría variar, en función de la situación personal, edad, situación económica del país, inflación, etc. Veamos algunos casos:

a.- ¿Vive con sus padres o familiares?: en este escenario, generalmente la persona podría tener bajos gastos de vivienda y puede optimizar la mayoría de sus gastos corrientes como alimentación y transporte, entre otros, por lo que temporalmente puede sobrepasar este nivel máximo recomendado de endeudamiento. De esta forma, podría adquirir créditos que permitan apalancarse para crear un patrimonio personal, como un primer vehículo o vivienda, un préstamo educativo para realizar un postgrado, adquirir activos productivos o emprender un proyecto.

No debe sobre-endeudarse con artículos de consumo o servicios, que pudieran comprometer sus ingresos futuros.

b.- ¿Formó una familia?: Si dio el paso de crear una familia, debe tener como nivel máximo el 35% de apalancamiento, ya que los gastos fundamentales familiares se incrementan y es necesario ahorrar para crear un fondo de contingencias, educación de los hijos y retiro. La frontera del 35% puede cruzarse temporalmente por períodos de corto plazo (un año) para comprar una vivienda principal o emprender un negocio. Es importante no perder el objetivo que será por poco tiempo.

c.- ¿Se acerca al retiro?: en este caso, su nivel de endeudamiento debería estar alrededor del 20%, de esta manera podrá disfrutar tranquilamente de sus años dorados.

Mantener el indicador de endeudamiento personal siempre acorde a su capacidad de pago, abre el camino hacia la libertad financiera y una mejor calidad de vida.

Por: INSTITUTO DE FINANZAS Y EMPRESAS (IFE)/BANCARIBE

 

Destacar artículo: 

Preguntas claves para escoger a su asesor de seguros

Considerar la adquisición de una póliza de seguros como un gasto es un error. Sin duda, se trata de una inversión que, además, está dictada por la necesidad. Las enfermedades y los accidentes son circunstancias generalmente imprevistas y hay que estar preparados para enfrentarlas con suficiencia financiera.
Además, los costos médicos son especialmente volátiles, de forma que tener una póliza permite reducir el efecto de esas variaciones, aunque, en circunstancias complejas, puede ser difícil llegar a niveles de cobertura suficiente.
Un asunto crítico a la hora de comprar una póliza es escoger a un buen intermediario o corredor, porque no se trata de un vendedor común. Debe ser un profesional capaz de ofrecer una asesoría competente y honesta para que la inversión rinda el mejor beneficio, y aquí lo importante no es lo financiero, sino la calidad de la cobertura.
El especialista en el sector asegurador, Rafael Cordero (@rafaelcorderol), escribió en el blog del Instituto de Finanzas y Empresas (IFE) –www.instituto-finanzas.com- un trabajo sobre cómo escoger al corredor adecuado.
El proceso se resume en cinco preguntas claves.
“Al momento de adquirir una póliza de seguros o al conversar con nuestro asesor pueden surgir algunas inquietudes sobre la póliza que hemos contratado. Veamos algunas preguntas que pueden causar que sorpresivamente se corte la llamada, surja una emergencia de última hora, nos mientan o simplemente escuchemos un ´Tranquilo, no le pares´, por parte de nuestro corredor”. He aquí esas preguntas claves:
1.- ¿Qué es un deducible?

Al momento de tocar este tema podemos observar el sudor correr por la frente del agente de seguros, sin embargo la definición es tan simple como decir: Es el monto que va por cuenta del asegurado en cada siniestro, indica Cordero.
2.- ¿Tengo plazos de espera?

En defensa del asesor, la gran mayoría le da un ejemplo al cliente y lo remite al condicionado. Siga la recomendación. Usualmente el condicionado de las pólizas explica de forma detallada este punto. Lo importante acá es desempolvar los anteojos y leer esas letras pequeñas en su contrato.

3.- ¿Cómo funciona el periodo de gracia?
Muchos corredores sedientos de comisión, engañan al cliente diciendo que tal cosa no existe, por su parte, algunos usuarios tienen la falsa creencia que es un mes gratis de seguro, pero, la realidad es la siguiente: luego del vencimiento de la póliza y hasta por un mes, si usted tiene un reclamo, este será cubierto únicamente si usted renueva su póliza en esa aseguradora.
4.- ¿Cuál es la red de proveedores de servicios?
Para evitar malos ratos, la recomendación para esta pregunta es ir directamente a la página web de su aseguradora, de esta forma conocerá de primera mano esta información. Cabe destacar que constantemente están entrando y saliendo proveedores (clínicas, talleres, etc.) de la lista, esto obliga a releer de vez en cuando esta información, particularmente importante para el área de salud.
5.- ¿Qué coberturas incluye mi póliza?

Esta pregunta es obligatoria y servirá para medir la calidad del asesor que estamos contratando, en caso de dudas y desconfianza en la respuesta que obtenga, debe referirse inmediatamente a los documentos de su póliza; ya sabe, desempolvar los anteojos y leer esas letras pequeñas.
“Con estas preguntas respondidas claramente por parte de su asesor, podrá conocer su disposición y saber si es conveniente utilizar sus servicios, o simplemente buscar otra alternativa que ofrezca más confianza y permita asegurar la tranquilidad en los momentos difíciles”, culmina Cordero.

@tusfinanzas. El Instituto de Finanzas y Empresas es filial de Bancaribe @bancaribe

Destacar artículo: 

Comprar porque sí

En ciertas oportunidades nos encontramos ante decisiones de compra de ciertos artículos de dudosa necesidad, momento en el cual una parte de nuestro cerebro dice que sí debemos comprar, pero otra parte dice que no.

Esta particular lucha entre la razón y la pasión, se presenta cuando sabemos que no necesitamos el artículo, pero justificamos la decisión de compra sustentada por factores externos, como la moda, porque lo tiene un amigo, porque nos sentimos deprimidos, o simplemente pensamos que nos lo merecemos.

Justo cuando tenemos el producto frente a los ojos, en nuestro cerebro comienzan a aparecer muchas razones por las cuales deberíamos tener ese artículo en nuestro inventario. En ese momento, pensamos selectivamente, pues solo creamos las razones que justifican la compra, más no sus consecuencias en nuestras finanzas personales.

Como en algunas ocasiones, nuestra parte racional comienza a ganar, ya que sabe que no debemos hacer la compra; entonces se activa el plan “b” en el cerebro, que no es más que llamar a un amigo. ¿Y a qué clase de amigo vamos a llamar? ¿A aquel que nos va a decir que nos quedemos tranquilos, porque ya tenemos una chaqueta de ese color?

Definitivamente no, vamos a llamar a un amigo que sabe que si te compras esa chaqueta, te sentirás mejor por cualquiera de las razones antes expuestas, al fin y al cabo es tu amigo y siempre querrá lo que él cree es mejor para ti.

En ese caso, si la decisión en tu cerebro estaba divida 1 a 1, ahora con el voto de tu amigo comprarás el artículo, pues en la nueva votación, el “si” ganó 2 a 1 versus la parte de tu cerebro que sabía que financieramente esa compra no estaba justificada.

En definitiva, antes de realizar alguna compra, tratemos siempre de mirar no solo las consecuencias positivas que generará en nuestro ego, sino también las consecuencias en nuestras finanzas.

http://www.instituto-finanzas.com

Por: Instituto de Finanzas y Empresas (IFE)

Destacar artículo: 

Las ventajas de tener un presupuesto

Una publicación realizada por Shelly K. Schwartz, en Bankrate.com, afirma que la mayoría de las personas siente que sus ingresos mensuales no son suficientes.

En su opinión, la culpa no es del nivel de ingresos, sino del patrón de gastos que se tiene. En otras palabras, el problema no está en cuánto ganamos, lo más importante es cómo lo administramos.

Martin Siesta, quien es planificador financiero, afirma que cuando sus clientes se fijan en qué gastan su dinero, generalmente se conmocionan al ver que lo usan en cosas que no son realmente importantes para ellos, o que nada tienen que ver con sus metas financieras. “5.000 bolívares por día en una merienda, por ejemplo, es un gran monto cuando se multiplica por 360′′.

La importancia de hacer un presupuesto es que permite establecer límites razonables de gastos y apegarse a ellos, de esta manera el consumidor promedio puede hacer más con menos, sin sacrificar calidad de vida.

El arte de presupuestar hace posible que controlemos nuestras finanzas en lugar de permitir que ellas nos controlen a nosotros, pues una mala gestión financiera se puede traducir en menos ahorro y mayores niveles de deuda.

Entre las razones importantes que justifican la elaboración de un presupuesto se encuentran:

· Controla las deudas: Una ventaja impor- tante del presupuesto es que obliga a orga- nizarse, ya que evita atrasos en los pagos de las deudas, especialmente en las tarjetas de crédito y de esta manera se evita el pago de intereses de mora y también puede mejorar su récord crediticio.

· Contribuye a mejorar su relación: Según Siesta, discutir los objetivos financieros en pareja, ayuda a prevenir problemas futuros.

De igual manera, ofrece una oportunidad para definir los patrones y la filosofía de gastos. “El dinero es una gran fuente de estrés para muchas parejas. Discutir sus finanzas con su cónyuge, realmente ayuda a mejorar las relaciones”.

· Ayuda a ahorrar para el futuro: Con la asignación de una porción de su presupuesto mensual para el ahorro, puede crear simultáneamente un fondo de retiro, así como un fondo de corto plazo para situaciones de emergencia. El presupuesto proporciona seguridad financiera, ya que da la capacidad de soportar las consecuencias financieras de hechos inesperados que la vida depara.

El presupuesto nos conduce a nuestras metas financieras, es por esto que no podemos dejarlo de lado.

Por: Instituto de Finanzas y Empresas

Destacar artículo: 

El necesario fondo para emergencias

Cuando los cambios en la vida ocurren porque los hemos decidido y planificado, nuestro plan de finanzas personales e inversión nos ayuda a tener éxito. Pero cuando ocurren cambios inesperados, es necesario estar preparados para enfrentarlos y minimizar los efectos negativos sobre nuestras vidas.

Las opciones para protegerse contra estos cambios van desde contratar seguros hasta tener inversiones líquidas y solventes, que nos permitan disponer de dinero en caso de necesitarlo.

El fondo de emergencia es una herramienta que nos puede dar tranquilidad en un momento o situación inesperada, como pérdida del empleo, enfermedades, accidentes o pérdida de un familiar, hasta catástrofes naturales o alguna situación imprevista que necesitemos cubrir.

Generalmente en estas situaciones, cuando no tomamos las previsiones del caso, nos vemos en la necesidad de tomar decisiones poco eficientes, como vender nuestro vehículo, utilizar el fondo educativo de nuestro hijo, vender un activo en descuento rápidamente, o incurrir en sobre-endeudamiento.

Es por ello que en finanzas personales, el fondo de emergencia cobra especial importancia, y este debe ser parte fundamental en nuestra planificación.

Al momento de crear este fondo, debe considerar lo siguiente:

-Monto del fondo: Muchas personas se preguntan cuánto dinero deberían tener disponible para una emergencia. El monto varía según el perfil de riesgo, de cuán propenso es a cambios repentinos, de su estilo de vida, nivel de ingresos, estabilidad laboral y del grado de liquidez que logre sin comprometer sus inversiones.

Aunque no existe una respuesta universal a esta interrogante, puede considerar acumular una cantidad de dinero equivalente a varios períodos de sus gastos fundamentales, los cuales suelen ser: alquileres y/o condominios, servicios, cuotas de seguro médico, mensualidades de colegio, transporte, gastos de alimentación, pagos de créditos, entre otros.

Su fondo debe ser de 3 a 6 meses de sus gastos fundamentales, si depende de un ingreso fijo estable. Esto permite tener tranquilidad en el caso de perder el empleo, por ejemplo, y funcionar con ese colchón financiero para afrontar los próximos meses, hasta conseguir una nueva fuente de ingresos.

Debe ser de 6 meses a 1 año, si es trabajador independiente, emprendedor o se dedicas a una actividad muy particular, por ejemplo, un negocio propio, es deportista de alto rendimiento y vive de eso, es artista, músico o incluso se dedica a una profesión muy especializada o de alto riesgo.

Este fondo permite tener entre seis meses de colchón para re-definir las estrategias de su negocio, o incluso tendrá un año para prepararse en otra área profesional para iniciar otra actividad.

Si bien el cálculo de este fondo puede ser un monto considerable, lo recomendable es poco a poco ir acumulando el monto objetivo hasta cumplir la meta.

-Dónde colocar el fondo: Este fondo debe ser líquido, es decir, debe estar en instrumentos que garanticen disponibilidad en el momento en que sea necesario, como los activos financieros.

-Debe brindar seguridad. Invierta su fondo en instrumentos de baja volatilidad. Adicionalmente, debe brindar rentabilidad para mantener su poder adquisitivo, es decir, debemos protegerlo de la inflación. Para ello, debe considerar el principio de básico de la diversificación: no meter todos los huevos en una misma canasta.

En países con inestabilidad monetaria es recomendable -en la medida de las posibilidades-, que al menos una parte del fondo de emergencia esté invertido en divisas.

Cabe resaltar que este fondo de emergencia no desplaza o sustituye al plan de seguros, son dos herramientas paralelas y fundamentales dentro de nuestro plan financiero.

Este fondo le permitirá conseguir tranquilidad y seguridad para mantener la calidad de vida que merece. Esperamos que pueda empezar a construir su fondo de emergencia y continúe su camino hacia el mejoramiento de sus finanzas.

Por: Instituto de Finanzas y Empresas (IFE)

http://www.instituto-finanzas.com

 

Destacar artículo: 

Páginas