AVENTURA, ARTE Y TRADICIÓN EN REPÚBLICA DOMINICANA

A lo largo de la costa sureste de República Dominicana se encuentra una región con las más pintorescas playas y elegantes alojamientos. Se trata de La Romana, rodeada por
una vasta franja de plantaciones de azúcar que le brindan un toque caribeño excepcional.
La Romana se fundó a principios del siglo XIX y fue una zona productora de caña de
azúcar, por lo que también floreció como puerto para el transporte de la caña y la madera.
Hoy sus aguas cristalinas, exuberante floresta tropical y su abanico de entretenimientos
hacen que sea el destino ideal para el disfrute de familias, parejas, golfistas y amantes de
la pesca y navegación, ya que ostenta un importante lugar como destino de primera línea
en República Dominicana.

Casa de Campo, ubicado en La Romana, es uno de los resorts más lujosos del Caribe,
donde los entusiastas del golf pueden deleitarse en cualquiera de sus cuatro campos:
Teeth of the Dog, Dye Fore, The Links y La Romana Country Club.

Además, la región ofrece una atractiva marina, donde pueden encontrarse boutiques de
renombre internacional y restaurantes que ofrecen opciones culinarias de la más alta
gastronomía.

Otro de los atractivos es Altos de Chavón, una preciosa réplica de un pueblo mediterráneo
de artistas del siglo XVI, desde donde puede observarse el río Chavón.

A tan sólo 20 minutos al este de La Romana, se encuentra Bayahíbe, fundada en 1874
como un pueblo de pescadores. Hoy en día brinda atractivos hoteles y es el destino
preferido por los amantes del sol y la playa. Esta región ecoturística es el hogar de la flor
nacional, la exótica Rosa de Bayahíbe, por lo que los visitantes pueden disfrutar de un
tour por su impresionante naturaleza y descubrir la auténtica historia de este pintoresco
pueblo.

QUÉ HACER EN LA ROMANA

ALTOS DE CHAVÓN: Esta joya de La Romana, con sus calles adoquinadas y edificios de
bloques de piedra coralina y terracota, fue construida en 1976 tal y como la imaginaron
Roberto Copa, un ex diseñador de Paramount Studios, y Charles Bludhorn, un industrial
norteamericano.

Con su magnífica vista del río Chavón, la Ciudad de los Artistas -como también es
conocida- se ha transformado en un importante centro cultural, hogar de estudios de
artistas, excepcionales talleres de artesanía e influyentes galerías de arte, donde
estudiantes de todo el mundo compiten por una plaza en sus programas de estudios, que
abarcan cerámica, moda, diseño y otras especialidades.

Su Escuela de Diseño está asociada con la escuela Parsons de Nueva York, donde los
estudiantes completan sus estudios. En el centro de la villa se encuentra un anfiteatro de
estilo griego y la iglesia de San Estanislao.

SENDERO ECOLÓGICO Y ARQUEOLÓGICO PADRE NUESTRO: Este trayecto de
aproximadamente 2 km permite apreciar la fauna y la flora que son únicas de la región,
así como explorar áreas que una vez fueron habitadas por los indios Taínos.
CUEVA DE LAS MARAVILLAS: Ubicada entre San Pedro de Macorís y La Romana,
presenta increíbles formaciones en piedras, principalmente estalactitas, estalagmitas y
columnas geológicas.

Este sistema de cuevas contiene cientos de petroglifos, pictogramas y grabados muy bien
preservados, creados por los indios Taínos, quienes la habitaron hace miles de años. Este
lugar es muy accesible para los visitantes, pues posee un excelente sistema de
iluminación, rampas, caminos y un moderno elevador. La Cueva de las Maravillas está
abierta de martes a domingo, de 10.00 a.m. a 5.00 p.m.

MUSEOS SUBMARINOS: Fascinantes reservas arqueológicas submarinas se encuentran
en la zona hotelera de Bayahíbe. Se han recreado naufragios de galeones del siglo XVIII,
que han sido descubiertos por biólogos marinos. Estos museos son atractivos para
quienes practican buceo y esnórquel

.
ISLA SAONA: Partiendo desde Bayahíbe y pasando el Canal de Catuano se llega a la
Isla Saona. La isla forma parte del Parque Nacional Cotubanamá, y sus playas fueron
seleccionadas como unas de las mejores del Caribe. Sus aguas turquesas y vírgenes, y

sus palmeras exuberantes hacen que sea una de las regiones más encantadoras de
República Dominicana.

ISLA CATALINA: Esta pequeña isla de 15.6 km² se encuentra completamente rodeada
por un arrecife de coral natural que atrae a miles de buceadores. Es también un destino
para algunos cruceros que atracan allí en busca de su belleza y riqueza submarina.
En sus aguas territoriales se halla el barco naufragado del famoso pirata William Kidd.
Además, es el hábitat natural de exuberantes pantanos de manglares, exóticas dunas de
arena y bellos corales.

TABACALERA LA MATILDE: Los cigarros de Tabacalera La Matilde se han convertido
en el punto de referencia para los demás puros superiores dominicanos. Fundada por el
Maestro Ligador y miembro del Salón de la Fama de Cigar Aficionado, José Seijas, esta
fábrica produce algunas de las marcas más buscadas en el mercado.

En esta fábrica boutique se elaboran cigarros hechos a mano por los más experimentados
artesanos en la industria tabaquera. Su tienda, la mayor de Las Américas, ofrece la más
refinada selección y los mejores precios de cigarros dominicanos superiores. Permanece
abierta de lunes a sábados de 8 a.m. a 7 p.m.

CONCIERTOS EN ALTOS DE CHAVÓN: El anfiteatro puede acomodar casi 5.000
personas y es popular para la celebración de conciertos, videos musicales y eventos
privados. Aquí han hecho historia conciertos de artistas, como Gloria Estefan, Sting,
Shakira, Andrea Bocelli, Elton John, Juan Luis Guerra, Carlos Santana y Marc Anthony,
entre otros.

Por: CARMEN DOMÍNGUEZ RINCÓN

Sección: