Parque Nacional Yacambú naturaleza de marcados contrastes

Hace 54 años se vio la necesidad de decretar un Área Natural Protegida para defender el frágil ecosistema del Valle de Quíbor, en el estado Lara, y fomentar la siembra de distintas especies de vegetales y frutas. Con el correr de los años, el Parque Nacional Yacambú, se ha convertido en referencia turística para visitantes foráneos y nacionales.

Está localizado en el suroeste de la región larense, se encuentra cerca de Sanare y se ha caracterizado por la belleza de sus paisajes, la presencia de casas muy antiguas y pintorescas, además de restaurantes típicos con comida criolla.

Un elemento clave dentro del área del Par- que es el río Yacambú, una muy importante reserva hídrica, cuyo nombre proviene de la etnia Jirajara, y significa, “conquista del desierto”, en alusión a la presencia de suelos semiáridos en sus cercanías.

De hecho, la geografía de esta zona protegida es abiertamente contrastante. Por un lado, se encuentran las, ya aludidas, zonas casi desérticas y, por otro, el clima cambia abruptamente por la cercanía de las montañas que se ubican al inicio de la Cordillera andina. Este fuerte contraste en un espacio geográfico relativamente reducido marca una gran diferencia y genera gran atracción.

Los viajeros van a encontrar temperaturas agradables, que van desde 14 grados centígrados hasta los 22, y con elevaciones montañosas de hasta 2.200 metros. Su topografía es muy variada, con paisajes de valles y montañas. El Parque Nacional Yacambú incluye 5.000 hectáreas de bosques con árboles típicos de la región, saltos de agua, muchas aves y lugares para observar.

La flora diversa destaca la presencia de grandes árboles de Roble, Bucare, Chaparro, Araguaney y Calatal, además de helechos y palmas. Se pueden apreciar esplendorosos ejemplares de la Orquídea “Flor de Mayo” o “flor de Venezuela”, uno de los emblemas naturales del país.

La avifauna dibuja también un panorama amplísimo, donde pueden observar guacharacas, paujíes de Piedra (especie endémica y en peligro de extinción), cotaritas de los costados (endémica), tucanes pico de frasco, cardenalitos –otro emblema natural del país y símbolo larense-, querrequeres, tangaras y gargantillos.

Otras especies faunísticas que se pueden encontrar en Yacambú son comadrejas, lapas, picures, venados matacán andinos, y aún se pueden observar especies muy amenazadas, como dantas, jaguares y muy pocos ejemplares de osos frontinos o “de anteojos”.

Los recursos hídricos de Yacambú incluyen las quebradas La Blanca, El Avileño y Alto del Viento, así mismo el embalse Yacambú, surtido por el río del mismo nombre, que abastece al valle de Quíbor, donde se protege también a las cuencas de los ríos Turbio y Tocuyo.

TURISMO NATURAL

Existen distintas formas de pernoctar en el Parque Nacional Yacambú, como las casas administradas por Inparques, las posadas fuera del área natural, los sitios recreativos como el Blanquito y La quebrada El Blanco, con kioscos parrilleros, donde existen áreas para acampar con rutas de excursionismo.

También funciona un sendero de observación de la naturaleza con 900 metros de recorrido hasta elevaciones de 1.500 metros.

La mayoría de los visitantes del Parque Nacional Yacambú van atraídos por los “volcanes”, que no son tales, sino formaciones, llamadas “Fumarolas”, que despiden humo de las rocas de azufre, formadas por el contacto con la Pirita. Estas formaciones forman columnas de humo y explosiones de piedras que se pueden observar desde las poblaciones de Sanare, Cubiro y San Miguel, es decir, a unos 10 km de distancia. Esta actividad geológica es muy apreciada por excursionistas y usuarios del parque.

Otros lugares interesantes para visitar son los yacimientos arqueológicos de Quíbor y Sanare, donde se pueden observar elementos geológicos e históricos de mucha antigüedad.

DATOS ÚTILES

Los senderos del Parque Nacional Yacambú tienen sitios llenos de historia y tradiciones, y se pueden contratar excursiones a las montañas cercanas, ríos, quebradas y la represa.

Para comer, hay que llevar alimentos imperecederos preferentemente para las excursiones.

Hay hospedajes dentro del Parque Nacional y afuera existen posadas con paseos turísticos.

Existen proyectos de Investigación, que se llevan a cabo in situ. Encontrará un corredor de avifauna, promovido por ONG ́s.

Hay que solicitar permisos para pernoctar en El Blanquito, donde funciona una Superintendencia de Inparques. En Barquisimeto, en las oficinas de la zona Estadal de Inparques.

Ubicación: Sureste del estado Lara, de la región Centro Occidental de Venezuela.

Extensión: Superficie: 14.580 mts2.

Hay que disponer de los desperdicios adecuadamente. Los excursionistas son responsables por no contaminar.

Por: Silvia Marcucci Montero

Sección: