Empleados con libertad financiera

La historia de Jim Mc.Intyre y su esposa es fascinante y aleccionadora. Esta pareja, quienes en sus años más productivos nunca llegaron a generar ingresos superiores a USD 40.000 por año, cuando alcanzaron los 55 años de edad tenían un patrimonio equivalente a USD 2.000.000. ¿Cómo lograron amasar esa cantidad de dinero siendo empleados regulares? Ellos responden a esta pregunta en 4 puntos básicos.

1) Las apariencias pueden ser costosas: No hay que lucir como un rico para serlo. No hace falta el celular, el reloj, la ropa más costosa o los juguetes que están de moda para impresionar a los demás. Es preferible ser una persona frugal y de apariencia sencilla que se está preparando para afrontar su futuro con libertad financiera, que ser una persona que aparente libertad financiera cuando, en realidad, para poder mantener esa apariencia posee un alto índice de endeudamiento.

2) Páguese usted primero: Antes de generar algún gasto de su ingreso mensual, páguese usted primero. Dedique inmediatamente una parte de su salario al ahorro y la inversión, luego destine una parte a pagar deudas, y finalmente con el excedente, ajuste sus gastos corrientes.

3) Sea comedido en sus gastos: Mientras otros vecinos se preocupaban por redecorar sus casas y comer afuera con frecuencia, los Mc.Intyre lo hacían cada cierto tiempo, y si por alguna razón algún dinero que tenían presupuestado para algo ya no lo tenían que gastar, inmediatamente lo dedicaban a la inversión.

4) Sólo efectivo: Esta pareja trataba de realizar sus gastos ajustados a sus ingresos mensuales, y no se endeudaban sino cuando era estrictamente necesario. Aun así, se preocupaban por pagar esa deuda de la manera más acelerada posible para poder dedicar esos recursos al ahorro.

No todas las personas llegan a tener su propia empresa. Aun así, y como lo demuestra el caso de esta pareja, las personas empleadas pueden alcanzar su libertad financiera con compromiso y disciplina. El ahorro y la inversión son el camino a la libertad financiera.

Por: Instituto de Finanzas y Empresas (IFE) / Bancaribe