La Increíble Historia de la ¨Cenicienta Michelin¨

Protagonista de una historia de lucha sin desmayo, esta dominicana cocina desde los 9 años, pero fue mucho tiempo después cuando entraría por la puerta estrecha a “El Club Allard”, primero como empleada de limpieza, finalmente al frente de los fogones de este restaurante, que hoy ostenta dos estrellas Michelin.

El astilloso frío ibérico de aquella escalera donde María Marte llegó a conciliar –a duras penas- el sueño, acaso no podía anticipar que, tras esa dominicana luchadora, se escondían dos estrellas Michelin.

La historia de María Marte es de garra y de tesón; trabajo duro y solvente: eso es lo que más cabalmente la define. Una historia que sencillamente da gusto.

En 2003, recién pisó España proveniente de su natal República Dominicana, logró una modesta plaza de trabajo limpiando en “El Club Allard” de Madrid. La cosa fue en paralelo con la consolidación del chef Diego Guerrero en las candelas. Este trabajo -que le ha valido el calificativo de “Cenicienta Michelin”, por parte de la prensa especializada-, estaría compartido con otro parecido: limpiar una peluquería, lo que le permitía lograr el pan para ella y para los suyos. Que la calle está dura

María Marte fregaba con humildad (dice Bill Gates que voltear hamburguesas no te quita dignidad, “tus abuelos lo llamaban oportunidad”) y volvía los ojazos caribe, sus pupilas aceradas, hacia los cocineros para aprender de sus afanes. Un compañero que trabajaba en el estacionamiento del cluyb le pasó el dato de una vacante en la cocina, y María Marte sabía que –como dicen- el que no corre, vuela: no fue desaprovechado ese pitazo; ella pidió al chef una oportunidad y, si bien recibió un portazo en la nariz como una primera respuesta, cuando hubo una segunda vacante María Marte por fin obtuvo la plaza.

Así empezó a cocinar a las órdenes de Guerrero (en realidad cocinaba desde la infancia, cuandoechaba por la borda los juegos de cocinita, y se metía de verdad con los fogones de su casa) pero lo hizo manteniendo su trabajo de limpieza. La gélida mañana madrileña la veía llegar a “El Club Allard” y ella se ponía a cocinar, a eso de las cuatro y media de la tarde se ponía a fregar y a las ocho y media debía cocinar de nuevo porque luego llegaba la hora de la cena. En entrevistas posteriores ha confesado que hasta llegó a dormir en las escaleras para aguantar el trote áspero y demandante que todo esto le imponía.

En 2006, María Marte ya era la mano derecha del Guerrero, y en 2007, el restaurante se hacía de su primera estrella Michelin. Marte tuvo que pasar por todas las partidas de la cocina, cincelando una valiosa experiencia. En 2011, el restaurante obtenía su segunda estrella Michelin y, cuando en 2013, Diego Guerrero lo dejó para iniciar un nuevo proyecto, María Marte pasó a ser la chef de “El Club Allard”.

Galardonada en 2015, por la Real Academia de Gastronomía de España (RAG) y la Cofradía de la Buena Mesa con el Premio Nacional de Gastronomía al Mejor Jefe de Cocina, María Marte suele recordar en las muchas entrevistas que ha concedido que su pasión por la cocina arrancó a sus 9 años, cuando preparó, por primera vez, una sopa de verduras. Suele decir que su especialidad es la cocina en general, pero reconoce que trabajar con pescado es algo que la apasiona mucho y desata su creatividad.

Por: ALEJANDRO RAMÍREZ MORÓN

Sección: